Seguidores de Set

Edit
Leyendas

Una notable Setita conocida como Zhenga es la dueña del mundo ilegal de Mombasa, en Kenya. Esclavos, drogas, sangre o secretos, todo esto y más puede obtenerse de Zhenga por el precio adecuado. Ella dirige a sus criados mortales, ghouls y sus seguidores Laibon (en su mayoría, pero no todos, del Legado Setita) para que acechen en la noche siguiendo sus órdenes.

Las principales ambiciones de Zhenga son dos: la principal es convertir toda Mombasa en su dominio, aunque dirigiéndolo desde la seguridad de las tinieblas. Con esa herramienta a su disposición cree que los Setitas estarán mucho más preparados para recibir el regreso de su dios, y Zhenga se encuentra cada vez más cerca de este objetivo con cada año que pasa.

El segundo objetivo es crear un ejército para su dios desaparecido. Está utilizando el mercado de esclavos para llevar a cabo un programa de crianza selectiva como nunca se ha visto. En las tierras salvajes más allá de la ciudad, existen pequeños campamentos donde Zhenga está cruzando a sus ghouls embriagados con su sangre con los mortales.

Cuando los niños de estas uniones nacen, el padre o madre mortal es asesinado y su carne y su sangre son mezcladas con la leche y los alimentos para alimentar al pequeño.

Zhenga llama a estos niños bima (una palabra kenyata para designar a los ghouls), y espera que su especial alimentación, el entrenamiento y en ocasiones sus habilidades sobrenaturales más allá de la de los ghouls típicos, los convertirán en las tropas de la oscuridad de Set, alzándose cuando el dios oscuro regrese. Los Bima son muy oscuros y peludos, y muchos tienen colmillos y garras.

Trasfondo

Los Seguidores de Set de África son los guardianes del conocimiento y de antiguos secretos. Ellos acechan en los rincones más oscuros del Reino de Ébano y son considerados un misterio por los demás Labion, que tienden a temerlos y evitarlos. Cuando un nido de Setitas se instala en una ciudad, normalmente surgen problemas y desorden. Las cosas se complican a medida que descubren los temores y debilidades de quienes les rodean, y los Seguidores de Set utilizan ese conocimiento para enfrentar a Laibon y ganado entre sí. Del caos resultante los Laibon esperan reconstruir el Reino de Ébano a la imagen de su dios. A los Setitas africanos no les afectan las diferencias que les separan de los Setitas del norte del Sahara. No les importa no compartir la cultura y rasgos de sus compañeros de Egipto, considerando que una serpiente debe mudar varias veces de piel a lo largo de su existencia. Saben que son tan hijos del dios serpiente como los demás, y actúan para preparar el camino del regreso de Set como cualquier otro de sus seguidores.

Pero estos Setitas creen que sólo una cosa puede permitir el regreso de su dios y trabajan para conseguirla. Aunque los demás Seguidores sólo conservan rumores y leyendas sobre el Gran Templo, los Setitas africanos saben que su existencia es verdadera. Su misión es descubrir en qué lugar del Reino de Ébano se encuentra, porque en él habita el primer Chiquillo de Set. Y los Setitas africanos creen que este poderoso Matusalén será capaz de dirigirles en los preparativos finales para el regreso del Dios Serpiente. Y de este modo, muchos Setitas africanos están unidos en un único y oscuro propósito. Para conseguir este objetivo, reúnen tanta información como pueden de los indígenas mortales así como de los exploradores occidentales sobre la localización del Gran Templo.

Y si pueden sembrar las semillas de la discordia durante el camino, tanto mejor, pues están seguros de que al final los demás Laibon los verán como una fuente de estabilidad y escucharán sus consejos. Sin embargo, algunos de los Setitas más jóvenes no creen en la búsqueda con el mismo fervor que sus antiguos. Las influencias del mundo occidental han dejado sus marcas en el Reino de Ébano, y los deseos de los jóvenes Setitas han comenzado a apartarse de la búsqueda del Primer Chiquillo, y algunos incluso han comenzado a cuestionar los propósitos e intereses de sus antiguos en el Reino de Ébano. Esta división se está produciendo de forma soterrada, pero un huracán a menudo comienza con el primer susurro del viento.

La mayoría de los demás Laibon tratan a los Setitas con cautela, como se puede apreciar por su apodo de Víboras. Los Guruhi y sus aliados desconfían de ellos, pero se sienten curiosos ante los secretos que los Seguidores de Set ocultan, qué conocimientos buscan y qué planes tienen para encontrar y resucitar a su dios. La mayoría de los Guruhi no creen que Set siga existiendo, pero son lo bastante sabios como para reconocer que la verdad importa poco. Aunque sea un rumor falso, si en algún momento las Víboras llegan a creer que su dios ha regresado, se rebelarán por todo el Reino de Ébano. Los Setitas se preocupan poco por la política de los Guruhi, las advertencias y amenazas de los Osebo y Shango, aunque la constante curiosidad y búsqueda de conocimiento de los Akunanse los intranquiliza un poco. Consideran que los demás Legados son herramientas útiles, que pueden ser utilizadas cuando es necesario y desechadas cuando se ha terminado con ellas. Los Xi Dundu reciben una especial atención, pues son uno de los pocos Legados que los Setitas respetan a regañadientes y mantienen vigilado.

Apodo: Víboras

Apariencia: Los Setitas del África Subsahariana, en su mayor parte tienen los rasgos y costumbres de la zona que habitan, aunque tienden a ser más modernos que el resto de los Legados. El cabello rojo no es tan apreciado entre los Seguidores de Set del Reino de Ébano como en otros lugares, porque la henna y otros tintes son muy utilizados como cosméticos entre los mortales. Sin embargo, los albinos son muy apreciados, pues su piel blanca y casi translúcida es la marca de una criatura de la oscuridad definitiva y por lo tanto, se los considera más próximos a Set. Tanto varones como mujeres Setitas también suelen llevar pendientes, anillos o escarificaciones.

Refugio: Al contrario que muchas de sus contrapartidas de Egipto y Oriente Medio, los Setitas del Reino de Ébano raramente crean templos. La geografía no se adapta muy bien a la proliferación de edificios ornamentados con el debido respeto y reverencia a Set que puedan sobrevivir a los estragos del clima y del paso de las estaciones. Normalmente mantienen refugios aislados, cómodos y ligeramente más confortables en apariencia que los de los mortales que les rodean.

Procedencia: Muchos Setitas que han sido Abrazados en las noches modernas fueron servidores leales antes de convertirse en Laibon, con años de dedicación y adoración a sus espaldas. Los Setitas se sienten atraídos por los chiquillos que muestran devoción y diligencia, así como encanto, fuerza física y capacidad. El encanto personal a menudo es necesario para obtener información, y la resistencia física a menudo es necesaria para resistir los peligros de las tierras salvajes. La búsqueda del Primer Chiquillo no se deja en manos mortales, y no es una tarea sencilla.

Creación del personaje: Los Setitas de una región concreta a menudo tienen Naturalezas similares debido a la fuerza del propósito religioso que comparten. Su Conducta cambia para adaptarse a las necesidades del momento. Los Atributos Mentales y Sociales suelen ser los Primarios en la lista. Los Conocimientos de Ocultismo y Política son claves, y los Trasfondos como Rebaño e Influencia son muy apreciados. Sobre todo, los Setitas más fanáticos y dedicados suelen mostrar una elevada Fuerza de Voluntad.

Disciplinas del Legado: Ofuscación, Presencia, Serpentis

Debilidades: Como criaturas de la oscuridad, los Setitas no pueden resistir la luz brillante, y sobre todo la luz del sol. Añade dos niveles de salud por cualquier daño recibido por la exposición al sol. Los Seguidores de Set también sustraen un dado de todas las reservas de dados mientras actúen bajo luces extremadamente brillantes (llamas, lámparas de magnesio, etc.). Muchos Setitas instalan sus refugios en las profundidades de la espesura de varias regiones y donde las fuentes de luz brillante son casi inexistentes.

Organización: La mayor parte del tiempo los Setitas se dedican a sus intereses personales o con un grupo que no conoce su verdadera naturaleza (o si la conoce, no tiene importancia), para poder reunir tanta información como sea posible. Aunque no hay muchos templos donde reunirse, muchos Setitas suelen encontrarse periódicamente para intercambiar información y comparar notas. Utilizan localizaciones salvajes y remotas para sus reuniones, que han sido consagradas mediante varios ritos e impías ceremonias en momentos anteriores. Algunos mortales han oído rumores de “sociedades secretas” e incluso han intentado espiarlas, aunque nadie que haya tropezado con un nido de Setitas ha regresado para contar su experiencia.

Cita: "Al final rodearemos la tierra, porque nuestros anillos son infinitos y nada se escapará de ellos. Siéntate conmigo y te lo explicaré encantado." 

Estereotipos 

Akunanse: Estúpidos que se han convertido en bestias deformes para descubrir los orígenes de la humanidad y que se han perdido en la Bestia. ¡Qué desperdicio de conocimiento!
Guruhi: Utilizan sus puños para someter a los demás y después utilizan sus puños para mantener el orden. Lo que no perciben esa espiral de violencia está preparando el camino para un silencioso y rumoreado cambio.
Ishtarri: Un grupo hermoso y sensual. Es muy sencillo encandilarlos para que hagan nuestra voluntad y dejarlos secos cuando han terminado.
Kinyonyi: Extraños que no se dan cuenta de en lo que se han convertido. Útiles para las tareas más… desagradables si el pago es lo bastante alto.
Naglopers: Es divertido susurrar en sus oídos y contemplar cómo aterrorizan a los demás Laibon con su comportamiento lunático. Están completamente encantados por nuestro conocimiento y harían lo que fuese para obtener más.
Osebo: Una fuerza desperdiciada por la falta de disciplina, pero si son adecuadamente encadenados, podrían ser de utilidad.
Shango: Podríamos ser aliados, si estuviéramos unidos por una misma divinidad, pero no es así. Como nosotros seguimos a un dios, ellos siguen al suyo. Sin embargo, se consideran una especie de jueces celestiales y no se esfuerzan por acercarse a quien adoran. Es un error que bordea la blasfemia, por cierto.
Xi Dundu: Aunque me cuesta admitirlo, reconocen el valor del conocimiento y lo utilizan para sus intereses. Eso y sus mentes maquiavélicas los convierten en una fuerza muy a tener en cuenta. Seguiremos vigilándolos.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario