Fantasmas: Los Muertos Sin Reposo

Edit

Por lo general, la gente del Reino Medio no ve muchas diferencias entre los espíritus de los muertos y los del mundo. Sin embargo, aquellos más familiarizados con el Inframundo saben que los fantasmas (o wraiths) son muertos que han quedado atrapados entre los ciclos de la reencarnación. Sus pasiones son tales que permanecen en el libo, en ocasiones durante milenios. Allí intentan resolver sus asuntos pendientes, o buscan santuario y protección contra lo que les aguarda más allá.

Los wraiths son insubstanciales, y por tanto no pueden ser dañados ni percibidos sin el uso de magia Chi. Disfrutan de divertidos sentidos sobrenaturales, pero por lo general solo pueden afectar al plano material mediante un anfitrión al que posean. Sin embargo, algunos disponen de habilidades psicoquinéticas y pueden incluso tomar forma insubstancial en lugares en cantados. Los fantasmas no parecen atados por la distancia o los obstáculos materiales, pero sí por la Muralla. No es normal encontrar wraiths fuera de las zonas que frecuentaban en vida, y son muy posesivos con sus antiguas pertenencias. El mejor modo de enfrentarse a ellos es dejarles en paz. Si eso no sirve, es muy útil localizar alguna persona o cosa que representara mucho para ellos en vida, amenazándoles con destruirla o haciéndolo directamente. Algunas teorías aseguran que el impacto psíquico basta para acabar con los espíritus.

Los Muertos y el Reino de Jade

Los muertos del Reino de Jade están unidos bajo el gobierno benévolo de Yu Huang, Primer Soberano Emperador de los Muertos, Señor del Infierno y las Fuentes Amarillas, Vencedor del Rey Yama Lung Wang. Flanqueado por sus leales Guardias Inmortales, el emperador proporciona estabilidad y guía a las  almas de los mortales de Zhongguo, así como a los territorios ocupados de Nipón, Mongolia, Corea y Tíbet. Sus ejércitos defendieron a las almas de la agresión del bárbaro Imperio de Hierro, cuyas tropas se amasan más allá de la Gran Muralla y contra los demonios y los piratas de los grandes ríos. Su Infierno proporciona castigo a las almas lo suficientemente malvadas como para rebelarse contra las leyes del Imperio, y sus cuatro Ministros proporcionan la estructura y la política necesaria para guiar a las muchas Familias del Imperio por toda la eternidad. Sus ministros imparten justicia y mantienen la paz y la prosperidad en todo el reino.

Por supuesto, cualquier conato de rebelón es considerado erróneo y traidor. Aunque algunos rebeldes confundidos puedan señalar las denominadas "Grandes Revueltas" que han amenazado la estabilidad del imperio a lo largo de los milenios, el hecho de que el Emperador siga firmemente en su trono indica claramente que conserva el Mandato del Cielo que le permite gobernar. En un esfuerzo por desacreditar a Yu Huang, algunos rebeldes llegaron incluso a atreverse a insinuar (¡falsamente!) que nuestro Emperador ha sido reemplazado en realidad por el Rey Yama Lung Wang, y que es un demonio el que lleva su semblante y se sienta en su trono. La prosperidad de las Fuentes Amarillas proclama la falsedad de esta afirmación y cualquier fantasma que propague estos rumores falaces será denunciado ante la oficina local del Protectorado del Reino Próspero.
-Wu Chow-Yun, Censor Imperial.

Poderes y Potentados

El Imperio de Yu Huan que funciona con un modelo Legalista, es administrado por cuatro Ministerios:

• Los Censores de Jade, que cobran impuestos en almas y reliquias. El Censor de Jade, encargado de esta rama, es Hu Jin.

• Los Jueces de los Muertos, que mantienen las leyes del imperio y que sentencian a los criminales al Feng-Tu (el Infierno). Lo Gao es el juez principal.

• Los Protectores del Reino Próspero, que sirven como agencia de inteligencia interna del Imperio, asegurando la lealtad y la felicidad entre la población. Fan Wushang, el más viejo consejero del Emperador es su director.

• El ejército, que comprende prácticamente todas las fuerzas armadas del Imperio de Jade. Peng Xin es el comandante supremo. El resto del ejército consiste en la Guardia Inmortal, fantasmas inquietantemente sólidos y de brillantes colores creados a partir de las almas de los soldados mortales más leales de Qin Shihuang y de las miles de estatuas de terracota que flanqueaban la tumba del Primer Emperador. Aunque su número ha descendido lentamente a lo largo de los siglos, su poder y su leyenda siguen siendo formidables.

Fantasmas Individuales

Igual que los Kuei-jin, cada habitante del Imperio de Jade tiene un alma dual: el Hun y el P'o. El primero es el alma superior, preocupada con el pensamiento abstracto y con la filosofía, y es normalmente la que controla el cuerpo fantasmas que todos los wraiths poseen. El P'o por otra parte, es terrenal y sensual y se preocupa solo por las obligaciones y el Hambre. Se considera una gran vergüenza permitir al P'o lograr el control de las acciones propias, aunque hay algunos fantasmas que buscan el equilibrio entre sus dos mitades. Sin embargo, la mayoría trata decorosamente de subyugar a su P'o y de seguir los dictados de su Hun.

Familias

La vasta mayoría de los ciudadanos de las Fuentes Amarillas son adoptados en Familias Fantasmales, que consisten en familias de espíritus que han vigilado y cuidado de sus descendientes durante siglos. De vez en cuando un wraiths sin familia es adoptado por una ya establecida, pero lo normal es que en este caso se funde un nuevo grupo. Esta unidad sirve tanto como mecanismo de defensa y como entidad política. Cada Familia tiene unos objetivos y trata de situar a sus miembros en los puestos más elevados dentro de los cuatro Ministerios. Cuanto más asciende uno de los suyos, más prestigio obtiene la Familia y más miembros son aceptados en la burocracia. Sin embargo, al mismo tiempo la Familia es una unidad social que proporciona "hogar" y apoyo a los Muertos sin Reposo. El rango de un fantasma dentro de su Familia es una combinación de su edad eral , de la edad con la que murió y de su importancia dentro del Imperio. Todas estas unidades disponen de jerarquías definidas.

Una Familia proporciona un lugar para sus miembros en una muerte incierta y a cambio cada uno de sus miembros trabaja para apoyarla y lograr sus objetivos. Las Familias suelen interferir con sus descendientes vivos (o no muertos). Después de todo, es la veneración por los que aún quedan (y el sacrificio constante de objetos que se convierten en reliquias) lo que enriquece y mantiene a la Familia Fantasmal. Por tanto, la ayuda a los "representantes terrenales" se convierte casi en una necesidad. Esta cooperación se extiende también a los Kuei-jin, que pueden ser mucho más eficaces para cumplir determinados objetivos que los mortales. A cambio, los miembros de la Familia del Catayano (ya que a veces se les adopta) actúan como intermediarios entre el Kuei-jin y los espíritus del Yin. Yu Huang, los Ministros de los Muertos y otros habitantes del Mundo Yin suelen dar órdenes a los Catayanos, y en estos casos corresponde a la Familia del Kuei-jin trasmitir los deseos de los superiores.

Fantasmas Hambrientos

A veces solo queda el P'o de un muerto en el Inframundo. El Hun parte en busca de su recompensa, dejando atrás a su mitad más animal y mecánica. Estos medio fantasmas, denominados kuei, o fantasmas hambrientos, son un peligro tanto para los vivos como para los muertos. De naturaleza inherentemente inestable, destruyen y devoran sin cesar. En ocasiones es posible apresarlos y entrenarlos como los barghest de Estigia, sirviendo como sabuesos. No obstante, ésta es una práctica peligrosa, por lo que los kuei son cazados y destruidos, o convertidos en materiales baratos de construcción. Irónicamente, los vivos tienen más poder para afectar a los kuei que los muertos. La sangre y el esputo son letales para ellos, suponiendo que el aspirante a exorcista consiga acertarles. Otra táctica es colocar amuletos de jade sobre el cuerpo del cadáver del que haya surgido. Asumiendo que el kuei regrese a casa para descansar (como suelen hacer los fantasmas), esta práctica encerrará el alma hambrienta dentro de su cuerpo hasta que se disuelva en el Olvido.

Los Kuei-jin conocen bien a estos seres; antes de su Segundo Aliento, en esencia ellos mismos eran kuei. Las almas marcadas para convertirse en Catayanos pero que carecen de la fuerza para atravesar la Muralla y regresar a su cuerpo suelen terminar en este estado. Los wraiths normales que son Moldeados como sabuesos obedientes se conocen como Kuei-go y son temidos y odiados. Sus amos (que suelen vivir en el Infierno), se convierten en proscritos por ellos. Los Kuei-go suelen tenerse en manadas y son apaleados y llevados al borde de la inanición de Pathos. Cuando se los libera cazan sin piedad a sus presas, alimentándose de su miedo y su dolor. En ocasiones las manadas escapan y aterrorizan a toda una región, llegando a ser necesario despachar a un destacamento de Guardias Imperiales para restaurar la paz. Todos llevan un bozal que los mantiene dóciles. Si este elemento se retira o se rompe, el Kuei-go retoma su antiguo comportamiento o se vuelve totalmente salvaje, con resultados terroríficos. Aun con el bozal puesto, estas bestias solo obedecen a su amo y al fantasma que sujeta su correa. No extraña que tanto estos monstruos como sus amos sean despreciados en todo el Imperio.

Ciudadanos del Imperio

• Soldados del Emperador: Los soldados disfrutan de un enorme prestigio en el Imperio de Jade, ya que defienden el territorio de los demonios, los Espectros y demás invasores. La mayoría entra en un determinado rango en el que permanece durante cientos (o miles) de años. Son fielmente leales a sus superiores y  no suelen amotinarse, aunque se sabe que algunos han creado feudos independientes en zonas alejadas de los demás Ministerios. El soldado medio es un varón y lleva muerto al menos cien años. Los más jóvenes son apartados del combate contra cualquier invasor, ya que los generales del Imperio temen (con razón) las consecuencias de usar a tropas que no han sido probadas. Normalmente los soldados están armados y blindados con Jade Blanco y llevan una coraza pectoral, un casco, un escudo y una espada. Los oficiales llevan armas más potentes ya sean espadas imbuidas con Arcanoi o incluso armas de fuego reliquia. Las órdenes de los oficiales del Ejército Imperial suelen ser obedecidas sin preguntar, al menos por los soldados a los que consideran inferiores. Por tanto, si un Kuei-jin logra convencer a una tropa de que debe asumir el mando, le obedecerían como si se trata del mismo Emperador.

-Rasgos: Rabia (P'o) 6, Gnosis (Hun) 3, Fuerza de Voluntad 6, Yin 7, Yang 0, Pathos/Chi (Yin) 25*
-Hechizos: Armadura, Materializarse, Vista de Dragón.
*Los Narradores que empleen Wraith el Olvido pueden usar las reglas de Pathos/Arcanoi

• Burócratas del Palacio de Jade: Los funcionarios que viven en las salas y patios del Palacio de las Tormentas del Emperador son de una pasta especial, confabuladores y burócratas de primer orden. Cada uno de ellos epitoma su ministerio particular y supervisa un inmenso número de funcionarios, inspectores, jueces y soldados condenados por su incompetencia a pasar su eternidad en las provincias. No se trata de fantasmas precisamente humildes, ya que todos ellos aspiran a liderar su ministerio. Cualquier fantasma que haya sido asignado al terrible y maravilloso palacio de Yu Huang está entre los mejores de su carrera. Un Ministro asignado al Palacio es dedicado, despiadado y conocedor absoluto de los mortales bailes políticos de las cuatro organizaciones del gobierno. En este nivel solo se tienen un interés: ascender. Existen tantas posibilidades de que entreguen a un intruso como de que intenten emplearlo para sus propios fines. Lo único seguro es que nunca se verá a un burócrata del Palacio de Jade ayudar a alguien por su buen corazón.

-Rasgos: Rabia (P'o) 2, Gnosis (Hun) 6, Fuerza de Voluntad 5, Yin 8, Yang 0, Pathos/Chi (Yin) 20
-Hechizos: Influencia, Posesión, Toque de la Plaga, Vista de Dragón.

• Carcelero Demonio: En el Infierno de Yu Huang, lo principal es la funcionalidad. Todos los carceleros y torturadores disponen del poder Moliar para convertirse en demonios legendarios. Aunque sus almas siguen siendo las de un Muerto sin Reposo, sus rostros y sus cuerpos reflejan lo peor del Mundo Yomi. Cuernos, colmillos, garras, alas vestigiales, tentáculos, cuerpos abotargados y otras abominables transformaciones están a la orden del día, todo para aterrorizar a los prisioneros. Casi todos los carceleros del Infierno han surgido de entre los propios prisioneros y sienten pavor ante la idea de poder regresar a su cautiverio. Por tanto, son lo más brutales posibles con las pobres almas a su "cuidado" para destacar ante sus superiores. Su sadismo está motivado por el miedo a volver a sufrir la tortura, a ser convertidos en Jade Blanco y, sobre todo, a ser torturados por una de las almas a las que ellos mismos destrozaron en su día.

-Rasgos: Rabia (P'o) 7, Gnosis (Hun) 5, Fuerza de Voluntad 6, Yin 8, Yang 0, Pathos/Chi (Yin) 30
-Hechizos: Armadura, Materializarse, Metamorfosis, Rapto Espiritual, Rastrear, Vista de Dragón
Esta plantilla también puede emplearse para representar a un típico espectro del Mundo Yomi. En este caso se eliminará la puntuación de Hun.

Infierno

En la periferia del Mundo Yomi el Emperador mantiene un Infierno lleno de criminales y pecadores. Este lugar es regido por Ti-Tsang Wang y por Yen-lo Wang, con la inestimable ayuda de toda una hueste de torturadores, demonios y otras criaturas leales al Emperador. Ti Yu, la capital del Infierno, es el principal centro de producción de Jade Blanco. Dentro del Infierno hay infiernos menores que, básicamente, son cámaras de tortura para prisioneros. Los carceleros, fantasmas remodelados mediante Arcanoi para parecer demonios, emplean estos lugares para destrozar el espíritu de los cautivos y prepararlos para su transformación en Jade Blanco.

Mientras tanto, gran parte de la elite de la Corte del Emperador viaja a través de la Tempestad hasta Ti Yu para supervisar el tormento de los condenados. Los Reyes Yama también tienen dominios e infiernos en la Tempestad, pero estos reinos están ocultos a los ojos de los sirvientes de Yu Huang. En el Imperio aún hay ocultos agentes de los Reyes Yama, que gobernaron antes de la llegada de Qin Shihuang (como era conocido el Emperador en vida) y que esperan seguir cuando éste haya desaparecido.

Olvido

Muchos fantasmas del Imperio no temen ni odian al Olvido tanto como sus contrapartidas Estigias. Se ve a esta fuerza como el portal hacia la siguiente encarnación, no como un fin absoluto. Aunque hay almas que siguen buscando el paraíso, o P'eng Lai, esta práctica no está bien vista por el gobierno imperial. Se anima a los fantasmas a que pasen todo el tiempo posible en el Inframundo para mayor gloria de sus Familias y del Imperio.

La Tempestad

La tormenta eterna del Inframundo lleva siglos aullando y bullendo bajo la superficie. La Tempestad marca la frontera entre los mundos Yin y Yomi. En sus simas moran extrañas criaturas que atacan a los viajeros perdidos y que en ocasiones llegan hasta las Tierras de las Sombras. En lo más profundo del corazón de la tormenta se halla la locura infinita del Laberinto, hogar de demonios, Espectros y las mismas fauces del Yomi. Remolinos de recuerdos y fantasmas hambrientos flotan en los vientos de la tormenta, gritando el nombre de todas las almas que allí se han perdido. Existen pasajes seguros a través de esta locura llamados Líneas de Dragón de Yin o Derroteros. Se pueden manifestar de muchas formas, desde sendas polvorientas hasta canales y líneas de ferrocarril, todos flotando en la vacuidad de la tormenta. Algunos pasan peligrosamente cerca de las tierras de los vivos y terminan en el Reino Medio, por lo que un Kuei-jin inteligente podría dar con estas entradas.

Jade

El jade está entre las sustancias más mágicas que se conocen. Tiene el poder de hacer descansar a los fantasmas errantes y puede ser convertido en todo tipo de artefactos místicos. Además, evita que las dos partes del alma se separen, lo que significa que un mortal enterrado con el jade suficiente suele convertirse en fantasma, en vez de alcanzar su recompensa eterna. Sin embargo, es en ese otro lado de la Muralla donde los verdaderos poderes de esta piedra (allí llamada Jade Auténtico) se hacen presentes. Es tan fuerte como el acero estigio pero más fácil de trabajar, además de tener otras propiedades. Los amuletos de Jade Auténtico pueden ayudar a un wraith (o a un Kuei-jin) a subyugar al P'o o a almacenar Pathos (energía emocional similar al Chi) para su uso posterior.

Las armas de este material pueden atravesar objetos compuestos de Jade Blanco y causar daño agravado a cualquier espíritu al que toquen. El Jade Blanco se forja, como el acero de almas, a partir del cuerpo de desafortunados fantasmas. Es más abundante que el Jade Auténtico, por lo que se suele emplear en la construcción, en la fabricación de armas, etc. Al contrario que el Jade puro, que tienen un fulgor verdoso, éste es lechoso y pálido, por lo que se le reconoce inmediatamente.

Bestias de Yin

A medida que las tropas del Imperio presionan hacia el interior, llegan informes cada vez más numerosos sobre las legendarias Bestias del Yin. Las historias proceden de Bangkok, el Tíbet, Nipón y en ocasiones, incluso de la carretera de Feng-Tu, aunque los detalles son similares. De las sombras de la Tempestad surgen bestias monstruosas con la forma de tigres, perros y serpientes forjados de extraños metales desconocidos en el Imperio. En algunas ocasiones estos seres hablan, lanzando profecías de advertencia. A veces pasan cerca en silencio y otras incluso atacan sin previo aviso

Poderes de los Wraiths

• Los fantasmas, con escasa excepciones, son totalmente invisibles e intangibles. Aunque los Kuei-jin puedan verlos no es un poder muy extendido, y a no ser que el espíritu decida materializarse en el Reino Medio (una labor ardua) no será posible tocarlo físicamente. Por otra parte, cualquier contacto razonablemente violento con la zona en la que se "encuentra" el fantasma infligirá un punto de Chi y hará que su forma ectoplásmica se descomponga durante un número de turnos igual a la Fuerza de Voluntad del espíritu. Durante este tiempo no podrá sufrir ningún daño físico (salvo que sea golpeado por otro fantasma). Un espíritu que quiera asumir este daño puede atravesar paredes, pertas y otros obstáculos físicos.

• La visión de un fantasma es más aguda que la de los mortales. Tienen la habilidad de ver las auras de los vivos (lo que les permite detectar a los Kuei-jin entre una multitud). Además, la muerte ha agudizado sus sentidos hasta niveles sobrenaturales; un wraith puede distinguir un susurro en una sala atestada u oler el miedo de un mortal.


• Los fantasmas se alimentan de emociones. Las positivas suelen alimentar su Hun, mientras que las negativas fortalecen al P'o.

• Los wraiths están atados a objetos en el Reino Medio llamado Grilletes. Si éstos son destruidos, el impacto sobre el fantasma puede ser enormemente negativo. Por tanto, los espíritus harán todo lo posible por proteger estos Grilletes y, animados por el P'o pueden llegar a recurrir a la violencia... o a algo peor.

• Los fantasmas consumidos por su P'o se denominan Espectros. Algunos no pueden distinguirse de los wraiths normales, pero otros son evidentes criaturas malignas. Todos ellos suelen servir a alguno de los Reyes Yama.

• Los fantasmas disponen de poderes únicos llamados Arcanoi, aunque por simplificar podemos asimilarlos a los Hechizos espirituales. Los poderes más normales son: Vista de Dragón, Materializarse, Posesión, Influencia, Habla Mental y Metamorfosis. Los súbitos de Yun Huang han desarrollado seis Arcanoi propios: La Senda del Erudito (que permite dominar el Hun de otro wraith), la Senda del Artesano (que permite trabajar el Jade Blanco), la Senda del Granjero (que enseña a dominar el P'o), la Senda del Mercader (que permite a un wraith intercambiar Pathos con otros), la Senda del Alma (que también ayuda a controlar el P'o) y las Cadenas del Emperador, conocido únicamente por la Guardia Inmortal.

• Algunos fantasmas pueden robar (o restaurar) Chi con un mero toque. Como uno podría esperar, esta habilidad crea todo tipo de complicaciones.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario