Etapa 01: La Maldición

Edit

Para los Vástagos de occidente, el Abrazo es un acto terriblemente sencillo: un mortal que no ha hecho nada bueno o malo para merecerlo es atacado y privado de su sangre por un vampiro, que después devuelve la suficiente vitae para que se produzca la transformación. El vampiro común no es responsable de su monstruoso estado.

En el Reino Medio las cosas no son tan convenientes, ya que se cree que todo sucede por una razón: las entidades sobrenaturales no aparecen por capricho de la anda. ¿Por qué entonces se niegan algunos cuerpos a descansar en sus tumbas? Los mortales de los Reinos Medios cuentan muchas leyendas sobre el motivo por los que los Muertos Famélicos se levantan. Algunos aseguran que un Rito Funerario incorrecto puede devolver un alma a su cuerpo. Otros aseguran que un Kuei-jin es un cuerpo poseído por su P'o, su alma oscura y animal. También los que creen que los Catayanos son el alma de un muerto maldito kármicamente por los pecados del deseo y la indulgencia. La verdad incluye elementos de estas tres leyendas, pero es mucho más compleja de lo que creen los mortales. Para convertirse en Kuei-jin, una "urna" mortal debe haber sufrido uno de estos destinos:

• El mortal despertó en vida a su Pó dormido: Esto solo es posible mediante actos continuados de depravación e insensibilidad, de modo que el "lado oscuro" del mortal llegue a tener un impacto significativo en su personalidad y su karma general (en términos de juego, cualquier mortal cuya Humanidad baje por debajo de 5 puede haber despertado su P'o. Cualquiera que llegue a 1 lo despierta sin duda alguna, después de ganar un Trastorno).

• El mortal miró de un modo tan traumático que su P'o despertó en el momento del suceso: Esta situación solo puede producirse cuando una muerte especialmente terrible se combina con una enorme necesidad de permanecer en el mundo de los vivos. Por desgracia el Quinto Ciclo, con sus guerras secretas, sus "campos de detención" políticos y sus batallas entre bandas ofrecen numerosas oportunidades para este tipo de muertes.

• El mortal debe tener una gran Fuerza de Voluntad: Aunque muchas sombras sin reposo (conocidas normalmente como kuei) moran cerca de sus cuerpos, volver a entrar en él desde el otro lado es mucho más difícil. Todos los Kuei-jin deben tener una Fuerza de Voluntad de al menos 5.

El mortal habrá muerto sin estar preparado o habiendo dejado asuntos importantes en el mundo de los vivos. El alma, lastrada por el P'o, se precipitará hacia los mundos espirituales. Estas criaturas suelen terminar como entes malévolos (un "Espectro", una "Pesadilla" o algún tipo de "Demonio"). Sin embargo, para las almas condenadas a regresar como Kuei-jin, la Rueda Kármica tiene un destino diferente.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario