Ghouls y Domitoris Tzimisce

Edit
Si creías que los ghouls Lasombra lo tienen crudo... los ghouls Tzimisce suelen entender muy literalmente la expresión "esbirro rastrero". Por suerte para ellos, muchos de estos ghouls no se dan cuenta de lo miserables que son en realidad, habiendo sido usados como juguetes hasta tal punto que ya ni siquiera son conscientes de su propia existencia. Los Tzimisce más desdichados son con mucho aquellos cuyo cerebro y psique han quedado intactos. Lo único que reciben los ghouls Tzimisce es poder puro. Los antitribu que se preocupan mínimamente por sus criados les advierten que se mantengan alejados de los brutales ghouls Tzimisce. Pero los mortales Vinculados a los Demonios raramente usan su poder en su propio beneficio: los ghouls Tzimisce viven, comen, respira, luchan y matan por sus domitoris, sólo por ellos.

Para ser un clan tan dependiente de los ghouls, los Tzimisce se muestran sorprendentemente poco discriminativos a la hora de reclutarlos; por otra parte, los Tzimisce opinan que la elección de sujetos es tan relevante como la elección entre plastilina azul o roja. Los ghouls son útiles para la guerra y las tareas serviles: cualquier cosa que requiera habilidad o intelecto debe ser encomendada a un aparecido obediente y sediento de poder.

Los pocos ghouls dejados con un aspecto más o menos humanos viven en un constante temor: no sólo de que el amo les use como recambios, sino también de que un szlachta aburrido o furioso les ataque sin provocación mientras el amo mira y se ríe. Irónicamente, esta misma paranoia suele hacerles cometer algún error fatal.

Domitoris Tzimisce

Aunque no exactamente respetuosos ni tolerantes con los pequeños y patéticos krevni addats (adictos a la sangre), los Tzimisce desprecian menos a los ghouls que los Lasombra y los antitribu. Después de todo, varios vampiros del clan Tzimisce proceden de las familias de aparecidos.

A los maestros de la Vicisitud les gusta tener un gran numero de ghouls a su servicio tanto para el trabajo como para el placer. Mientras lo demás clanes emplean sus ghouls de formas casi estrictamente serviles, los Tzimisce saben sacar un buen partido a los suyos.

Los ghouls son una excelente "arcilla" con la que un neonato Tzimisce puede llegar a dominar el arte de la Vicisitud. Practicar con ghouls significa aprender a usar la Vicisitud por medio de la prueba y el error. Los errores pueden ser eliminados o desangrados, lo que da lugar a un apetitoso y rápido bocado de medianoche; las chapucillas también pueden ser (muy literalmente) amontonadas para usarlas más tarde en la creación de un Vozhd (ghoul de guerra). En muchas mansiones Tzimisce, los estudiantes más prometedores de la Disciplina, exhiben sus creaciones como papel de pared poroso hecho con piel, órganos internos, lámparas intestinales y adornos vivientes hechos con huesos (los Demonios viven siempre en el entorno más estéticamente agradable posible, y suelen pasar la eternidad en un mismo lugar).

Por supuesto los Tzimisce no restringen el uso de la Vicisitud sobre los ghouls a los estudiantes de la Disciplina. Unas juiciosas deformidades aseguran que los ghouls no puedan traicionar al clan para vivir entre los mortales. Los domitoris Tzimisce también usan la amenaza de nuevas modificaciones corporales para hacer que los ghouls se comporten debidamente y obedezcan todas sus ordenes sin hacer preguntas. A más de un ghoul le han sido amputadas las piernas sólo por pronunciar la palabra "pero".

Es posible que algún domitor Tzimisce especialmente simpático remodele una parte del cuerpo de un ghoul alterada por la Vicisitud si éste realiza todas sus tareas a la perfección durante un período determinado, por ejemplo 10 años. Pero esto es raro; algunos Tzimisce ni siquiera creen que ellos mismos sean perfectos. Y más vale que los ghouls no sueñen siquiera con ser Abrazados... no a menos que desciendan de una de las familias de aparecidos.

Szlachta (ghouls guardianes)

Además de su empleo de ghouls "normales" y aparecidos, los Tzimisce recurren también a los ghouls conocidos como Szlachta. Una combinación de espantajos y máquinas de combate, los Szlachta son preparados y adiestrados para servir como guardaespaldas, soldados y centinelas. En la mayoría de los casos sus cuerpos han sido alterados mediante la Vicisitud, para reforzar su capacidad de combate y hacerles tan espantosos como sea posible; los Szlachta suelen asustar a sus enemigos con el simple parpadeo de un ojo lleno de pus. Muchos están protegidos por armaduras óseas y la mayoría son auténticas máquinas de guerra armadas y peligrosas, con alteraciones tan ocurrentes como dientes afilados como cuchillos.

Vozhd (ghouls de guerra Tzimisce)

Dejádselo a los Demonios: si alguien va a crear un ghoul rebuscado, serán los Tzimisce. Una creación particularmente monstruosa es el Vozhd o ghoul de guerra.

Cada Vozhd está compuesto por entre 15 y 20 ghouls individuales (humanos, animales o ambas especies) unidos por medio de la Vicisitud en una colosal y aterradora monstruosidad. El tamaño puede variar según las necesidades del domitor: el Vozhd más grande del que hay referencias medía aproximadamente lo mismo que un tiranosaurio.

En épocas pasadas, los Tzimisce, usaban a estas bestias para atacar a sus rivales vampiricos y mortales. Pero los Vozhd son notablemente intratables y los rituales empleados para "asegurar" su control son muy poco fiables.

Estas criaturas causan demasiados problemas para merecer la pena, y son muy peligrosas: se han creado muy pocas desde el siglo XVII. Algunos jóvenes Tzimisce han estado explorando nuevas formas de crear un Vozhd, que permitan un mayor control sobre las criaturas; sin embargo, los primeros intentos de implantar microchips en ghouls lobotomizados antes de unirlos a todos, han causado más caos que bien. Además, circulan historias en el Sabbat acerca de un tal Briareus, un Vozhd que retuvo su consciencia y aprendió Disciplinas vampíricas de los Demonios a los que devoró. Supuestamente este, Briareus acecha en las tierras yermas, oculto mediante la Ofuscación y consumido de odio hacia los vampiros que le dieron su repulsivo aspecto.

Las Conexiones del Clan Tzimisce con los Aparecidos

No del todo ganado, no del todo ghouls, y desde luego no vampiros, los aparecidos son una raza rara en esta época. Creadas originalmente por los Tzimisce, las familias de aparecidos han servido históricamente al clan como guardias, espías y fuente de chiquillos. Actualmente, son poco más que relevantes que el dodo... y estarían igual de extinguidos si los Tzimisce no fueran tan conscientes de su herencia.

Los aparecidos se diferencian de los ghouls en varios aspectos: ante todo, quizá lo más importante, no necesitan un suministro regular de vitae para conservar sus poderes, puesto que producen su propia sangre similar a la de los vampiros. Además, los aparecidos heredan Disciplinas vampíricas. Y estas Disciplinas son de verdad "hereditarias": los aparecidos pueden reproducirse aunque la gestación de un aparecido dura tres años y la progenie suele mostrar numerosas deformidad y defectos de nacimientos a causa de los siglos de endogamia.

Aunque los aparecidos no necesitan sangre vampírica para usar sus poderes, sí que les hace falta si desean la vida eterna. Su propia sangre tiene indicios de vitae, pero no basta por sí misma para mantener los sistemas del aparecido inmunes al paso del tiempo. Con todo, estos seres tienen una larga esperanza de vida: muchos viven siglos.

Originalmente había muchas familias de aparecidos distintas, pero la mayoría se han extinguido. Los cazadores de brujas, los Sabbat no Tzimisce, los clanes independientes y la Camarilla exterminaron a casi todos los aparecidos hace mucho tiempo. Las cuatro familias restantes (Grimaldi, Zantosa, Obertus y Bratovitch) están celosamente protegidas por los paternalistas Tzimisce. Los Demonios opinan que las familias son parte de la cultura del clan y un recordatorio de sus orígenes, y están muy orgullosos de su herencia.

Ni siquiera el clan Tzimisce lo sabe, pero ciertas familias de aparecidos (Bratovitch y Zantosa) han formado florecientes sociedades cultistas en el submundo humano. Los aparecidos trafican con mortales y otros ghouls, administrándoles su sangre a cambio de favores sexuales, droga y protección.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario