Actualmente me encuentro en mi periodo de vacaciones, no actualizare la pagina ni podre responder sus dudas hasta finales de Febrero, de todos modos si necesitan ayuda pueden visitar el Grupo de Facebook para resolver sus dudas. Nos vemos y gracias por visitarme :D

La Sociedad y las Autoridades Civiles

Edit
Las actividades de la Sociedad de Leopoldo, por nobles y divinamente inspiradas que sean, son típicamente ilegales. Un auto-da-fe típico incluye todo un surtido de actividades delictivas, desde “acoso” hasta allanamiento de morada, pasando por destrucción de la propiedad y asesinato en primer grado. Añade a la lista de llevar armas ocultas (que pueden o no estar registradas), y ya tienes un bonito paquete de actos ilegales sobre las espaldas del Inquisidor medio. Aunque esto puede molestar a algunos Inquisidores, es una carga moral que inevitablemente acaba desapareciendo.

Después de todo, la Sociedad de Leopoldo tiene una misión divina y sigue un llamamiento más elevado. Las leyes del hombre, por justas que sean, sencillamente no se aplican cuando pueden interferir con el cumplimiento de una misión de la Sociedad: La Inquisición ha mantenido siempre la actitud de que mientras los inocentes no sufran daño, los Inquisidores, los Inquisidores seguirán violando tales leyes, aunque lo sentirán. El debate sobre el control de armas empalidece frente a la urgencia del apostolado de la Sociedad. Naturalmente, todo esto está muy bien para el típico Inquisidor pistolero, hasta que es cacheado por un agente de policía al que probablemente le tiene sin cuidado su apostolado y la Parousia y que con seguridad no se dejará convencer por discursos acerca del ejército del Diablo marchando sobre al tierra. La mayoría de los Inquisidores saben que si son arrestados, el mejor curso de acción es cerrar el pico; cuanto menos se diga, mejor.

Bajo ninguna circunstancia pueden revelar la verdad acerca de la Sociedad de Leopoldo. La Sociedad ha dispuesto una serie de medidas par ayudar a sus miembros en una situación legal precaria. Hará cuanto pueda por auxiliar a los miembros que se encuentren en apuros legales. Le método para resolver tales problemas de un país a otro; en algunos países, basta con un sencillo para liberar a un Inquisidor. En otros lugares, sobre lugares, sobre todo en USA, puede ser necesario un trabajo más complejo que por lo general requiere la ayuda de colegas o peones seglares o civiles. Los Inquisidores norteamericanos tienen memorizado un número de teléfono que corresponde a un servicio de mensajes privado, cuyo único propósito es avisar a la Sociedad de que necesitan asistencia legal de forma inmediata.

Si el Inquisidor ha sido detenido por posesión de armas de fuego, entrada con fractura, allanamiento de morada o acoso, normalmente el Provincial local puede llegar a un acuerdo con las autoridades: es raro el provincial que no tiene aliados en las fuerzas de la ley. En casos más graves, por ejemplo, si el Inquisidor puede ser relacionado con un asesinato, la Sociedad debe decidir el mejor curso de acción. En algunos ocasiones, han llegado incluso a simular la muerte de un Inquisidor para despistar a las autoridades, trasladándole después a otra Provincia (o a otro país). Sin embargo, por lo general, los Inquisidores están preparados para pasar largas temporadas en la cárcel hasta que se pueda lograr su libertad de alguna forma. La cárcel es una excelente oportunidad para la reflexión y la meditación, a fin de cuentas.

Poner en Peligro a Inocentes 

La pérdida de inocentes es siempre algo lamentable. Desgraciadamente, esto es una guerra, y todos sufren sus consecuencias. Aunque los Inquisidores hacen cuanto pueden para proteger y salvar las vidas de los inocentes (después de todo, están trabajando por el bien del mundo), tienen asumido que, de vez en cuando, algún desafortunado quedará en medio del proverbial fuego cruzado. Dios tendrá piedad de esta desdichada alma, que habrá muerto en nombre de una elevada causa. En todo caso, la pérdida de un inocente es algo que lamentar, pues otra criatura de Dios muere a causa de los actos del Enemigo. Así que de todas formas, la culpa es del Enemigo.

Hay otras víctimas, no obstante, que pueden parecer inocentes; se trata de personas que “inconscientemente” pueden obstaculizar o interferir en el trabajo de un Inquisidor: el agente de policía que hace detenerse por exceso de velocidad a un Inquisidor en medio de un auto-da-fe, el periodista que fisga en los asuntos de la Sociedad, el policía corrupto sobornado por un satanista. Estos sujetos sólo están “haciendo su trabajo”, o al menos, siguiendo sus naturalezas; no son gente apresada en las redes del Enemigo. El Inquisidor competente no se deja engañar por esto: puede ver la mancha del Diablo en los demás. Son personas que obviamente se han permitido hacer la obra del Diablo, razonará. Si puede apartar de su camino al policía corrupto o disuadir al periodista metomentodo, tanto mejor: la voluntad de Dios se ha impuesto. Si son necesarias otras medidas más drásticas, que así sea: Deus vult.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario