06 - El Último Sermón

Edit
La vida de Muhammad había tenido triunfos y tragedias para diez vidas. Aunque había conquistado La Meca y convertido a Alá en el verdadero dios de su pueblo, su salud iba mermando a medida que la vejez le privaba de su fuerza. Cuando llegó la hora de peregrinar en 631, el Profeta dijo que no iría porque estaba muy enfermo y envió a Abu Bakr como representante. Hasta la primavera siguiente no se sintió con fuerzas suficientes para ir en persona, y llegó a la ciudad santa con una procesión de seguidores compuesta por 124.000 personas. Cabalgó en torno a la Ka'ba, se afeitó la cabeza y le dio mechones a sus amigos mas íntimos, luego subió al Monte Arat e impartió su último sermón.

El Profeta pidió a sus seguidores que fuesen todos hermanos, que aboliesen la usura, proclamó los derechos de las mujeres y los esclavos y puso fin a las disputas de sangre. Cuando finalizó su discurso, exclamó "¡Oh Dios mío, les he entregado tu mensaje!", luego bajó la montaña y comenzó el lento trayecto hasta su hogar en Medina. El 27 de mayo había caído gravemente enfermo, aunque aún reunió la fuerza suficiente para atender a las oraciones. Pocos podían pensar que se acercaba su final:  sólo el tío de Muhammad, al Abbas, y el antiguo Cainita Suleiman imploraron al hijo adoptivo de Muhammad, Alí, que hablase con el Profeta y asegurase su sucesión como siguiente líder de los fieles, pero Alí rehusó sin pensarlo dos veces, y su respuesta irreflexiva alteró para siempre el futuro del Islam.

Muhammad ibn Abdullah, el último y más grande de los profetas, murió al atardecer del 8 de junio de 632, en una pequeña cabaña abarrotada por sus sirvientes y esposas. Dijo una vez que un profeta debe ser enterrado en el lugar donde muere, por lo que sus seguidores fueron fieles a sus enseñanzas hasta el final, cavaron un agujero en el duro suelo de pedernal de la cabaña, y a la noche siguiente le dieron sepulcro envuelto en tres capas de mortaja. El hombre que sin ayuda había engendrado el Islam y había cambiado el rostro de Arabia no tenía más que un arco de ladrillo sin cocer para marcar su lugar de reposo final.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario