Laibon (Vampiro - Edad Oscura)

Edit
El mundo del Medievo Oscuro es un lugar enorme y temible, no apto para que los mortales viajen a la terra incógnita mas allá de sus caseríos. Pero los Hijos de Caín han sido siempre vagabundos, y sus maquinaciones les han llevado con frecuencia a los distantes reinos de Outremer. Y así es que los viajeros Cainitas han regresado a Europa contando historias acerca de una línea de vampiros llamados los Laibon: por lo que se dice, son vampiros indiscutiblemente, pero han caído bastante lejos del tronco principal. Viven en las vastas extensiones de África, mas allá incluso de los reinos moros. Aunque residen cerca de las tierras del Edén, son paganos y no Conocen a Cristo. En su lugar, hablan del “mundo espiritual” y de Kamiri wa Itherero, su inescrutable ancestro. Los Cainitas europeos no suelen toparse con estas criaturas, pero unos pocos Assamitas, Setitas y Ravnos se han aventurado hasta sus cubiles, en el salvaje sur. Aquí, cerca del fin del mundo, los Laibon recorren las junglas y sabanas, jugando con leones y leucrocotas, avestruces y simurgs, basiliscos y catoblepas. Son grandes cazadores y chamanes, y no temen a la Bestia como los vampiros europeos. De hecho, conocen una forma de magia que les permite domar y controlar a sus demonios interiores.

Según los relatos de los viajeros, los Laibon viven en extensos territorios, prefiriendo la soledad. Actúan como siniestros guardianes y hombres de medicina para los nubios, etíopes y otras tribus entre las que habitan. Con frecuencia acechando de noche en campos y aldeas. Sirven admirablemente a su pueblo en estas tareas… aunque suelen estar hambrientos, y su vigilancia exige un precio. Los Laibon no dicen descender de Caín, sino que afirman ser retoños de “espíritus de la tierra”. Tienen un gran conocimiento de los enigmas, y por ello los Setitas les han apodado “Esfinges”. De hecho, los Laibon tienen un gran conocimiento de muchas cosas, y pueden contar historias de innumerables tierras exóticas. No obstante, cuando se les pregunta por el Preste Juan y su ejercito de guerreros cristianos, se limitan a sonreír enigmáticamente. Los Laibon suelen caer presas del ansia de viajar, y algún miembro de la línea ha llegado a una ciudad de los Cainitas.

Pero es tan raro como los dientes de una gallina, ocurriendo solo en Tierra Santa y las costas mediterráneas. Se dice que el príncipe Lasombra de Génova tiene consigo a un Laibon, que le presta magníficos servicios coma centinela y agente. Por ahora, los Laibon parecen conformarse con observar en silencio… quizá ampliando su repertorio de enigmas y cuentos. Aunque algunos han tomado parte en la Yihad europea, la línea en general permanece como ha sido siempre: distante, neutral, velada por la distancia y la leyenda. Por otra parte, muy pocos Laibon están familiarizados con los idiomas de Europa. Algunos han llegado a tener ciertas nociones de latín, pero no se sabe de ninguno que se comunique en las lenguas vernáculas del continente.

Apodo: Esfinges

Apariencia: Casi todos los Laibon tienen rasgos propios de los pueblos africanos más allá del Sahara. Cuando viajan entre los cainitas europeos, tienden a adoptar las vestiduras típicas del lugar, prefiriendo no llamar la atención. En su hogar, se visten de forma suelta y cómoda. Muchos llevan cicatrices tribales de diversos tipos.

Refugio: Los Laibon suelen residir en áreas salvajes, aunque algunos miembros de la línea (los aceptados por las tribus en las que viven) tienen su guarida en aldeas y ciudades. Corren rumores acerca de una remota ciudad llamada Zimbabwe, que albergan a varios de estos vampiros.

Trasfondo: Los miembros de esta línea suelen ser escogidos entre los guerreros y sanadores más hábiles y honorables. La lealtad y el deseo de viajar son también características comunes. No se sabe de ningún Laibon de ascendencia europea.

Creación del personaje: Todos los atributos son apreciados, aunque los Mentales suelen ser los primarios. Casi todos los Laibon tienen algunas Habilidades relacionadas con la supervivencia en la naturaleza. Puesto que el trasfondo chamánico es común, muchos Laibon aprenden una variante de la Taumaturgia basada en el espíritu, aunque no es disciplina de clan. A causa del rigor de su trato con la bestia las puntuaciones en Autocontrol o Instinto suelen ser más altas. La mayoría de los Laibon siguen el Camino del Cielo o el Camino de la Bestia. Aparte de sus disciplinas de clan, es frecuente que aprendan Rego Mentem, una senda taumatúrgica centrada en el control de los espíritus naturales.

Disciplinas del clan: Abombwe, Animalismo, Fortaleza.

Debilidad: La disciplina de Abombwe conlleva un dominio directo sobre la Bestia, pero este poder tiene un precio: la Bestia del Laibon es particularmente codiciosa e insistente, consumiendo una "tasa" de Sangre cada vez que el vampiro usa Puntos de Sangre. Cada vez que el Laibon gasta o ingiere puntos de Sangre, la Bestia consume uno automáticamente, o dos si el gasto o ingestión es de cinco puntos o más en una escena. Así, si un Laibon mata a un mortal y bebe toda su sangre (diez puntos), solo recibe ocho puntos de Sangre; si gasta tres Puntos de Sangre para curarse, en realidad pierde cuatro. Los Laibon sienten hambre con mucha más rapidez que los demás Cainitas, y muchos procuran asegurarse de tener amplias provisiones a su alcance, para no hacer nada inapropiado en su hambre...

Organización: Los Laibon tienden a ser criaturas solitarias; cada vampiro ocupa un extenso territorio que abarca varios poblados, custodiándolo frente a los intrusos. Se reúnen periódicamente, más o menos cada 10 años, en lugares predeterminados, intercambiando historias y conocimientos. A veces, algunos colaboran para celebrar diversos rituales protectores que parecen de naturaleza Taumatúrgica, algo que molesta en gran medida a los pocos Tremeres conscientes de ellos.

Destino: Nunca comunes en Europa para empezar, los Laibon tienen la sabiduría de evitar el continente durante las noches de la Inquisición y la Rebelión Anarquista. En tiempos modernos, la mayoría de los vampiros les han olvidado aunque el nombre de "Laibon" sigue en los labios de unos pocos Gangrel y Ravnos que han recorrido el Continente Oscuro.

Cita: "Me siento muy honrado de encontrarme en tu dominio. ¿Quizá pueda entretenerte con las historias del Duque de Ébano de Libia y sus seiscientos corceles devoradores de hombres?"
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario