Ravnos (Segunda Edición)

Edit
El clan Ravnos tiene similaridades con el Gangrel, pero no hay ningún otro clan del que se diferencie más. Los Gangrel son solitarios; los Ravnos, gregarios. Los Gangrel son combativos; los Ravnos evitan los enfrentamientos físicos. Los Gangrel son honestos y francos; los Ravnos, maestros de la mentira y el engaño. La similaridad más evidente entre los Ravnos y los Gangrel es su forma de vida nómada. Pocos Ravnos pensarían quedarse en una ciudad durante mucho tiempo. Los que se han adaptado ala vida urbana cambian de refugio con regularidad, sin quedarse más de un mes en uno. La otra semejanza entre ambos clanes es su trato con los gitanos. Pero, los Gangrel gozan de gran aceptación y los Ravnos sólo son aceptados dentro de su propia familia (si son de sangre gitana). Los Ravnos viven como los gitanos, pero éstos no los aceptan. La mayoría achaca esto a la insaciable compulsión de los Ravnos por mentir y robar, pero otros dicen que su aura repele a los sensibles místicos gitanos. El robo y el timo son aspectos habituales del estilo de vida Ravnos. Los viajes constantes dificultan su captura durante sus pasatiempos y les dan un gran número de objetivos y ganchos de los que aprovecharse. No hay nada que agrade más a los Ravnos que aprovecharse de otros Vástagos y, cuando estos Chupones andan cerca de un vampiro, es aconsejable que éste vigile su cartera, su pistola y sus pantalones. Los Ravnos aprecian mucho la libertad de movimientos.

Van y vienen libremente entre ciudades controladas por la Camarilla y por el Sabbat. Cualquiera que trate de impedir que un Ravnos entre una ciudad recibe el “tratamiento”: grandes grupos del clan entran en la ciudad y la recorren palmo a palmo. Pocos príncipes tienen valor para arriesgarse a esto y, a pesar de su desagrado, la mayoría no impide que los Ravnos entren en su ciudad. Los Ravnos se toman muy en serio su honor personal y de clan, una de sus posesiones más preciadas. Sin embargo, su código de honor es muy diferente de las reglas que sigue el resto de la gente. No valoran cumplir su palabra, salvo cuando la sellan con un apretón de manos... después de escupir en la palma (con sangre, por Supuesto). Su honor les obliga a vengarse si alguien mancilla su honor o su “buen nombre”. No engañan ni roban a los demás del clan, pero no tienen escrúpulos con los extraños. La amistad es preciada y siempre acudirán en ayuda de aquellos a los que consideran hermanos.

Apodo: Gitanos.

Apariencia: Los Ravnos casi siempre son de origen gitano y por ello son atezados, de pelo oscuro y ojos negros; pero estos rasgos no son universales. Ha habido gitanos rubios y con ojos azules, gitanos orientales y gitanos de origen africano. Además, en Norteamérica, donde la cultura gitana se ha vuelto más urbana, los Ravnos han Abrazado a payos. Sin embargo, en Europa todos los de este clan siguen siendo de sangre gitana y cualquier Ravnos payo sería eliminado de inmediato.

Refugio: Los Ravnos viajan constantemente de ciudad en ciudad. Puede que se asienten un tiempo en algún lugar e incluso establezcan refugios, pero después de unos meses siempre vuelven a la carretera. Los príncipes de sus moradas temporales suelen “persuadirles” de que partan mucho antes. Los Ravnos tradicionales se alojan en caravanas de colores chillones, que recorren el campo, deteniéndose para comerciar, celebrar festividades o simplemente para cambiar de ritmo. En Norteamérica, donde los gitanos se han trasladado a las ciudades, los Ravnos han hecho lo propio. Montan su hogar en las de tiendas de adivinadores y en las trastiendas de casas gitanas. Aun así, algunos Ravnos del Nuevo Mundo siguen las costumbres antiguas. Otros las han adaptado y atraviesan el continente en convoyes de viejos coches, furgonetas y microbuses.

Trasfondo: Los Ravnos engendran pocos chiquillos, que suelen ser los miembros más prometedores de sus propias familias. Sin embargo, se sabe que los Ravnos más jóvenes son más propensos a engendrar y los neonatos Ravnos de todo tipo de trasfondo están empezando a infestar la comunidad de la Estirpe.

Creación del personaje: Los Ravnos suelen tener conceptos de Errante y Forastero. Por lo general tienen Naturaleza de Bufón pero admiten cambiar su Conducta en un momento. Los Atributos Sociales y los Talentos suelen ser primarios y casi siempre tienen varios familiares como Criados. Algunos tienen también elevados Recursos en forma de oro y joyas que han acumulado a lo largo de los años. Estas baratijas son muy preciadas entre ellos como símbolo de éxito y experiencia.

Disciplinas del clan: Animalismo, Fortaleza, Quimerismo.

Debilidades: Los Ravnos son impopulares por sus timos. Cada uno tiene un ámbito de robo y engaño concreto en el que está especialmente interesado y practica siempre que puede. De hecho, un Ravnos debe hacer una tirada de Autocontrol (dificultad 6) pata no cometer su delito favorito cuando se presente la ocasión. Durante la creación, el jugador debe decidir qué tipo de “delito” atrae al personaje. Delitos habituales son el timo, el robo, el juego, la estafa y la extorsión. Los jugadores y el Narrador son libres de crear delitos nuevos.

Organización: Este clan carece de organización, ya que ningún Ravnos confiaría en que otro cumpliese su palabra. Sin embargo, cuando dos o más Ravnos se reúnen en alguna parte, probablemente harán gran exhibición de camaradería, proclamándose mutuamente su lealtad perpetua; un voto que se olvida deprisa.

Obtención de Prestigio en Clan: La mejor forma de ganarse el respeto es efectuar grandes timos, cuyo relato se cuente después durante años. Conseguir que un príncipe cambie su cáliz favorito por una chuchería sin valor o robar el ataúd de un Matusalén le daría a un Ravnos gran estima dentro del clan. Cuantos más recuerdos pueda reunir un personaje, mejor; se considera de mal gusto hablar de uno mismo a menos que se tenga algo que enseñar (la idea es hablar del objeto,no de uno mismo).

Cita: “¿Cómo podría alguien tomarse en serio la forma que nos ha sido dada? ¡Es divertido! Podemos hacer cualquier cosa que queramos y todos los demás se quedan sentados como estatua. Actúan como si los hubieran crucificado sobre un trushul. Ésa no sería no-vida para mí.” 

Estereotipos:

• La Camarilla: Murieron una vez y parecen decididos a morir de nuevo. Viven no-vidas de desesperación muda, sin hacer nada y encarcelándose voluntariamente en sus ciudades.

Estos chacales cobardes mienten y roban como si nunca hubiesen oído hablar del honor. ¡Como venga otro a mi ciudad, declararé en seguida una Caza de Sangre sobre todo su clan! 

— Wallace, Príncipe de Birmingham 

• El Sabbat: Brutos carentes de humor. Matan sin razón y tienen aún menos aprecio por la comedia que los cara de pato de la Camarilla.

Estos payasos parecen ser el menor de nuestros problemas, pero no los subestimes. Con su control de las ilusiones, hay poco que no parezcan hacer. Si se volviesen contra nosotros en gran número, tendríamos en nuestras manos un combate indeseado y doloroso. 

— Karina, asesina del Sabbat 

• El Inconnu: Por aburridos que puedan parecer éstos viejos retrógrados y mohosos, en realidad son los únicos que parecen comprender lo que hacemos. Nunca son 1o que parecen.

Los neonatos son chiquillos divertidos pero cuidado con los antiguos. Usan sus trucos para cubrir algo mucho más profundo. 

— Elijah, Gangrel de quinta generación
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario