Singapur: La Sub Corte (La Corte del León Dorado)

Edit

La gente con "pocas luces" compara muy frecuentemente a Hong Kong con Singapur, pero estas dos grandes ciudades del Reino Medio no podrían ser más diferentes. Mientras que Hong Kong está cayendo rápidamente bajo el control de las Cortes chinas, Singapur sigue siendo (aunque monstruosa) la joya de la corona de las Cortes Doradas. A menudo llamada la Corte del León Dorado para distinguirla de las Cortes Doradas en sí, Singapur es uno de los pocos lugares donde las Penangallan muestran algún interés por los asuntos del mundo moderno y urbano. Cuando los británicos tomaron Singapur en 1824, la guerra entre los Kuei-jin nativos de las Cortes Doradas y los Kin-jin invasores fue especialmente cruenta. Los colonos (en su mayoría) Ventrue y Tremere de la Camarilla quedaron horrorizados, pues atribuyeron todo lo que vieron a la pura bestialidad de los Catayanos. Siguiendo los estándares imperialistas en boga, hicieron todo lo posible para deshacerse de los salvajes nativos, incluyendo la contratación de mercenarios (en la forma de asesinos Assamitas) para asegurar la nueva colonia. El coste en sangre fue asombroso. La conquista de la Camarilla de Singapur iba a servirle a Robert Pedder para apuntarse a un importantísimo tanto, por el cual fue recompensado años después cuando la secta le concedió el principado de Hong Kong.

A causa del altísimo precio que tuvieron que pagar por el control sobre la región, los Vástagos británicos se mostraron reluctantes a abandonarla cuando Inglaterra se retiró en 1965, pero sin su preciosa influencia y sin sus contactos, los Ventrue poco podían hacer aparte de tocar a una apresurada retirada. Algunos Vástagos xenófilos se quedaron allí, y allí siguen, compartiendo las cálidas noches con los Kuei-jin nativos a los que una vez etiquetaron como "bárbaros". De todos los habitantes de Singapur, sólo ellos tienen un poquito de libertad. Más recientemente, Singapur ha sido descrita como la "Disneylandia con pena de muerte", y toda la ciudad es un tributo a cuán mutilado puede estar el espíritu humano sin dejar de funcionar de una manera afable y ordenada. Quienes sólo tienen un conocimiento superficial del funcionamiento de las Cortes Doradas son totalmente incapaces de explicarse cómo las salvajes reinas de la jungla nocturna pueden revelarse en todo su esplendor en la estrecha mentalidad cívica de Singapur. La respuesta es sencilla: no lo hacen. Los Kuei-jin masculinos de las Cortes Doradas gobiernan Singapur.

La mayoría de los Catayanos singapurenses lo son porque fueron "desterrados" de alguna ciudad donde se hicieron lo suficientemente poderosos como para desafiar al gobierno de una Penangallan local. Su odio y resentimiento hacia las selvas caóticas y las Penangallan que las gobiernan se ha transformado en una obsesión por el orden y el control. No parece extraño pues, que el Camino de la Grulla Resplandeciente sea el Dharma más practicado en la ciudad. Muchos de los Kuei-jin más recientes, o aquellos que no detentan posiciones de autoridad, también siguen la Senda de los Mil Susurros. Los ancestros de Singapur, que se refieren a sí mismos como los Emperadores de la Corte del León, han estado coqueteando con la idea de la secesión de las Cortes Doradas durante décadas, pero dado que Singapur es prácticamente el centro de las Cortes Doradas, su posición no es fuerte. Creen que si declaran la soberanía de Singapur, las Penangallan barrerían la ciudad como una interminable ola. Tienen razón. Las Penangallan permiten que los hombres se encarguen de la administración nocturna de la ciudad por que a ellas las aburría hacerlo, pero Singapur es una ciudad demasiado importante para perderla y están determinadas a conservarla a cualquier precio.

Irónicamente, los Kuei-jin que dirigen Singapur han adoptado la costumbre Kin-jin de ejercer el gobierno a través de la influencia financiera. El Arte del Alma de la Obligación es, por lo tanto, una de las Disciplinas más practicadas en la urbe. Las Artes Chi también son consideradas muy útiles. A causa de tanto énfasis en el orden y el control, los wu de Singapur están diseñados de tal modo que la obediencia al líder se anteponga a cualquier otra consideración. La agresiva ejecución de esta política hace que la paranoia sea el estado común de los Catayanos de la ciudad. Aunque a la Corte del León Dorado le gusta pensar que se acerca centímetro a centímetro la liberación de las selvas que la rodean, lo cierto es que está estrangulado así misma con su maraña de intriga y autoritarismo. Muy pronto algo cederá y muy poco probable que sean las Penangallan.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario