Baali

Edit
Los Baali saben la verdad. El universo no es el juguete de criaturas tan insignificantes como los esbirros de Caín, ni el jardín sagrado que creó algún Dios omnisciente y benévolo. Los humanos, igual que los Cainitas, no son más que pulgas y peones en un campo de batalla cuya magnitud escapa a la imaginación. El universo es un choque entre fuerzas opuestas que por comodidad denominamos oscuridad y luz.

Cada objeto e individuo es parte de ese conflicto y la valía de cada uno se mide en definitiva por la capacidad que tenga para asumir un papel activo en la lucha. Los juegos infantiles por el poder de los Antediluvianos son insignificantes comparados con la pugna entre luz y oscuridad. Los Baali lo saben, y eligen ponerse del lado de esta última.

El bay't Baali surgió de las cenizas de la primera tribu de humanos que vivió congregada junto a un fuego. Estos humanos primitivos sabían también la verdad, y rendían culto a la oscuridad en la forma de sus Hijos. Estos seres, los esbirros de la misma negrura, poseían un poder inconmensurable y eran auténticos soldados en la lucha. En algún momento se empezó a conocer a los Hijo de los Señores, o Ba'al como decían en el idioma de aquella época y sus servidores más devotos adoptaron el nombre de Baali.

Es un misterio cómo llegaron a ser Cainitas estos sacerdotes siniestros, pero según parece algún antiguo, cegado por el orgullo, jugó con los Ba'al y engendró sin quererlo al bay't. Sea como sea, estos vampiros (armados con el saber de los Hijos y de su verdadero papel en el orden de las cosas) se convirtieron en una amenaza para otros Cainitas, por lo que fueron cazados por ellos.

En las noches ancestrales los al-Amin reunieron un ejército de Cainitas para oponerse a los más poderosos de los Baali. Estos cazadores de demonios quemaron en Creta y en la antigua ciudad de Chorazin a los Baali y extirparon su maldad, pues les denominaban shaitan o demonios. Bajo la enseña de una moralidad que se justificaba a sí misma, esos Cainitas llamaron infernalistas a los Baali y les masacraron hasta que sólo quedaron cenizas. Aquellos que sobrevivieron a la purga aprendieron el valor de la sutileza y se mantuvieron ocultos de sus enemigos, para continuar en secreto con sus planes.

Esta estrategia les ha funcionado en gran medida, pero se ha cobrado su tributo. Los Baali se han dividido en una serie de estirpes que sirven a los Hijos o al ideal de la oscuridad a su manera. Algunos sirven a los enjambres de insectos que se asocian con los Hijos, otros adoran a sus maestros como demonios o antiguos dioses, y los hay que sólo sirven a sí mismos como otros Cainitas y no buscan otra cosa más que su propia gloria.

La aparición del Islam está dando muchos quebraderos de cabeza al bay't; una religión unificadora dedicada (al menos en teoría) a la pureza y rectitud moral sirve con más fuerza a la larga al bando de la luz que al de la oscuridad, y lo que es más preocupante, ha alcanzado la tierra natal de los Baali y atraído a muchos Cainitas. La sumisión de los Ashirra a Alá (aunque en ocasiones sea algo fugaz) es un preocupante reconocimiento de las fuerzas mayores que operan en el mundo. Los Banu Haqim son especialmente problemáticos porque han unido el Islam con el fanatismo guerrero con el fin de perseguir a enemigos como los Baali. En el comienzo de esta religión los Banu Haqim, que acababan de convertirse a ella, destruyeron numerosas fosas orgánicas Baali y amenazaron con comenzar una nueva purga. Los antiguos del bay't se reunieron en Damasco para poner fin a esta situación y lograron maldecir a todo el clan con un ansia de sangre que aún está extendiéndose por todo el linaje, distrayéndoles así de la caza.

Ahora el politiqueo terrenal y los egos de los Ashirra están erosionando su devoción. Se han debilitado y los Banu Haqim están malditos, pero cada vez que un Baali opera al descubierto, nuevos enemigos saltan para atacarles y de esta forma los lentos movimientos de la corrupción y la seducción continúan mientras los shaitan contemplan pausadamente a las fuerzas de la luz, esperando para asestar el golpe definitivo de la oscuridad.

Apodo: Shaitan.

Apariencia: Los Baali pueden pertenecer a cualquier raza, y suelen poner empeño en tener el aspecto más normal que puedan. Se visten de forma tradicional pero atrevida. Los antiguos Baali suelen mostrar cicatrices de los diversos rituales que ejecutan para honrar (y apaciguar) a los Hijos, el
enjambre u otros avatares de la oscuridad.

Refugio y Presa: Los Baali intentan extender la adoración de sus amos demoníacos creando cultos de mortales de los que se alimenta. En muchas zonas de Oriente medio hay templos abandonados de dioses olvidados a medida que las oleadas primero de judío y luego de cristianos y musulmanes pasaron por ellas. Esto lugares son refugios ideales para los Baali, lugares de adoración para sus seguidores.

El Abrazo: Los Baali esclavizan a los débiles de voluntad, pero les gusta Abrazar a los fuertes. Los manipuladores orgullosos no son buenos candidatos porque suelen desear servirse a sí mismos en lugar de a otros. Los mejores son los mortales que han atisbado el conflicto mayor y han decidido enfrentarse contra la oscuridad, como los que han flirteado con el ocultismo, seguido la religión de dioses antiguos en zonas islámicas o que fueron eruditos en busca del significado del mundo que les rodea. El Abrazo suele ser la culminación de un proceso de adoctrinamiento durante el cual el candidato se una al culto de su sire. Los al-Amin afirman entre susurros que los Baali conocen también un método para re-Abrazar a miembros de otros clanes en su bay't.

Creación de Personaje: Predominan generalmente los Atributos Mentales y los Sociales se les acercan en preponderancia. Son comunes los Conocimientos, sobre todo el Ocultismo. Muchos Baali ya poseen Talentos como Intimidación y Subterfugio antes de que los Abracen. La mayoría sigue el Tariq al-Shaitan (Camino del Demonio).

Disciplinas: Ofuscación, Presencia, Daimonion

Debilidades: Los Baali son extremadamente vulnerables a los símbolos religiosos y deben huir al verlos. Incluso recitar versos del Qur'an o las transcripciones caligráficas de pasajes del libro en los muros de los edificios les repelen. Todos los miembros del bay't sufren el doble de daño por la Fe Verdadera. La llamada de la oración de los muecines les incomoda, pero no les obliga a huir.

Organización: Los neonatos permanecen bajo la tutela de un antiguo años después de su Abrazo. El refugio del antiguo se denomina nido y puede contener en un momento dado a varios Baali. El secretismo que deben conservar provoca que existan conflictos entre diferentes nidos, ya que sus costumbres y planes son distintos. Prácticamente nadie ha oído hablar jamás de una guerra civil entre Baali. El mayor nido de las tierras del Islam se encuentra en Damasco.

Cita: "Alá es un dios bastante aburrido, ya que exige servidumbre y sumisión sin ofrecer nada a cambio en esta vida. Recuerda a los dioses de antaño y cuánto podrían ayudarte ahora..."

Estereotipos

Los Ashirra: Son conscientes de la naturaleza del mundo y se oponen a nosotros. Por fortuna es una devoción fugaz y como la mayoría de los Cainitas, prefieren servirse a sí mismos que a su Dios.
Los Franj: El ejemplo perfecto de cómo la dedicación a una causa mayor puede degenerar en avaricia. Bajo la enseña de un carpintero crucificado luchan por tierras mientras se atiborran poder.
Al-Amin: Una estirpe agonizante. Acelera su muerte.
Banu Haqim: Enemigos diestros y odiosos, pero fáciles de distraer con poder y honor. Nuestra maldición les doblegará. Tenemos todo el tiempo del mundo.
Bay't Majnoon: Ah, un bay't con la sangre de un demonio fluyendo por todo su cuerpo. Si pudiesen concentrarse en el presente y darse cuenta de que los djinn que ven sirven también a nuestros amos, podríamos ser aliados.
Walid Set: Aficionados.

Nota: Los Baali están diseñados para ser personajes del Narrador, no para los jugadores. Su creencia en el conflicto a gran escala y servidumbre a la oscuridad les convierte en monstruos entre monstruos, que raras veces colaboran con otros Cainitas. Si realmente tienes ganas de interpretar a uno y a tu Narrador no le disgusta la idea, aquí tienes suficiente información para hacerlo, pero medita con calma tu decisión. ¿Será realmente una experiencia interpretativa entretenida y enriquecedora? ¿Cómo reaccionarán los demás miembros de la cuadrilla cuando interpretes a un personaje tan desagradable? Probablemente a la mayoría no les hará la menor gracia: tenlo en cuenta.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios: