Por Cuenta Propia

Edit
Todos nosotros, salvo un puñado de afortunados, llegamos solos a la caza. Los vampiros pueden ser capullos a escala mundial, pero saben cómo mantener testigos (y supervivientes) bajo mínimos. Tienes que concederles eso. El terrible momento en el que ves el cuerpo de esa pobre niña golpear el suelo y al hombre que lo hizo desaparecer en la noche. Has estado solo desde entonces. ¿A quién puedes contárselo? ¿Qué le dirías? El conocimiento es una carga terrible que soportar a solas. Estás tú y está la oscuridad, viendo quién aguanta más la mirada. Es probable que no te sientas así ahora, pero despertarte atado a una silla y que te digan que tus peores sospechas son ciertas es una jodida bendición comparado con pasar las noches preguntándote cómo de loco estás. La vida del cazador solitario es desesperada y paranoica. Tienes que echarle muchos cojones a menudo y te cuestionas tu cordura cada noche.

¿Eso era realmente un monstruo o sólo algún retorcido chaval colocado de drogas de diseño? ¿Soy tan sólo un demente esquizofrénico? ¿Y si estoy equivocado? Ah, pero siempre llegas a la misma conclusión: ¿Y si estoy en lo cierto? Ahora eres el cazador de los cazadores. La presa se ha convertido en depredador. Eso suena bien, ¿verdad? Bueno, justo hasta que consideras qué cojones vas a hacer ahora. ¿Cómo se enfrenta el pequeño tú al gran y malvado ellos? Citando un viejo dicho: con mucho cuidado.

Gato y Ratón

Para los vampiros, tú y yo somos presas. Como dije antes, nadas en un tanque de tiburones. Perdóname otra metáfora imperfecta durante un segundo. Los ratones no están diseñados para cazar gatos, ¿verdad? Pero acorrálalos en un rincón y pronto aprenderás que también tienen garras y dientes. Sí, sí, ¿a quién le importa una mierda? El gato todavía va a comerse al ratón, ¿verdad? Ésa no es la lección. La lección es que el gato nunca, jamás, espera represalias. Los vampiros están acostumbrados a ganar. Cazan gente y toman su sangre cada noche, rara vez con más de un rasguño rápidamente sanado en la mejilla, o puede que un rasgón en la manga. La propia idea de que pudieras volverte y enterrar un hacha en el cuello de Lestat es lo último que esperarían. Créeme, he visto las caras que ponen. La mezcla de terror e indignación, en parte “¿Cómo te atreves?” y en parte “¿Qué cojones...? ¡Apártate de mí!”, es la puta hostia.

Ahora bien, no estoy sugiriendo que arrastres y embosques a algún vampiro en un callejón con un hacha de Home Depot [N.d.T.: Cadena de tiendas de bricolaje]. Por desgracia, eso termina siendo el mejor primer plan de muchos cazadores. Pensaste en ello, ¿verdad? Así es cómo de estúpido y loco te hace estar a solas con la verdad. A menos que sepan quién eres, que sepan lo que sabes sobre ellos o que de alguna otra forma vayan a por ti, tienes tiempo. Mucho más tiempo del que crees. Los vampiros han estado ahí desde siempre, así que no vas a salvar al mundo mañana por ir corriendo con una pata de silla que acabes de partir. Sí, más gente resultará herida antes de que logres abatirlos. Sin duda alguna. Necesitas descubrir cuánto tiempo puedes vivir con eso en tu conciencia. Simplemente, recuerda: no estás haciendo un favor a nadie salvo a los vampiros al salir corriendo y conseguir que te maten. Cuando cazas solo, tienes que ser listo. Tienes que reunir información y mantenerte fuera de la vista. Cuando finalmente golpees, golpea fuerte, rápido y de forma certera. Los vampiros son fuertes y rápidos. Ni se inmutan ante heridas que matarían a una persona, y dominan una miríada de Poderes sobrenaturales. Pueden desaparecer a plena vista, hacer que los ames o que olvides tu propio
nombre con una sola mirada, y esculpir carne y oscuridad como si fueran jodida arcilla. Todo eso es cierto. Si eso no es suficiente para que te cagues de miedo, o eres estúpido o uno de los dementes. Es suficiente para hacer desesperar al cazador más duro.

Así que, ¿cuál es el resultado? ¿Cómo consigues llegar a ser tan viejo y loco como yo? Bueno, la mayoría de lo que has visto en las películas es bastante real. Los vampiros tienen debilidades explotables. El fuego, el Sol y la madera atravesando su corazón funcionan más o menos como se dice.

Cazar de Forma Económica

A menos que seas rico, tendrás que comenzar como la mayoría de nosotros, dividiendo el tiempo entre cazar y pretender ser un ser humano normal. Aún tienes que pagar tu hipoteca y la factura de la luz, lo cual significa ir a trabajar lo mejor que puedas. Ha pasado tiempo desde que lo comprobé, pero creo que los bancos siguen sin conceder créditos para construir búnkeres a prueba de vampiros. Y aunque lo hicieran, eso pondría sobre aviso a alguno de los tipos muertos. Buenas noticias, el fuego es barato y fácil de conseguir, aunque difícil de contener y controlar. Además, aterroriza a los vampiros. No sólo de la forma en que lo hace para la mayoría de las cosas vivas, sino de una forma jodidamente profunda, instintiva, de huir o luchar y ojos dementes y bufidos. Si eso suena a un estado profundamente peligroso al que empujar a un asesino sobrenatural, es porque es así. A pesar de todo eso, el fuego es sin duda alguna la manera más eficiente de matar a un vampiro. Quema sus guaridas durante el día, y sólo tendrás que esperar que nadie consiga seguir tu rastro desde el incendio. Rocía sus cuerpos estacados con gasolina, y por cinco dólares y una cerilla, librarás a la noche de otra cosa que da tumbos en ella. Hasta una bengala o algún otro fuego artificial puede salvarte la vida si estás en apuros. Son fáciles de prender y la luz y el ruido súbitos pueden provocar el pánico que he mencionado, o cegar o ensordecer a los que tienen supersentidos si tienes suerte. Con suerte, lo suficiente para darte tiempo a una retirada rápida.

La luz del Sol es gratis, aunque los vampiros están muy versados en evitarla. Pero más que un arma, la luz solar es tu escudo. El simple hecho de ser capaz de salir durante el día es una ventaja. Ellos deben haberse escondido en sus ataúdes al amanecer. Tú no. Enfréntate a ellos poco antes del alba y, aunque todo salga mal, tendrán que marcharse. Tendrás que rastrearlos de vuelta a su guarida por la noche, pero puedes volver durante el día. Algunos vampiros tendrán a alguien o algo que vele por ellos. Normalmente Ghouls, como he mencionado antes. Sirvientes adictos a la Sangre. Son fuertes, pero es más fácil lidiar con ellos que con sus amos.

La madera atravesando el corazón también funciona. Los vampiros caen como si fueran piedras. Ya están muertos, así que no se retuercen, simplemente se detienen. Quién sabe por qué; probablemente, alguna mierda mitológica. Suena genial, ¿verdad? Sí, excepto que es casi imposible hacerlo. En las películas siempre parecen olvidarse de cosas como cajas torácicas, costillas y lo de que traten de matarte a ti al mismo tiempo. He estado por todo el país, he conocido a docenas como nosotros y sólo he conocido a dos que sobreviviesen a intentarlo, y ambos dijeron que nunca lo intentarían de nuevo. No solos, al menos.

Tampoco uses ballestas o arcos. Lo sé, lo sé, ese tío de la serie de zombies. Es una jodida serie de televisión. Quizás si tuvieses toda la vida para practicar. Son casi imposibles de esconder, e incluso aunque logres que no te arresten ni te arranques la polla de un disparo, vas a conseguir que te maten en las distancias cortas. No te dan puntos por casi acertar en el corazón, así que si fallas aunque sea por un pelo, todo lo que conseguirás será cabrear al vampiro.


Armas y Tácticas Especiales

Ésos eran los tres grandes métodos. Podrías haber supuesto la mayor parte por ti mismo. Por desgracia, los monstruos también saben cuáles son sus debilidades. Incluso si logras abatir a uno de los bastardos, esperarán eso. ¿Quieres ponerlos de verdad en un aprieto? Aprende sus puntos fuertes y atácalos. Los vampiros tienen Poderes. Tengo algunas soluciones simples e inteligentes para los más comunes. No es práctico llevar todas las contramedidas a cada caza, pero un poco de información sobre tu objetivo reducirá las herramientas que necesitas para cada trabajo concreto.

Control animal: Matar a sus sirvientes animales es una solución segura. Si eres un sensiblero o no quieres gastar munición, puedes interrumpir el control de un vampiro de otras formas, pero es tu culo el que está en juego. Los silbatos para perros o los aparatos sónicos especializados pueden hacer enloquecer a todos salvo a los sirvientes animales más devotos. Los espráis para osos o de pimienta cegarán y ahogarán a los pobres bastardos. Las trampas, cepos, redes o fosos requieren planificación y tiempo, pero pueden salvar tu vida.

Percepción extrasensorial: Muchos vampiros dependen de sentidos agudizados. Sobrecarga esos sentidos con luces brillantes, olores fuertes, ruidos estridentes o todos ellos. Creo que algunos de sus Poderes sólo pueden ser contrarrestados con magia vampírica similar. Si crees que te están leyendo la mente trata de enviar impresiones falsas. Alcanza una calma meditativa o deja que tus emociones y pensamientos en conflicto se desboquen. Repite una rima infantil o una canción en tu cabeza.

Velocidad: No puedes ser tan rápido como ellos, pero puedes preparar una emboscada. Trampas de cuerdas. Fosos. Una vez coloqué cables a la altura del cuello y dejé que uno de los chupadores se decapitase él solo durante la persecución. Arroja obstáculos en su camino para forzar por dónde deben pasar. Mejor aún si están en llamas. Lleva capa o una chaqueta holgada de la que puedas des hacerte si te atrapan.

Control mental: La mayoría de sus Poderes de daño psicológico requieren contacto visual, así que rehúye su mirada. Tampoco quieres apartar la vista de ellos, pero céntrate en su boca, sus manos o fíjate en su cuerpo. Usa gafas oscuras. Lleva auriculares que emitan música estridente directamente en tus oídos para que así no puedas oír sus órdenes.

Invisibilidad: Algunos pueden desaparecer a plena vista. Aún están ahí: simplemente no puedes verlos. Comienza a golpear violentamente contra el sitio en el que estaban. Usa barro o arena para hacer una línea que deban cruzar para llegar a ti. Usa un extintor, un cubo de barro, un puntero láser o un espray de pintura para revelarlos.

Fuerza: Todos los vampiros son fuertes, pero algunos son auténticamente inhumanos. Poco puede hacerse aparte de no dejar que te toquen ellos primero. Si eres lo bastante bueno para cazarlos con una trampa de lazo o separarlos del suelo de alguna otra forma, su fuerza no será tanta ventaja. Mi otra única recomendación son los chalecos antibalas. Kevlar, Spectra, Aramid, toda esa mierda está disponible de forma comercial y reparte la fuerza del impacto. Podría ser la diferencia entre costillas rotas y trozos de hueso atravesando tus pulmones y corazón. Los cascos de moto o antidisturbios sacrifican algo de visión periférica, pero podrían salvarte de un golpe.

Cosas Seguras

El fuego, el Sol, las estacas y los trucos astutos no son tus únicas armas. También tienes, bueno, armas. Los vampiros ni se inmutan ante lesiones que nos matarían a ti o a mí. ¿Un disparo a quemarropa en el pecho? Parecen una hamburguesa vieja un instante y al siguiente están como recién hechos. Pero he descubierto (aunque llamémoslo prueba y error) que es un truco que sólo pueden repetir cierto número de veces. No beben sangre sólo porque sepa bien. Necesitan sangre. La necesitan para animar sus cuerpos cadavéricos, para sanar, y aparentemente para alimentar la mayor parte de la demencial mierda que pueden hacer. Aunque tome algo de tiempo, un cazador puede hacer más agujeros en un vampiro de los que el monstruo es capaz de soportar. Aprovechando la distancia y el factor sorpresa, un cazador solitario puede tomar la posición de un francotirador y lidiar con un vampiro desde un lugar relativamente seguro. Sin embargo, como con todas las soluciones similares, la policía estará por toda la escena, así que será mejor que cuentes con dos planes de huida y tengas cuidado de no dejar nada tras de ti.

Si estás más desesperado, embosca al hijo de puta en un callejón con una escopeta y no dejes de disparar hasta que el cargador esté vacío. Corta la cabeza, destruye los restos del cerebro y no se juntarán de nuevo. No sé cómo pretenderás salir después de ésa, pero el vampiro estará muerto. Hablando de cortar cabezas, usa únicamente espadas y otras armas de filo. Hachas, machetes, esa clase de cosas. Quizás la punta afilada de una pala. No vas a causarles daño interno o a dejarlos inconscientes, así que deja las porras y los martillos en casa. Nunca nadie ha vencido a un vampiro por K.O. técnico.

Intangibles

Los vampiros son un secreto no sólo porque la gente no quiera creer. No son hadas o piesgrandes o alguna otra mierda. Trabajan muy duro para lograr que el subconsciente colectivo los ignore al máximo. No lo hacen por cortesía. Lo hacen porque se lo mandan. Lo hacen porque están asustados. Lo sé, lo sé, ya he dicho lo de que el gato no teme represalias. Y no lo hacen. No de ti. No de mí. No están asustados de la gente en singular, aunque parecen estar asustados de la gente en grandes cantidades. Probablemente, una reminiscencia de los buenos tiempos de antorchas y horcas. Los vampiros quieren permanecer lo bastante ocultos como para librarse de ser acusados de asesinato cada noche. Úsalo contra ellos.

Nunca ataques a un vampiro a más de una calle de un lugar público sea cual sea la distancia que creas que puedes esprintar en un apuro. Sal corriendo de un callejón a una vía concurrida y básicamente habrás atado las manos de tu perseguidor. Los realmente horrendos no podrán seguirte, al menos, no de forma visible. Deben mantener controlada toda su monstruosa fuerza y velocidad. Además, es más difícil oír sus órdenes mentales o mantener el contacto visual. Si estás totalmente desesperado, disparar o herir de alguna otra forma a un vampiro a plena vista en un espacio público puede hacer que se abstenga de sanarse o forzarlo a simular suficientes heridas para que tú puedas batirte en retirada. Y es mejor que te batas en retirada. Necesitan sangre. Tú tienes sangre. Aunque sea arriesgado, puedes convertir esa simple relación en poder. O, al menos, una forma de intercambio. Quiero dejar esto claro: no lo recomiendo. Tratar con el diablo terminará por costarte tu alma. Pero lo justo es hablarte de todas las herramientas a tu disposición. Es cosa tuya no hacer que te maten cuando las uses.

Por último, sueles poder confiar en la arrogancia propia de un vampiro. Sí, es la metáfora del gato de nuevo. Explota el orgullo de que son intocables, por ti al menos. Aparentemente, los vampiros pasan la mayor parte del tiempo en una paranoica competición constante por ver quién la tiene más larga. Están constantemente vigilando sus espaldas y comprobando las sombras. La cosa es que, a menos que fuerces tu suerte, te obviarán cuando lo hagan. Cuanto más viejos sean, más te ignorarán hasta que los obligues a fijarse en ti.

A menos que te hayan calado, puedes esconderte en su cara. Sólo otra oveja más que se ha extraviado del rebaño. Ahora, una vez hayas causado los suficientes problemas, bueno, comenzarán a ir a por ti, y ésa es otra historia. Ahí es cuando es mejor que hagas algunos amigos, y los hagas rápido.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario