Temas

Edit
Cualquier crónica de la Inquisición puede tener distintos temas simultáneos, algunos más prominentes que otros. Te ofrecemos algunos ejemplos.

Venganza 

La venganza es un motivo de muchos mortales para convertirse en cazadores de brujas, pero en última instancia, está condenado al fracaso. No importa cuántos Vástagos sean enviados a la Muerte Definitiva, los seres queridos no volverán nunca. Sin embargo, hasta los mortales que se unen a la Sociedad por los más nobles y puros motivos, pueden sentirse tentados de buscar venganza en alguna ocasión, particularmente tras la muerte de algún amigo o camarada. Se anima a los Narradores a crear escenarios en los que el deseo de venganza pueda hacerse tan abrumador que todo lo demás (incluyendo la actitud más usual de un Inquisidor) sea ignorado. ¿Hasta qué punto puede buscar venganza un personaje? ¿Puede un Inquisidor volverse más inhumano que su presa simplemente por satisfacer su deseo de venganza?

Seducción 

El peligro de la seducción es un tema común en la literatura cristiana. La clave no está en la seducción del cuerpo (que por sí misma puede ser un interesante elemento de la historia) sino en la del espíritu. Más de un Provincial o Censor ha rechazado su llamada a favor del encanto del poder. ¿Pueden ser igualmente tentados los personajes, y a qué precio? ¿Qué podría ganar un Inquisidor sucumbiendo a la tentación, y cómo puede hacerlo? ¿Y qué pasa si se le ofrece alivio de sus más profundos temores y deseos? ¿Cuánta gente caza vampiros sólo por miedo a su poder, y qué harían si de repente se les ofrece ese poder a ellos? ¿Puede ser seducido un Inquisidor hasta el punto de comprometer sus principios?

Cazadores Cazados 

La relación entre los Inquisidores y lo sobrenatural (particularmente los Vástagos) es un ciclo sin fin de cazadores y cazados: los Vástagos se encuentran convertidos en el blanco de un auto-da-fe, y los Inquisidores se ganan la enemistad de una cuadrilla, y los papeles de cazador y presa están cambiando continuamente a medida que cada bando aprende alternativamente a odiar y temer al otro. Éste es un tema común en muchas crónicas de la Inquisición. Cuanto mayor sea la frecuencia de los cambios de papel, más tensión habrá en la vida de los Inquisidores: la suya no es una vida fácil, y no siempre consiguen el papel que desean interpretar.

Condena y Redención 

Independientemente de los motivos personales, la participación constante y activa en Autos de Fe está destinada a afectar el alma del Inquisidor: ¿cuántos asesinatos, por posiblemente justificables que sean, puede cometer antes de darse cuenta de que gran parte de su propia humanidad ha sido sacrificada? ¿Puede haber vampiros inocentes? ¿Actúa la Sociedad impulsada por un prejuicio teológicamente impuesto? ¿Es malvado un hombre lobo sólo por ser un hombre lobo? Muchos Inquisidores se han planteado estas cuestiones. ¿Qué pasa si un Inquisidor (o todo un cenáculo) sopesa estas cuestiones y decide que hay algo equivocado en la Sociedad? ¿Es que hay seres sobrenaturales en el mundo, pero que no pueden ser tan fácilmente identificados como le gusta creer a la Inquisición? ¿Empezará a actuar en contra de la Sociedad, o intentará reformarla desde dentro? ¿Se volverá más selectivo en su caza, empezando a buscar verdaderas pruebas de la existencia del mal? ¿Lavará algo de todo esto la sangre de sus manos? En última instancia, deberías preguntarte quién está siendo redimido... los habitantes sobrenaturales del Mundo de Tinieblas, los Inquisidores individualmente o la Sociedad misma.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario