Introducción al Mundo de los Kuei-Jin

Edit

El desequilibrio de los Kuei-Jin refleja el del Reino Medio y el de Oriente con Occidente. El eje entre la materia y el espíritu se ladea cada vez más, las cortes de los Kuei-Jin luchan entre ellas y la Rueda de las Edades gira de nuevo a velocidades cada vez mayores. Hallando el equilibrio en su interior y corrigiendo su lugar en el orden kármico, los Kuei-Jin pueden intentar corregir el desequilibrio del mundo. Sin embargo, éste puede ser una fase necesaria, un giro más en la rueda eterna.

El mundo de los Kuei-Jin es exótico, un desvío a tierras y culturas desconocidas para los Vástagos Occidentales. Los vampiros de Oriente actúan de modos que, en ocasiones, pueden parecer totalmente incomprensibles para los Cainitas. Un jugador acostumbrado a la relativa libertad de Occidente puede pasarlo mal intentando tratar con los elementos más estratificados de la sociedad Kuei-Jin. El Narrador debe intentar en todo momento buscar los elementos que hagan hincapié en este exotismo, desde las geisha de Kioto para la más alta sociedad, hasta los suburbios flotantes de Hong Kong.

Antes de jugar con un Kuei-Jin, es necesario que tomes notas:

El Reino Medio

Los Occidentales siempre han hablado del exotismo de Asia, de sus incomprensibles costumbres y reglas. En el Mundo de Tinieblas estas suposiciones son correctas, mucho más de lo que pueda parecer. Los habitantes de este continente se refieren a su tierra como el Reino Medio, y en muchos aspectos es un universo propio y aislado. En la superficie recuerda al resto del Mundo de Tinieblas. El mismo ambiente de decadencia y penumbra lo envuelve todo, iluminando sus aspectos más siniestros. Las principales ciudades son colmenas superpobladas atestadas de rascacielos impersonales, hordas anónimas de trabajadores frenéticos, grupos de delincuentes y suburbios infestados y bullentes. En las zonas rurales la gente trata de sobrevivir en junglas ignotas y cráteres saturados de defoliantes, siempre rezando para pedir protección contra los monstruos y los espíritus que saben que existen. En el Reino Medio, es fácil doblar una esquina o tomar un giro en una carretera y simplemente... desaparecer.

En muchas zonas los dictadores aplastan a sus súbditos con los cañones o las cadenas de los tanques. Cada año desaparecen miles de personas de las que no vuelve a oírse. Las "instalaciones" gubernamentales y las prisiones políticas no son más que mataderos de los que nadie sale vivo para contar la verdad. Antiguas familias y sociedades secretas manipulan economías enteras ocultas detrás de fachadas de honor y propiedad, mientras las venganzas familiares que se remontan a la época de los samurái y los emperadores se resuelven tanto en los despachos como en las calles. La mayoría de la gente prefiere mirar hacia otro lado, por lo que incluso las investigaciones legitimas suelen ser empresas condenadas al fracaso que no encontrarán más que encogimientos de hombros y miradas extrañas.

Shen

Como en el Mundo de Tinieblas Occidental, el Reino Medio está habitado por una serie de seres sobrenaturales, recuerdo de Eras pasadas. Los vampiros moran en las ciudades y las barriadas de chabolas, mientras las junglas y las montañas son el hogar de los cambiaformas hengeyokai. Astutos hechiceros tejen sus conjuros en tiendas de curiosidades sospechosamente normales, los fantasmas vengan sus muertes o guardan a sus familiares vivos y las hadas maldicen a todos aquellos que no honran las antiguas costumbres. Aunque a menudo estas criaturas se enfrentan las unas a las otras, difieren de sus contrapartidas occidentales: todas se ven como parte de una familia mayor de seres espirituales. Todos ellos tienen muchos nombres, pero normalmente se autodenominan con la palabra china "shen".

Al contrario de las criaturas sobrenaturales de occidente, los shen toman menos precauciones respecto a su descubrimiento. Aquí no existe la misma necesidad de guardar Mascaradas y Velos. A cambio, los mortales del Reino Medio han aprendido a hacer menos preguntas. Dejad que le Pueblo de la Noche siga s camino, dicen los amahs y ellos te dejarán seguir el tuyo, a no ser que joss te desapruebe.

Los Mundos del Yin y el Yang

Más allá del Reino Medio, separado de él por una Muralla psíquica, se encuentra todo un mundo de dioses, espíritus y demonios. Los occidentales que saben de estas cosas hablan de la Umbra, el Inframundo y el Ensueño. Sin embargo, los shen saben que interactúan con los mundos duales del Yin y el Yang. Aunque son invisibles a ojos mortales, estos mundos se encuentran justo más allá del umbral de la consciencia humana, por lo que los más sensibles pueden detectar auras "inquietantes" en lugares donde las barreras son débiles.

El Mundo del Yin es un lugar oscuro, fuente de las energías pasivas y negativas. Muchos mortales van a él cuando mueren, convirtiéndose algunos en almas sin reposo. Terribles espíritus y fantasmas de todo tipo merodean en él, siendo su territorio central el terrorífico Reino Oscuro de Jade. Por el contrario, el Mundo del Yang es un retal de mundos salvajes y turbulentos, fuente de energías activas y positivas. Aquí moran los espíritus de la naturaleza, así como las entidades a las que reverencian los cambiaformas hengeyokai. Algunos mortales, especialmente los de las tradiciones Sinto o Animistas, pasan a estos reinos tras su muerte. Los cambiaformas y las hadas están especialmente en sintonía con el Mundo Yang.

La Rueda de las Edades

Hasta los espíritus de los Mundos del Yin y el Yang tienen que adaptarse a la inexorable progresión del cosmos, a la que casi todos los shen denominan la Rueda de las Edades o el Gran Ciclo. Al contrario que sus contrapartidas occidentales, pocos shen hablan del principio o del fin de todo. Para ellos el universo es una serie de Edades que se repiten eternamente. Gran parte de la tristeza del Reino Medio es producto de la Edad Actual: la Quinta Edad del Fran Ciclo o la Edad de la Oscuridad. Los antiguos sutras hablan de esta época diciendo que se trataría de tiempos confusos y nerviosos en los que monstruosos augurios preocuparían a la gente, cuando los dragones se agitarían en sus nichos y la falta de armonía se extendería por todas partes... Las profecías de la Quinta Edad se están cumpliendo una tras otra.

¿No han sido arrastradas las Cinco Direcciones por los diablos del Oeste? ¿No han corrompido los diablos el suelo con los Vientos Amarillos y han engañado al pueblo para que beba elixires venenosos? ¿No sopló el Dragón de las Sombras fuegos infectos sobre Hiroshima? ¿No floreció el Fantasma Fénix en Nagasaki días después? ¿No dejaron de reconocer los Mil Diablos Escarlata el propio Gran Ciclo, burlándose al renombrar la Edad como "Año Cero"?

Malos tiempos, no hay duda, pero lo peor está por llegar. Muy pronto, saben los shen, la Rueda volverá a ponerse en marcha y el mundo alcanzará el nadir del Gran Ciclo: la Sexta Edad, o Edad del Pesar. Todos saben que su llegada es inminente, hasta los diablos ignorantes de Occidente, aunque ellos la denominan "Gehena" o "Apocalipsis". Durante esta Edad las ruedas de la materia y el espíritu dejarán de tener ningún asomo de alineamiento. El puesto de la Augusta Personalidad de Jade lo tomará un Emperador Demonio que reinará supremo sobre la Sexta Edad igual que la Augusta Personalidad lo hizo sobre la Primera. Tiempos de guerra y terror se apoderarán del Reino Medio y más allá. El Cielo se vengará de los impíos y diez mil diablos serán liberados en el mundo.

Sin embargo, tal como se anuncia la llegada de la Sexta Edad se vaticina su fin. El conflicto cesará y se producirá una gran calma. Las pocas criaturas que hayan quedado vivas podrán abandonar sus escondrijos. Llegará una Séptima Edad, algo mejor que la Sexta y una Octava, un poco mejor todavía; y así el cielo proseguirá hasta llegar a la Duodécima Edad, que también es la Primera y las Diez Mil Cosas de materia y espíritu volverán a ser uno. O eso dicen los sutras. Pocos son en estos tiempos los que tienen la esperanza suficiente para creer.

Chi

Esta Rueda de las Edades se mueve por las interacciones del Yin y el Yang, representados por el divino Dragón de Ébano y la Divina Reina Escarlata. Incluso en la Quinta Edad las energías de la creación permean el mundo, fluyendo entre el Reino Medio y los Mundos del Yin y el Yang. Esta energía llamada Chi, atraviesa y rodea las Diez Mil Cosas. El Chi se encuentra en los mortales y es lo que les permite actuar y descansar. También se halla más concentrado en los cambiaformas (que lo denominan Gnosis), en los magos (Quintaesencia), en las hadas (con los nombres de Yugen o Glamour) y en el aspecto más oscuro, en los fantasmas (Phatos).

Los shen creen que esta energía tiene dos componentes. Está el Chi Yin, la energía oscura del caos, del reposo y del olvido definitivo. También está el Chi Yang, la energía dinámica de la dirección, el movimiento, la vida y el crecimiento. Los habitantes de los mundos espirituales suelen estar compuestos de uno de estos dos tipos, mientras que los seres del Reino Medio almacenan y emplean ambas para conservar el equilibrio. El Chi es una parte fundamental de todas las cosas ya que todas las cosas forman parte del Gran Ciclo.

Sin embargo, existe un tipo de shen que no emplea un Chi propio. Deben mantenerse robando el Chi de las demás criaturas, igual que un vampiro roba la sangre. Estas criaturas han sido conocidas de muchos modos a lo largo de los siglos, los Vástagos Orientales, que les temen, las denominan "Catayanos", por el nombre europeo de la antigua China. Catayano: un nombre útil y descriptivo, como "Cappadocio" o "Setita". De este modo, piensan los Vástagos, estos inescrutables seres se convierten en un vampiro más: una línea de sangre exótica, cierto, y muy alejada del árbol ancestral, pero hija de Caín al fin y al cabo. Y vuelven a equivocarse.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario