La Cacería Salvaje

Edit
Uno de los peores crímenes que un vampiro del Sabbat puede cometer es convertirse en traidor, ya que la secta protege celosamente sus secretos. Si un miembro revela algo al enemigo recibe el castigo apropiado. Si un vampiro filtra información vital, un sacerdote puede invocar una Cacería Salvaje. Se trata de una acción similar a la caza de sangre, pero termina con la erradicación del infractor y la de cualquiera ajeno a la secta (Vástago o mortal) que pueda saber algo. Se llama al Sabbat de todo el territorio, y se espera la participación.

Nada se interpone en el camino de una Cacería Salvaje. Evidentemente, la gravedad de la misma depende del traidor en cuestión; se espera que la propia manada se encargue los suyos, mientras que los traidores más peligrosos pueden recibir la atención de arzobispos, prisci, cardenales y la de todos sus subordinados. La necesidad dicta que todos aquellos que transmitan u obtengan información prohibida sobre el Sabbat deben ser destruidos de un modo que deje claro que estas rupturas de la confianza son intolerables. El sacerdote reúne a los vampiros locales y les llama formalmente a la cacería, en ocasiones con los mismos prolegómenos que en una Partida de Guerra.

Una vez capturado, el criminal es empalado e inmovilizado. La manada le lleva ante el ductus y el sacerdote (u obispo, etc.), que recita los crímenes ante todos los presentes. Después la manada atormenta al culpable del modo que considere más apropiado. Los hierros al rojo, la Vicisitud y la mutilación son las formas de venganza menos creativas que se pueden aplicar a, un traidor. Por último, la manada destruye al criminal arrojándolo (aún empalado) a una pira consagrada. Esta acción suele ir acompañada de un recitado de la Crónica de Caín, de El Libro de Nod, para recordar que es necesario estar unidos para superar a sus enemigos, y que la falta de confianza destruye los cimientos del Sabbat.

Tras el fin del traidor, la secta persigue a aquellos que aprendieron los secretos o que se vieron involucrados de algún modo. La justicia del Sabbat es implacable, ya que no se detiene ante nada para lograr su seguridad. Por supuesto, la organización no puede ser consciente de todos los pequeños (o grandes) secretos que se deslizan por sus grietas, y esta frustración empeora aún más la situación de aquéllos que sí son capturados.
Sistema: los objetivos de una Cacería Salvaje dejan de pertenecer al Sabbat, y por tanto no son vampiros. Solo un rito de contrición convencerá a la secta para que le perdone, ya que se trata ante todo de un problema de seguridad.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario