Ghouls

Edit
Ghouls, la misma palabra conjura imágenes de criaturas pálidas y deformes, acechando entre lápidas y criptas, garabateando en el polvo del cementerio y arañando las tapas de los ataúdes, siempre buscando desenterrar y revelar los fétidos restos de los fallecidos de la humanidad. En el Mundo de Tinieblas, el término "ghoul" se refiere a una criatura, normalmente un inocuo humano o animal, convertido repentinamente en sobrenatural por una diera de vitae, la sangre del vampiro. Libre de la dominante sed del vampiro, no más vulnerable a la luz del mediodía que cualquier persona, no parecen ni mucho menos los hombres del saco devoradores de cadáveres a los que reciben su nombre. A algunos les puede parecer una vida atractiva: un ghoul no envejece, puede sanar de casi cualquier herida, tiene el doble de fuerza que tenia antes... ¡hey suena maravilloso! Pero no lo es.

Un ghoul no es una versión aguada de un vampiro. Los ghouls pueden no estar Condenados, pero en muchos aspectos lo suyo es peor. La sangre cambia muchas cosas en un ser vivo. La amenaza vampírica del frenesí persigue a todos los ghoul, llevándoles a extremos de ira y deseo... extremos frecuentemente centrados en sus necesidades humanas todavía presentes. También pueden aparecer otros estigmas: deformidad, locura o incluso algo más terrible. Quizá lo peor de todo sea que muchos ghouls quedan apresados por el vínculo de sangre. Estos desdichados adictos quedan obsesionados por sus amos o domitoris. Es demasiado fácil para la personalidad de un ghoul quedar sujeto por la fuerza de la voluntad de su domitor. Eres un esclavo... puede que por la propia voluntad al principio, pero eso no durará mucho. Una vez has probado la sangre, no te queda elección.

Sabiendo todo esto ¿por qué ibas a querer interpretar a un ghoul?. Primero, la tragedia es una parte inherente de las historias de vampiro. Los temas de alineación y conflicto interior no son exclusivos de los Vástagos. Si un cainita es una figura trágica, su criado ghoul lo es doblemente. Los ghouls no tienen una dependencia biológica de la vitae... al principio. Pero una vez saboreas las primeras gotas de pura gloria y poder destilado, es difícil volverse atrás. Y muy pronto te atrapa el Vínculo de Sangre, y tu misma existencia gira en torno a esa persona horrible y maravillosa sin la cual estás seguro de que no podrías vivir. Puedes vivir de forma cotidiana como un humano normal. Comes, bebes, sangras... pero ya no eres del todo humano. Puedes entrar en frenesí, y herir inadvertidamente a alguien cercano a ti. Tus procesos biológicos han aumentado... pero también lo han hecho tus impulsos y los seres vivos tienen más que los no muertos. Ya no envejeces como los humanos. Caminas al borde de una caída mortal y todo lo que hace falta para empujarte es una simple gota de sangre.

Segundo, el horror de vampiro se hace todavía más extremo cuando tú no eres el vampiro. Como ghoul eres una parte de la sociedad de la Estirpe, pero una parte prescindible. No hay ningún sire obligado a instruirte; sabes poco de los clanes, amigos o enemigos. Los hechiceros Tremere y los psicópatas Malkavian son el doble de aterradores cuando sabes que son más poderosos que tú. Poderes como Obtenebración y Protean son especialmente espantosos a los ojos de un ghoul. Los vampiros son unas bestias terroríficas, sobre todo si sabes lo justo para estar de veras asustado... ¿y quién dice que vas a saber algo? No hay absolutamente ninguna razón por la que tu domitor tenga que decirte nada sobre la cultura vampírica. Puedes no saber lo que es un clan... o incluso un vampiro. Todo lo que sabes es que esa persona fabulosa ha entrado en tu vida, y te da esa cosa que hace que te sientas como Sansón y puede que te haga algunos encargos extraños de vez en cuando, pero vale la pena. Todo lo que tienes que hacer es sobrevivir en el Mundo de Tinieblas mientras poderosas figuras invisibles se mueven en las sombras que te rodean. No es fácil para un Cainita, y para un mortal resulta casi imposible.

Un personaje ghoul en una cuadrillas de vampiros puede ser gratificante. Puedes moverte a la luz del día, e incluso convertirte en un apreciado miembro del grupo de esta forma. Sí eres el débil; ¿quién ha dicho que la vida sea justa? Pero puedes pasear por el parque una tarde soleada, disfrutar de un buen vino blanco con tu ensalada de pollo César, e incluso fundar una familia. Los vampiros pueden acabar envidiándote más de lo que les envidias tú a ellos. Y esto, claro está, nunca es bueno.

Este espacio esta pensado para dar a los jugadores y narradores una mayor comprensión e ideas sobre lo que significa ser un ghoul; desde psicologías aberrantes a simples hechos físicos, desde sus juegos sociales hasta lo que le espera a un ghoul sin amo. Aunque puedes usar este material para dar cuerpo a cualquier crónica de vampiro, esperamos que te inspire a interpretar a un ghoul, débil o peligroso, al menos para probar.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario