Osebo

Edit
Leyendas

Homa fue un destacado Osebo, que siguió a las tribus guerreras dirigidas por el gran jefe zulú Shaka a principios del siglo XIX. Reunió un auténtico ejército de Laibon itinerantes y ghouls que se unieron a su causa a cambio de sangre y se convirtió en el azote de los dominios del sur.

Cuando Shaka fue asesinado por sus hermanastros, Homa aprovechó la oportunidad para liberarse de los guerreros mortales y establecer su propio dominio en Luanda, Angola.

El actual Magaji aprovechó la primera oportunidad que tuvo para expulsarla y él y sus kholo huyeron a Zambia, dejando que lo demás Laibon defendieron el dominio hasta sus Muertes Finales. El dominio de Homa duró durante un período muy largo, al menos por lo que se refiere a los dominios de los Osebo.

Durante más de un siglo, Luanda experimentó un gran crecimiento y se convirtió en un centro de reunión para los Laibon. Aunque no era un centro cultural, fue un lugar donde los Laibon podían ocultarse mientras las noticias de sus crímenes desaparecían, o simplemente podían instalarse allí, viviendo en un dominio en el que los Mandatos eran respetados de forma muy laxa y flexible. Homa finalmente se cansó de las labores de Magaji y convirtió el gobierno en un consejo de kholo a principios del siglo XX. Como podía esperarse el consejo se fragmentó aceleradamente, y finalmente un nuevo magaji reclamó el dominio. Este nuevo candidato no estaba relacionado con Homa ni con sus partidarios y fue apoyado por los Reyes Guruhi que estaban cansados del Osebo rebelde y de sus costumbres anárquicas.

Trasfondo 

Notoriamente indisciplinados por sí mismos, los Osebo son uno de los Legados más numerosos del Reino de Ébano. Esta situación es una consecuencia del hecho de que son criaturas apasionadas, que Abrazan cuando sus impulsos les dominan. Debido a ello, es difícil realizar una generalización sobre los Osebo, excepto que un terrible fuego corre por su sangre, inflamando su carácter. 25 La otra generalización que puede aplicarse a los Osebo es que a menudo son los guerreros del Reino de Ébano –la Sangre llama a la Sangre, y los Osebo eligen chiquillos que son como ellos. El nombre de Osebo procede del leopardo de la leyenda de Ashanti de África Occidental, un depredador fuerte y rápido pero orgulloso. Los Osebo tomaron su nombre como muestra de respeto, aunque su orgullo a menudo los lleva a la tozudez.

Muchos Osebo son bastante conservadores, creyendo que las antiguas costumbres son tan buenas como cualquier otra. Sin embargo, a menudo crean sus propias normas. Desafortunadamente para los Osebo, sus normas suelen ser orgullosas y a menudo caprichosas. Por esta razón los Osebo se unen a otros Laibon, aunque sólo sea para que la opinión de otros pueda darles un sentido y propósito. Cuando se les deja a su capricho, la Manada se hunde en sus deseos más básicos, robando niños de sus cunas, secuestrando hombres de sus hogares, matando sin necesidad y dejando que sus morales se degraden a medida que la Bestia toma el control. A menudo apoyan a los Guruhi, pues su orden es el dominante en el Reino de Ébano, aunque un Osebo que busque una figura de autoridad puede sentir a gusto prácticamente con cualquier individuo –Laibon u otros- que demuestre suficiente fuerza de personalidad. No es que los Osebo deseen que alguien les dé órdenes, y cualquiera que así lo asuma probablemente terminará con su sangre en las fauces de la Manada. Sin embargo, los Osebo saben que no pueden controlarse, así que buscan a alguien que los defienda de sí mismos. De esta manera, los Osebo son bienvenidos en la mayoría de los dominios de los Guruhi. Pocos de los Reyes tienen cortes en las que no esté presente al menos un guerrero Osebo.

En algunos casos se han convertido en campeones de los Magaji. En otros, son matones carentes de escrúpulos, Abrazados entre las filas de psicópatas y criminales mortales que han encontrado en la muerte la excusa para continuar actuando como en vida. La ambición no es un rasgo común de los Osebo, y la mayoría están satisfechos con participar del régimen establecido y conseguir recompensas mediante su esfuerzo. Si quisieran podrían enfrentarse físicamente a los Osebo y posiblemente incluso a los Xi Dundu unidos –pero no quieren. Es más fácil dejar que alguien se encargue de las labores de gobierno, sobre todo si ese alguien lo quiere y parece mejor capacitado. Esto no quiere decir que los Osebo sean conformistas. Sólo que no quieren el liderazgo de los dominios. Muchos Osebo crean sociedades secretas u organizaciones criminales, ocultándose dentro de cultos religiosos y apoyando a dictadores y revolucionarios –o a dos bandos de un mismo conflicto.

De hecho, los Osebo tienen dificultades para controlarse, y a menudo prosperan en dominios donde existe una fuerte autoridad, que sirve para mantenerles a raya. Irónicamente la sociedad Liabon les ayuda a trabajar para fines más constructivos. Según la leyenda los Osebo llegaron después de los Guruhi cuando recibieron el Reino de Ébano de los dioses, y han sido parte de África desde que los Laibon pueden recordar. De hecho, algunos sospechan que los Osebo ya habitaban el Reino de Ébano antes de la llegada de los Guruhi y simplemente se dieron cuenta de que los Guruhi estaban mejor capacitados para gobernar los dominios. Cuando se sugiere esto los Osebo típicamente dan dos respuestas. Los que confían en su poder la rechazan y harán una demostración física de que nadie está mejor preparado que ellos para hacer nada. Sin embargo, la respuesta más típica es un simple encogimiento de hombros. A la mayoría de los Osebo no les importan cosas como gobernar dominios e interpretar los Mandatos. De vez en cuando aparece un Osebo antiguo de entre las sombras, sobre todo en los dominios del norte, afirmando que el linaje formó parte de una utópica ciudad que existió hace milenios. A menudo estos Osebo se parecen poco a sus parientes del Reino de Ébano, poseyendo dones diferentes a los de Cagn y con una fuerte personalidad.

De hecho, pocos de estos antiguos se asocian con los Osebo y algunos afirman que ni siquiera pertenecen al Legado. A menudo se sienten frustrados rápidamente y se marchan, aparentemente porque los dominios del Reino de Ébano no se ajustan a su antigua utopía. En ocasiones se han instalado en algunos dominios y se han proclamado magaji, obligando a los Guruhi a reconocerles, pero la mayoría se marchan no mucho después. Los Osebo mantienen fuertes relaciones con los Guruhi, pero raramente frecuentan a los Shango, pues no confían en su magia. Consideran a los demás Laibon como problemas potenciales –y muchos no dejan de recordarles el poder que los Guruhi les han otorgado. Aunque pocos confían en los Xi Dundu se rumorea que todo un linaje Abrazado entre los Masai se ha unido a ellos, y está recibiendo entrenamiento en secreto.

Apodo: La Manada (colectivo)

Apariencia: A menudo los Osebo no se molestan en ocultar su poderío físico. Los Osebo fuertes suelen ser musculosos, los que son rápidos son esbeltos y fibrosos, y otros Osebo llevan tatuajes o símbolos que señalan sus proezas. Su naturaleza abierta les lleva a no preocuparse por darse aires, y pocos utilizan ropas lujosas, y los menos sofisticados raramente se preocupan por la higiene. Sus rostros suelen ser muy sinceros sobre sus intenciones, que se perciben con sólo una mirada.

Refugio: Si tienen la suerte de tener un maestro o mentor, los Osebo viven con ellos. Si se les deja a su aire, la mayoría de los Osebo se conforman con poco, a veces robando un refugio mortal, o asentándose en una cueva o un escondite seguro. Si el refugio tiene algún interés para el Laibon, se preocupará de tenerlo bien acondicionado. Si se trata de un mero instrumento de supervivencia no se preocupará por él, aunque será permanente.

Procedencia: Los Osebo a menudo Abrazan a individuos comunes, tendiendo ocasionalmente hacia conceptos criminales. Teniendo en cuenta el vicio de la Manada por el robo de niños y el rapto de personas, cualquier individuo secuestrado puede también ser Abrazado en el Legado durante su aprisionamiento, aunque pocas de estas víctimas sobreviven. A menudo también suelen guiarse por el mero capricho, lo que significa que cualquiera que atraiga la atención de un miembro de la Manada puede ser abandonado a su suerte poco después de ser transformado en Laibon.

Creación del personaje: No es sorprendente que los Laibon favorezcan los Atributos, Talentos y Técnicas físicos. Sus Naturalezas y Conductas suelen ser muy similares, considerando que los Osebo no suelen poner mucho empeño en engañar a sus compañeros. Los Trasfondos son diversos, aunque Mentor suele ser común.

Disciplinas del Legado: Auspex, Celeridad, Potencia

Debilidad: La Manada entra en frenesí con facilidad, y sus miembros se convierten en remolinos de destrucción. Todas las dificultades para resistir el frenesí aumentan en dos para los personajes Osebo.

Organización: Aunque están poco organizados por sí mismos, los Osebo a menudo están más que dispuestos a adoptar las costumbres de cualquiera que parezca ser un buen jefe. Un Osebo que conoce a otro de su Legado puede respetarlo e incluso tratarlo amigablemente, pero sólo mientras no se cruce en sus objetivos o en las órdenes de su mentor. Es un respeto muy básico, pero existe.

Cita: "Te dije que tenías que morir. Que así sea." 

Estereotipos 

Akunanse: Las tarántulas pueden morder, pero sus piernas se rompen si las dejas caer desde las alturas.
Guruhi: Son líderes sabios, desde luego. Pero si son buenos líderes no me corresponde a mí decirlo.
Ishtarri: Puteros y buscadores de placer –y por esa razón pagan admirablemente para que les protejan.
Kinyonyi: Márchate volando, pajarito, o el leopardo te comerá.
Naglopers: Asquerosos y horribles y difíciles de romper.
Seguidores de Set: Dicen mentiras, pero su dinero es bueno.
Shango: Son débiles y han recurrido a la hechicería para protegerse. La magia es para los cobardes.
Xi Dundu: Mientras el carro se siga moviendo, no me importa quien tire de las riendas.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario