Ideas Para Crónicas

Edit
Uno de los primeros puntos que Narrador y jugadores deben tomar en consideración, es el tipo de crónica que desean. ¿Qué tipo de Inquisidores quieren crear e interpretar los jugadores? ¿Qué proyecta el Narrador? Aunque será éste quien tenga la última palabra, debería escuchar a los jugadores.

Basadas en un Cenaculum 

En este tipo de crónicas, los jugadores son todos miembros de un Cenaculum y los responsables de limpiar la región (normalmente una ciudad, y quizá los pueblos de los alrededores) de plagas sobrenaturales. Este tipo de crónica permite a los personajes desarrollar un “hogar”, y proporciona un escenario estable de una historia a otra. Los Narradores pueden dedicarse a elaborar un surtido de personajes habituales y lugares importantes. No obstante, deberían evitar el “síndrome de la amenaza sobrenatural de la semana”, típico de los episodios televisivos. Se espera que haya encuentros con lo sobrenatural, pero pueden aparecer tanto para sencillamente poner nerviosos a los personajes como para amenazarles de verdad.

Los personajes asignados a un Cenaculum no tienen por qué estar limitados a una sola ciudad; el Narrador puede hacer que su Cenaculum sea llamado a otro lugar a causa de sus conocimientos únicos o su experiencia en cierta materia, o para investigar, o con cualquier otro anzuelo. No des por sentado que una crónica centrada en una ciudad (como lo será cualquier crónica basada en un cenáculo) es necesariamente restrictiva.

Itinerantes

 En lugar de estar asignados a un Cenaculum particular, los Inquisidores podrían ser itinerantes, dedicados a recorrer el país de una provincia a otra, unas veces llamados para ayudar en un caso, otras sólo visitando una provincia para echar una mano. Este tipo de crónica permite a Narrador y jugadores contar historias muy diversas: en una, cazar Garou en el norte de Canadá, e investigar una zona urbana embrujada en la siguiente. Las crónicas itinerantes pueden ser un desafío mayor para algunos Narradores; recuerda que tendrás que crear nuevos escenarios cada vez, y que en cada uno de ellos debería haber algo único, o pronto todas las ciudades o regiones parecerían iguales. Por supuesto, si esto llega a ocurrir, siempre es posible que los personajes itinerantes sean asignados a un Cenaculum establecido.

Gladius Dei 

Otra opción que pueden considerar los Narradores es hacer que todos los jugadores creen personajes miembros del Gladius Dei. Recuerda que el Gladius Dei es visto a veces como la más alta representación de la Sociedad: por lo tanto, las historias de este tipo tenderían a ser más intensas, y probablemente más orientadas al combate. Es posible que el Narrador quiera dar a los jugadores algunos puntos gratuitos adicionales, para representar la experiencia superior que suele ser necesaria para entrar en el Gladius Dei.

Censores 

Los Censores suelen ser vistos con desagrado y desconfianza (aunque nunca en voz alta) por los demás miembros de la Sociedad. En muchos aspectos, los Inquisidores temen a los Censores de la misma forma en que un campesino medieval podría haber temido a un Inquisidor: representan una absoluta y con frecuencia inescrutable autoridad que parece llevar consigo el sufrimiento y la violencia. Sin embargo, puede ser interesante una crónica en la que todos los personajes sean representantes del Oficio Censor, normalmente un grupo mixto de Condotieri y Censores de diversos grados de experiencia. Los personajes pueden tener su propia base de operaciones, pero serán llamados por distintos provinciales para investigar algún caso extraño. Los Censores son en muchos aspectos una combinación de psicólogo y detective privado, y las crónicas de este tipo estarán muy centradas en la interpretación y en resolver misterios. Los jugadores acaban convirtiéndose en los con tantes recipientes (y portadores) de miedo y sospecha que caracterizan al Oficio Censor.

Los jugadores que demuestren regularmente su desprecio por los Censores pueden encontrarse con que sus personajes son “enrolados” súbitamente por el Provincial, que les pide que investiguen un suceso inusual, y acaban descubriendo indicios de corrupción maligna: un Inquisidor trabajando en secreto para un Vástago, o actuando como agente de los Nefandos, por ejemplo. Esto puede enseñar a los jugadores alguna medida de respeto por la labor del Censor.



Rebeldes 

En este tipo de crónicas, los personajes son radicales en uno u otro aspecto. Quizá estén en desacuerdo con la estructura jerárquica de la Sociedad, o desprecien alguna otra regla o convención. También pueden ser devotos miembros de la Inquisición que han empezado a aceptar la Herejía Florentina, y creen que (Dios nos libre) no todas las criaturas sobrenaturales son intrínsecamente malignas. Sea como sea, se han apartado de la Sociedad de Leopoldo, y no pueden recurrir a ella en caso de necesidad; todavía peor: es posible que pasen a ser considerados enemigos de la Inquisición, marcados como traidores y sufriendo su persecución.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario