Historia de la Caza

Edit
Cuentan las leyendas que hace mucho tiempo existió un acuerdo entre Vástagos y Ganado, vampiros y mortales. En la antigua ciudad de Cartago los humanos y los Vástagos vivían juntos en paz. Desgraciadamente los Malkavian y Ventrue de Roma sintieron envidia de ellos y los atacaron hasta su destrucción. Desde entonces, nunca más vivieron en armonía los humanos y los vampiros.

En el periodo entre la caída de Roma y la baja edad media, los Vástagos se hicieron fuertes y poderosos y aterrorizaron a los mortales. El derrumbe de la civilización había ayudado a algunos Vástagos, permitiéndoles gobernar ciertas regiones con un terror supersticioso, como la zona en torno a los Balcanes. Pero el poder de la Iglesia creció a pesar de las maquinaciones de los Vástagos para detenerlo y durante el periodo de la Inquisición, brujas, hombres lobo y vampiros encontraron su fin.

Un hombre muy peligroso y devoto encabezó la Inquisición en España, un hombre llamado Torquemada. Además de emprender una guerra contra los no cristianos, descubrió que gran parte de la aristocracia local estaba controlada por los Vástagos, así que ordenó que algunos fuesen juzgados como herejes de la Iglesia y quemados en la hoguera. Actualmente se piensa que instituyó la tortura más que nada por ser sadomasoquista. Puede que sea cierto, pero al menos en parte la razón fue la de infligir heridas terribles a los Vástagos. Si empleaban su dominio sobre la sangre para sanar la herida o si manaba poca sangre, Torquemada demostraría que se trataba de vampiros. Tenía un gran conocimiento sobre los Vástagos.

La locura de la cacería se extendió y los cazadores de brujas partieron de España hacia Italia e Inglaterra. Algunos se ocultaron, pero para otros era demasiado tarde. Los furiosos campesinos, tomados por el fervor y a vences acicateados por otros vampiros, marcharon sobre antiguos refugios con fuego y madera, acabando con la no vida eterna de muchos Vástagos. La gran caza no cayó sólo sobre los Vástagos, sino también sobre las brujas. Cualquiera que hablase con los espíritus era igualmente castigado, pues la Iglesia no permitiría ningún cambalache con los poderes sobrenaturales.

Pero no todas las que ardieron en la estaca eran brujas. Murieron muchos, muchos más inocentes que vampiros por la Inquisición. Los mortales pueden provocar ruina y destrucción a escalas que ni siquiera soñarían los Vástagos. También fueron destruidos muchos Lupinos. La mayoría huyo a lo más oscuro y profundo de las selvas alemanas, de las que los mortales eran aún supersticiosos y a las que temían entrar. Hoy en día, en Francia aún quedan algunos loup-garou.

La consecuencia de esta locura humana, fue que los vampiros se reunieran y trazaran un plan. Se ocultarían, escondiendo cualquier prueba de su existencia. Se asegurarían de que las historias sobre ellos fueran tenidas por fábulas y mitos. Se crearían duras penas para los trasgresores de estas nuevas reglas. Llamaron a esto la Mascarada. El ocultamiento a la humanidad de su existencia fue un gran éxito. Desde entonces, la mayoría de la gente cree que los Vástagos no son mas que criaturas que habitan las páginas de las historias de terror. Las novelas góticas de principios del siglo XIX no convencieron a nadie de otra cosa, aunque algunas eran auténticos intentos de comunicar a la humanidad la existencia de los vampiros.

Los románticos también tuvieron su parte de adeptos a los vampiros, Keats, Shelley y Byron escribieron poemas que aludían a presencias vampíricas. Byron llegó a comenzar un fragmento de una historia de vampiros, aunque sólo escribió las tres primeras páginas. Su antiguo médico, Polidori, retomó lo que había escrito y lo reescribió, ampliándolo hasta crear su novela "El Vampiro". Tal vez estos poetas trataban de advertirnos a su manera, de la amenaza del vampiro.

A través de la historia hay muchos grupos que han dejado su huella en los Vástagos. La inquisición, ahora llamada Sociedad de Leopoldo, aún mantiene la batalla hasta nuestro días. El Arcanum ha existido desde finales del siglo XIX, e investiga incluso más en profundidad los secretos de los Vástagos. Los Magos llevan siglos siendo y dejando de ser enemigos de los Vástagos, aunque algunos han llegado a ser sus aliados. Los Hombres Lobo siempre han odiado a los Vástagos y bien pueden seguir odiándoles hasta que la tierra haya muerto. En la actualidad el FBI se esfuerza en desvelar los insistentes rumores de la existencia vampírica, planteando una peligrosa amenaza a la Mascarada.

Y siempre ha habido individuos anónimos que han alzado sus brazos contra los Vástagos. No tienen más historia que sus diarios, frecuentemente olvidados en los áticos de sus familias o enmoheciéndose en polvorientas bibliotecas. Pero también han dejado huella, a pesar de todo, pues es por sus esfuerzos por lo que los Vástagos temen al cazador.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario