Educar, Agitar, Organizar

Edit

Los conceptos básicos de la organización Anarquista explicados por uno de los fundadores de los Estados Libres Anarquistas, Salvador García. 

La regla principal de la organización Anarquista es que se da en un entorno hostil. No tenemos el lujo de primero construir nuestras comunidades y luego llevar la lucha al enemigo. Los enemigos están en todas partes y se alegrarán de traernos la lucha a nosotros. 

Queréis edificar un Movimiento Anarquista viable y lo más posible es que estéis en una ciudad de la Camarilla: entonces necesitáis lidiar con los intentos de la Camarilla para deteneros. Si no estáis en una ciudad de la Camarilla, no os preocupéis: aún habrá enemigos, desde aspirantes a tiranos que quieren convertir la ciudad en su dominio a agentes de la Camarilla que buscan instalar un Príncipe. De hecho, en cierto sentido es más fácil subvertir un dominio de la Camarilla que establecer uno nuevo. Al menos con un Príncipe sabes quién es tu enemigo. 

El Movimiento 

El Movimiento Anarquista no cobró vida por sí solo. Requirió trabajo duro y organización. No es la parte más emocionante de ser un Anarquista. Todo el mundo quiere clavarle una estaca en el corazón a un Príncipe, pero, si realmente queréis tener éxito, necesitáis seguir el viejo eslogan “educar, agitar, organizar”. Educar significa explicar a otros chupópteros, especialmente a los jóvenes, que hay otras opciones. No conocen la historia del Movimiento Anarquista. No saben nada de la Primera Revuelta, del nacimiento de los Estados Libres ni de cualquier otra cosa. No es como si pudieran leer sobre ello en un libro. Alguien debe contarles una historia alternativa a la que vende la Camarilla. Si alguien cree que Dios le ha maldecido para servir a los Antiguos, no va a rebelarse. Dadles hechos para que así puedan empezar a pensar por sí mismos. Agitar significa hablar con la gente, convencerla de que luche. 

No podéis sentaros sin más a esperar a que los oprimidos se deshagan de sus grilletes. Necesitáis estar ahí, entre la gente que queréis en vuestro bando. Para algunos esto es difícil, porque requiere escuchar. No podéis simplemente golpear a la gente en la cabeza con vuestra filosofía. Necesitáis escuchar sus preocupaciones, ver cómo podéis ayudarlos y cómo pueden ayudaros ellos a vosotros. Así, podéis lograr justicia para todos y construir un amplio frente revolucionario. Organizar significa convertir a una muchedumbre de furiosos chupópteros jóvenes en un movimiento motivado con poder que dure de verdad. Mediante concentración y estructura, la furia puede transformarse en un cambio real. Esto es especialmente importante al enfrentarse a un enemigo activo. Si respondemos como individuos en lugar de como comunidad, es más fácil caer en la paranoia y la división. 

Chupópteros 

Somos un Movimiento de chupópteros. Vampiros, para andarnos sin rodeos. Diversos Movimientos locales se han organizado siguiendo toda clase de principios, y me parece bien. Somos una gran carpa que alberga muchas motivaciones unidas por un deseo de libertad. Sin embargo, hay algunas cuestiones prácticas que han demostrado funcionar. La comunidad que estáis construyendo necesita unas reglas claras sobre nuestras habilidades especiales, sobre todo las que afectan a la mente. No hablo de cuando usas tu encanto sobrenatural para vacilar a tus amigos. Una broma es una broma, incluso entre Anarquistas. Hablo de privar a alguien de su libre albedrío. Para muchos de nosotros, la tiranía de la Camarilla está personificada en el arrogante Ventrue que te fuerza a humillarte mientras controla tus acciones. Aseguraos de no usar nunca esas tácticas en el Movimiento. Sé por experiencia que a la gente le disgusta menos que le den una paliza que el control mental. Proporcionad servicios esenciales. Suena muy poco glamuroso, pero es lo que puede hacer que un Movimiento sea un éxito rotundo. 

 A la Camarilla no le importan ni la más mínima mierda los jóvenes chupópteros. Si el Sire de alguien le abandona en las calles, mala suerte. Si te metes en problemas, estás solo. Esta actitud de la Camarilla puede ser una debilidad. Haced saber que, si un joven chupóptero necesita un lugar donde quedarse, consejo sobre la Caza, ayuda para lidiar con su identidad mortal, etc., siempre puede acudir a vosotros. Os garantizo que tendréis multitud de amigos. Dadle a la gente cosas que necesita desesperadamente y os escuchará. Permitid a la gente cambiar. No os obsesionéis con sus historias personales, especialmente si son jóvenes. Todos somos Anarquistas y tenemos un enemigo común, no podemos permitirnos disgregarnos en grupúsculos enfrentados entre sí. ¿Qué más da si uno era un policía y otro un anarca? Ambos sois chupópteros. Lo mismo con quienes quieren desertar de su Secta y unirse a nosotros. Recibámoslos y juzguémoslos en base a cómo actúen con nosotros, no en cómo actuaron antes. 

Aun así, hay una excepción. Que les den a los Antiguos. Seré directo: no tratéis con Antiguos a menos que también tengáis Antiguos de vuestra parte. Y probablemente no los tengáis. He visto pasar esto varias veces: un Heleno o una Diva dice que deserta de la Camarilla. Todo el mundo se emociona. Poder, privilegio, ¡hay tantas cosas en las que este hermoso aliado podría ayudarnos! La cosa es que todos los Antiguos son unos putos egoístas, incluso cuando dicen importarles la libertad. Si están presentes, querrán ser el centro de atención. Estos Antiguos tratan al Movimiento como un patio de juegos durante unas décadas y luego vuelven a sus colegas de la Camarilla una vez se han aburrido. Por último, evitad a los líderes. Puede que sea cosa de mi política personal, pero las estructuras jerárquicas te hacen vulnerable. Si hay un líder, la Camarilla lo corromperá. Hay que esforzarse por entrenar pequeñas unidades, células o bandas autónomas que tengan iniciativa propia. No somos ovejas, somos criaturas no-muertas de la noche. No deberíamos necesitar a un hombre grande y fuerte que nos diga qué hacer. 

Libertad 

El ancestral problema de la libertad frente a la seguridad será un estorbo también. Desafortunadamente, es real. Predicaréis libertad e igualdad entre todos los que se unan al Movimiento, pero también habrá que ejecutar a los espías de la Camarilla, lo cual es espinoso, especialmente si la Camarilla empieza con su propaganda. Tiene la ventaja de que a ella es inútil acusarla de hipocresía: es sobre lo que está construida, su misma esencia. Se supone que nosotros somos mejor que eso, así que para nosotros esa acusación puede ser peligrosa. Aun así, asumid que os enfrentaréis a intentos de asesinato, Vínculos de Sangre forzosos, chantaje, a que envíen a la Segunda Inquisición información de vosotros, a campañas de desprestigio, etc. Yo siempre he lidiado con esto siendo franco con mis amigos. Les he avisado de que esto podría suceder para que así lo reconocieran cuando ocurriese. 

Ésa es probablemente la mayor prueba a la que se enfrentarán vuestros esfuerzos de organización. ¿Podéis construir una comunidad lo bastante fuerte para soportar las mentiras que la Camarilla pueda lanzar en vuestra contra? A veces es muy difícil tomar decisiones. Digamos que una joven chupóptera os ha traicionado al filtrar información a la Camarilla. La chantajearon, el Sheriff la amenazó con matar a su familia mortal. ¿Qué podéis hacer? Perdonarla. Esto mostrará que la gente puede acudir a vosotros si la Camarilla intenta algo y que estáis dispuestos a escuchar. Pero puede estallaros en la cara y haceros parecer débiles. Ejecutarla, de forma pública o privada. Podéis convertir a esta traidora en un ejemplo, pero a veces es mejor que simplemente desaparezca. Si tenéis suerte, se culpará a la Camarilla de ello. Convertirla en un agente doble sin que lo sepa dándole información falsa. Esto es lo que llamaría la “jugada vampírica”. Vuestros principios no importan, sólo sois chupópteros. Usadlo para luchar por el Movimiento. 

Fiestas 

En serio, necesitáis buenas fiestas. Si los chupópteros jóvenes de vuestra ciudad piensan que el Movimiento tiene las mejores fiestas, ya tenéis medio camino hecho. Elogiad a los héroes del Movimiento, recordad a los que murieron por la lucha y aseguraos de que fluya la sangre cuando celebréis un éxito contra la Camarilla. Éste es un error común entre muchos Anarquistas intelectuales. Exigimos que todos en el Movimiento sepan hablar de filosofía Anarquista con la terminología apropiada y que estén al día con las últimas ideas. Esto está muy bien para tener un complejo debate sobre los matices de la liberación vampírica, pero si estás construyendo un Movimiento amplio, necesitas a todo el mundo. Bueno, no a cada psicópata. 

 Hay líneas que no deberían cruzarse, y vosotros mismos decidiréis cuáles son esas líneas para vosotros. Únicamente aseguraos de que no son muchas u os encontraréis solos. Dadle a la gente grandes ideas en las que pensar, buena música para bailar y un lugar donde puedan enfrentarse unos a otros sin atraer la atención de los mortales. Arrodillarse ante los Antiguos en un Elíseo apesta, así que estar en los Anarquistas debería ser mejor. Debería ser la buena vida para todos nosotros, a pesar de los peligros.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario