Etapa 02: El Mundo Yomi

Edit

El alma cae girando a través de los Mundos del Yin y el Yang hasta llegar a un lugar terrible que equidista de ambos, sin ser parte de ninguno. Los Kuei-jin se refieren a este espacio de muchos modos: Mundo Yomi, los Mil Infiernos, el Abismo, el Laberinto, etc. Muy pocos reflexionan sobre este lugar, pero casi todos los eruditos creen que se formó a partir de trozos contaminados de los Mundos del Yin y el Yang. No hay duda de que espíritus corruptos de ambos lugares moran en el Yomi, sirviendo como soldados a los Amos del Infierno.

Para el P'o, el Yomi es un paisaje terrible de vientos atronadores, monstruos, visiones horrendas, gritos y dolor. Aquí el alma flota, perdida en un útero oscuro de vientos lacerantes y lluvias que hielan los huesos. Muchas almas son destruidas o desfiguradas más allá de toda esperanza. Otras son devoradas o esclavizadas por los demonios del Yomi. Para casi todas, este lugar es el fin; solo los Dioses saben si existe renacimiento tras esta mortificación.

Sin embargo, en algunas ocasiones el alma llega a dividirse en dos. El alma Hun mantiene la suficiente serenidad como para disociarse del P'o antes de la inmersión de éste en el Mundo Yomi. Atrapado en las Tierras Espejo de los Mundos del Yin y el Yang pero incapaz de avanzar, el Hun se resigna a vagar impotente dentro de su cadáver (o en algunos casos, de sus cenizas). Estas almas, muchas de ellas frágiles por naturaleza, se debilitan rápidamente y se disgregan en jirones efímeros a los pocos años. Se cree que algunas habitan durante siglos en sus cuerpos, como un purgatorio. Otras son más fuertes. En algunos casos el P'o logra escapar del Yomi y regresa junto a su cuerpo, atraída por el "faro" de su Hun (los Kuei-jin debaten constantemente sobre si el alma debe abrirse camino o si es simplemente liberada; se cree que solo los más sabios bodhisattvas conocen la verdad). El P'o se convierte en algo poderoso pero sin mente, enloqueciendo por el dolor; por el contrario, el Hun incompleto, vinculado a su cuerpo por el trauma de la muerte, es incapaz de seguir hasta su destino final.

Ante el alma dual se abren dos posibilidades. Casi todas permanecen en los mundos espirituales cerca de sus cadáveres como patéticos refugiados, hasta que se disipan o son consumidas por espíritus más fuertes. Sin embargo, aquellas cuyo deseo de vivir de nuevo es grande, deciden reencarnarse en el Reino Medio... y el único modo de conseguirlo es regresar a sus cuerpos.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario