Demonios

Edit
La historia, según reza el adagio, la escriben los vencedores. El que una sublevación se considere una rebelión gloriosa o una insurrección artera dependerá por completo de quién quede en pie al final, lo que relega a los perdedores a la categoría de traidores, tiranos o cosas peores. Su historia, en gran medida, cae en el olvido. Se nos ha dicho que los demonios son encarnaciones del mal, espíritus que existen para seducir a los inocentes y tentar a los virtuosos con la intención de destruirlos. Se alimentan de un odio implacable hacia todo lo sagrado, los consume una malévola aversión a la luz y la vida. Ellos son los proveedores de la mentira y el engaño, los que nublan el sano juicio de los mortales con promesas de poder y de gloria. Al menos, eso es lo que pone en el libro.

Ése es el motivo por el que fueron arrojados a la oscuridad del Foso y atados con cadenas de fuego hasta el fin de los días. Sólo Dios sabe qué ocurriría de liberarse alguna vez estos espíritus malignos. La humanidad está a punto de escuchar la otra versión de la historia. El mundo de Demonio: La Caída no es el nuestro, aunque está lo bastante cerca como para provocar cierta incomodidad. Más bien, el mundo habitado por demonios se parece al nuestro, aunque visto a través de un cristal oscuro. En este universo, el mal es palpable y ubicuo. El mal se cierne sobre nosotros y el planeta entero bulle al filo de la navaja. Es un mundo de tinieblas.

A primera vista, el Mundo de Tinieblas es como el “real” en que vivimos. Se escucha a los mismos grupos de música, la violencia está presente en la ciudad, el latrocinio y la corrupción infestan los mismos gobiernos y la sociedad sigue teniendo sus referentes culturales en las mismas ciudades. El Mundo de Tinieblas dispone de una Estatua de la Libertad, de una Torre Eiffel y de un McDonalds en cada esquina. Sin embargo, subyace un trasfondo de horror, más pronunciado que en nuestro mundo. Los males de nuestro universo están más pronunciados en el Mundo de Tinieblas. Los temores están más fundados. Los gobiernos están más corrompidos. El ecosistema se muere un poco más a cada noche que pasa. Y los demonios caminan sobre la faz de la tierra. Bienvenido al Mundo de Tinieblas.

Nota: (Escrito por Tzimisce) Al principio, en Mundo de Tinieblas los Demonios no eran un tipo de personaje jugable, eran personajes del trasfondo, poderes oscuros infernales que sembraban la corrupción a cambio de poder (Existían reglas para pactar con ellos, como las de Vampiro: Edad Oscura). Más adelante, ya surgió Demonio: La Caída, con lo que los demonios pudieron comenzar a ser jugados, pero la ambientación que había detrás de los demonios de este nuevo juego, no era concordante con la que había existido siempre, y es que, en palabras de los desarrolladores, los anteriormente llamados demonios no son lo mismo que los Caídos, (los verdadereos demonio biblicos, los ángeles rebeldes, los de la Creación), no guardan relación estos dos tipos de seres tan parecidos.

Este tipo de criaturas, los demonios preexistentes en el Mundo de Tinieblas como personajes, a los que se asocia con fuerzas infernales, fuego, azufre, satanistas, etc, (Como si los caídos no pudiesen ocupar ese rol...) no son si no umbroles, seres moradores de la umbra. Pero ¿como distinguirles de los caídos, los verdaderos demonios? Son otras criaturas, a las que quizás podamos llamar en justa medida demoníacas, y que desde luego obedecen a lo esperado en esa palabra, pero no hablamos al referirnos a ellas de demonios en un sentido estricto. Estamos ante meramente una declaración editorial causada por un lanzamiento que no era respetuoso con el material previo, y que por tanto obligó a White Wolf a negar su "autenticidad demoniaca" en favor, porsupuesto, del nuevo producto que entraba a mercado.

Esto, tiene su importancia al considerar por ejemplo que los demonios no pueden sellar pactos con los vampiros, en tanto se observa que los umbroles poseían reglas para ello. O que los umbroles instruían en la llamada Taumaturgia Oscura, y los demonios no, o que dentro de esta, existe un ritual para crear un "portal al infierno", siendo ese lugar al que lleva algo que nada tiene que ver con el infierno que el Cielo creó para encerrar a los caídos. O sin ir más lejos, el propio planteamiento básico de los pentáculos, que mientras que en la taumaturgia oscura el invocador se rodea con uno como protección frente al umbrole, para un demonio, el pentáculo le rodea a él, a modo de protección. (Sería interesante ver a un tremere antitribu protegiéndose en su circulo de protección "contra demonios", y a un demonio entrar ignorándolo, por ser una protección contra umbroles, no contra demonios, realmente)

Por supuesto, los pobladores del Mundo de Tinieblas, no tienen por que saber esto.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario