Paso 01: Concepto del Personaje (Chi, Dirección)

Edit

Ésta es la oportunidad perfecta para extender los horizontes interpretativos y, desde el comienzo, marcar a tu personaje como diferente. Por una parte, es totalmente posible tener un personaje cuya actitud básica difiera un poco de sus contemporáneos occidentales. El choque entre los Kuei-jin ancestros y sus súbditos de la Quinta Edad, a pesar de ser más suave que el producido en Occidente, no deja de afectar a la sociedad Catayana. Un empresario de Hong Kong o Tokio que despierte como un Muerto Famélico puede demostrar crueldad y avaricia como un Ventrue.

Por otra parte, el Reino Medio ofrece numerosas posibilidades para crear papeles y motivaciones nuevas. El concepto de personaje "estudiante" se hace mucho más interesante si éste se encontraba en la Plaza de Tiananmen durante la masacre. ¿Y qué tal un disidente político que fuera encarcelado y asesinado por criticar el estado? ¿O un pirata de Indochina? ¿Un guerrillero de doce años que muriera al servicio del Viet Cong o de los Jemeres Rojos? En muchas zonas del Reino Medio no existen los servicios sociales básicos y las libertades civiles que los occidentales dan por hechas y esta situación basta para cambiar totalmente la ambientación. 

Un granjero que muriera por malnutrición o un mendigo que falleciera en las calles se reirían del estilo de vida y de la retórica de los Brujah. No olvides tampoco que los Kuei-jin no son abrazados. Primero mueren y después regresan al mundo de los vivos. ¿Qué tipo de cosas hizo en vida que le convirtieran en candidato para el Segundo Aliento? ¿Qué espera conseguir ahora que ha regresado? ¿Desea cumplir con sus obligaciones y huir del Ciclo o planea sumergirse en el mundo material todo el tiempo que sea posible? Especialmente para los Kuei-jin jóvenes, el Segundo Aliento puede despertar todo tipo de preguntas y un gran resentimiento. Muchos novatos ven a los mandarines Catayanos, sus Dharmas y sus obligaciones sociales como reaccionarios, incluso anacrónicos. Aunque para evitar rendirse al P'o es necesario un cierto grado de disciplina mental, los Kuei-jin jóvenes prefieren los confines y las comodidades del mundo moderno. Los discursos de los ancianos sobre la corrupción Dhármica, los Reyes Yama y la Edad del Pesar suelen ser tachados de basura supersticiosa.

Equilibrio Chi

Las Virtudes Chi de un personaje pueden tener un gran impacto sobre el concepto del personaje. Los Kuei-jin se dividen a sí mismos en tres grandes categorías, dependiendo de la relación entre sus Virtudes Yin/Yang. Cuanto mayor es la diferencia entre ellas, más pronunciada será su personalidad. Seleccionar uno de estos aspectos puede guiarte en la asignación de las Virtudes Chi del personaje y darte alguna idea en la que basar su interpretación. Un Kuei-jin con una Virtud Chi inicial superior a su opuesta en dos o más círculos (por ejemplo Yang 5/ Ying 3) es considerado "en sintonía" con esa Virtud Chi en cuestión. Si la diferencia no es más que de un punto a lo sumo (por ejemplo Yang 4/ Yin 3) se considera Equilibrado.

Yin

Los vampiros con una alta puntuación en Yin disfrutan especialmente en la noche, a la luz de la luna y rodeados por los muertos. Son eficaces (algunos dirían que despiadados) pragmáticos (algunos dirían que insensibles) y contemplativos (algunos dirían que morbosos). Los demás Kuei-jin suelen referirse a ellos como "gusanos de ébano", aunque no en su presencia. Entre los Kuei-jin actúan como magistrados y enlaces con el Inframundo. También son asesinos habilidosos y nigromantes. Después de todo, ¿por qué no sumar unos cuantos cadáveres más al universo? Muchos vampiros Yin son atractivos de un modo sutil y descarnado, aunque suelen ser inquietantes y desconcertantes. Su piel es fría y su mirada gélida y pueden permanecer inmóviles durante largos periodos. Saben que no son humanos y no hacen mucho por ocultarlo. Hasta los demás vampiros les consideran crueles e insensibles; aunque los Kuei-jin son capaces de sumirse en furias dementes, son los Yin los que observan tranquilos cómo un enemigo agoniza lentamente sin siquiera parpadear.

• Debilidad: los vampiros Yin son vulnerables al elemento de la Madera, que representa al Yang. Pueden ser paralizados por estacas de madera a través del corazón, exactamente igual que a los Vástagos. Se necesitan los mismos tipos de tiradas y los efectos son idénticos.

Equilibrados

Se dice que los vampiros cuyas Virtudes Chi son iguales o similares poseen el aspecto del Equilibrio. Son igualmente luminosos y oscuros, están tanto vivos como muertos. En la sociedad Kuei-jin son los sabios, los errantes y los buscadores de la verdad. De todos los vampiros, son ellos los más interesados en el desarrollo interior y el control del yo. Los Kuei-jin que buscan el Equilibrio comprenden que no son totalmente humanos ni enteramente monstruosos. Ven su estado vampírico como el primer paso en un acertijo; igual que Buda podía buscar la iluminación solo cuando estaba adecuadamente centrado, en el vampirismo se han centrado entre los polos fundamentales de la existencia. De todos los vampiros, éstos son probablemente los que mejor asumen su condición, aunque también sean los más interesados en trascender este estado.

• Debilidad: los vampiros en Equilibrio deben mantener la armonía de su Chi en todo momento. Se les considerará temporalmente desequilibrados cada vez que sus cuerpos contengan dos o más puntos de un tipo de Chi sobre el opuesto. Mientras permanezcan en este estado, cualquier uso del Chi tendrá el potencial de provocar una reacción adversa.

Yang

Los "dragones escarlata" aún se aferran a la vida que dejaron. Los vampiros de orientación Yang están casi vivos y decididos a cruzar este puente de cualquier modo posible. Entre los Kuei-jin, los vampiros Yang actúan como cosechadores que se infiltran en la sociedad mortal para controlar al ganado y asegurarse de que todo se desarrolle adecuadamente. Su pasión, dirigida del modo apropiado, también les convierte en feroces guerreros. Los vampiros Yang tiene un aspecto mucho más humano que los Yin. Su piel es más cálida y a menudo llega a tener color, a veces parecen respirar. Suelen disfrutar de placeres mortales, como la comida, la bebida y el sexo. El hecho de que no puedan gozar de estas cosas tan plenamente como los mortales es una continua fuente de frustración. Los vampiros Yang suelen recibir las burlas de los Yin por su añoranza de la vida. Son ellos los que más a menudo ven su estado como una maldición o un castigo kármico. Irónicamente, los vampiros Yang con altas puntuaciones de P'o están entre los depredadores más salvajes del Reino Medio, ya que ansían de forma despiadada hacerse un hueco entre los mortales.

• Debilidad: un vampiro Yang es vulnerable al metal, el elemento del Yin. Una espada o un pincho metálico que atraviese su corazón altera su equilibrio Chi e induce al parálisis, igual que las estacas de madera hacen con los Vástagos. Las balas, las flechas con punta de metal y otros elementos similares no tienen este efecto: es necesario empalar con un arma de al menos treinta centímetros de longitud.

Dirección

Los Kuei-jin de Edades anteriores estaban clasificados de acuerdo con el papel que creían tener en la sociedad. Tras la iniciación del Kuei-jin en la Corte, se hacía todo lo posible para descubrir el momento astrológico exacto en el que se había levantado de entre los muertos. Con esta información los ancianos asignaban una dirección al discípulo, una sintonía astrológica hacia uno de los puntos cardinales de la brújula. Esta dirección supuestamente guiaba muchos aspectos de la no vida del vampiro y de sus responsabilidades. La dirección aún se honra en el Quincunx, aunque en otras partes tiene menos importancia. La dirección de un vampiro no es una guía absoluta de deberes, sino una leve sugerencia. Lo seriamente que se atenga a estas prescripciones depende del vampiro, de su wu y de los Ancestros involucrados. A pesar de todo, la sociedad Kuei-jin tiene una fuente inclinación supersticiosa, de modo que los Ancianos suelen asumir que un vampiro se comportará de un modo adecuado para su dirección.

Esta característica corresponde con el equilibrio del Yin y el Yang; esto quiere decir que los vampiros con un Yin elevado serán considerados del norte o del oeste, mientras que los de un Yang alto serán considerados de las direcciones sur o este. Esta clasificación no siempre es cierta, especialmente en la turbulenta Quinta Edad y puede ser interesante interpretar a un vampiro cuyo equilibrio y dirección estén en conflicto (por ejemplo, un vampiro dl Yin que le guste frecuentar clubes nocturnos, o uno Yang que prefiera expresar su soledad). Los colores y números de la suerte son tradicionales y no sirven más que para amenizar la interpretación. En muchas zonas los vampiros visten ropas o se adornan con tatuajes apropiados a su dirección. Por tanto, un vampiro en sintonía con el sur podría tener siete tatuajes de fénix grabados con tinta roja, vestir una camisa o un sombrero de ese color, o incluso teñirse el cabello.

• Norte: los vampiros del norte suelen ser considerados fríos, lógicos, justos e insensibles. Suelen estar en sintonía con el Yin, aunque no siempre es así. Los vampiros del norte suelen encargarse del mantenimiento de las tradiciones de los Kuei-jin y de juzgar a aquellos que las transgreden. Actúan como magistrados y jueces para los suyos, investigando y arbitrando disputas; pobre del mortal o del shen que viole las leyes del norte. Su color es el negro y su número el 6.

-Naturalezas comunes: Director, Fanático, Hosco, Juez, Tradicionalista.

• Oeste: los vampiros del Oeste, o así dicen los sabios, mantienen lazos con los muertos y los mundos del más allá. Hasta los demás Catayanos les consideran extraños alienígenas. Su misión es cumplir los dictados de los mandarines, lo que hacen con despiadada precisión. También es su responsabilidad interpretar y cumplir los deseos de los espíritus en el Reino Medio. Estos Kuei-jin suelen ser ejecutores o castigadores, pero también operan como hechiceros y mensajeros. Su color es el blanco y su numero el 9.

-Naturalezas comunes: Autista, Conformista, Pervertido, Solitario, Superviviente.

• Centro: los vampiros en el centro del Gran Ciclo son, metafóricamente hablando, el alma de sus sociedades. Exploran sus propias naturalezas y ayudan a los demás a encontrar un lugar en el gran tapiz del universo. Los vampiros del centro suelen ayudar a los nuevos Kuei-jin a adaptarse a la sociedad, aunque algunos se retiran, prefiriendo búsquedas personales en la naturaleza o en los mundos espirituales. Su color es el amarillo y su número el 5.

-Naturalezas comunes: Bufón, Mártir, Pervertido, Solitario, Visionario.

• Este: los vampiros de aspecto este son los "cosechadores", la casta granjera de los Kuei-jin. Su responsabilidad es moverse de noche entre los rebaños mortales, asegurándose de que todo esté en armonía. De todos los vampiros, los del este tienden a ser los más cómodos entre su antigua especie, lo que les permite guiar (o manipular) a los mortales "por su propio bien". También son los que tratarán de regresar a sus antiguas vidas, normalmente con resultados trágicos. Su color es el azul y su número el 8.

-Naturalezas comunes: Arquitecto, Confabulador, Protector, Vividor.

• Sur: los vampiros del sur son los dinamos que mantienen en movimiento la Rueda de las Edades. Siempre cambiantes, nunca previsibles, estas criaturas suelen verse enfrentadas con los miembros más tradicionales de la sociedad. Aunque sus compañeros suelen considerarlos insufribles, se tolera a estos Catayanos por sus formidables intelectos y sus capacidades de lucha. Son los líderes de los Kuei-jin, los creadores y destructores. El temperamento de los "fénix" suele meterles en problemas, aunque también les sirve para sobrevivir a ellos. Su color es el rojo y su número el 7.

-Naturalezas comunes: Bizarro, Bravucón, Mártir, Rebelde, Visionario.

Dharma


Un Kuei-jin comienza el juego con una puntuación de 1 en uno de los Cinco Dharmas. Este Dharma guiará al personaje en su no vida y le proporcionará un marco o referencia para su avance espiritual. Elige uno que concuerde con tu personaje (o, para una interpretación interesante, uno que no tenga nada que ver).

Naturaleza y Conducta

Igual que los Vástagos, los Kuei-jin escogen una Naturaleza y una Conducta. Sin embargo, los Kuei-jin disponen de dos Naturalezas.

La primera, la del Hun, se elige de la misma lista empleada por los vampiros occidentales; la Naturaleza Hun delinea la personalidad "normal" del personaje. Su dirección (ver más arriba) es una buena guía del tipo de Naturaleza que podría ser apropiada.

La segunda, la del P'o, se elige entre la lista de Arquetipos P'o (detallada más adelante). Se trata de la personalidad del Demonio del personaje (lo que los Kin-jin denominan Bestia). Para los Catayanos, el P'o no es un destructor salvaje, o al menos no siempre. Se trata de un adversario astuto que trata de tentar, engañar y obligar al vampiro a alejarse de la senda de su Dharma. Los jugadores deben elegir Arquetipos P'o que complementen tanto la Naturaleza Hun como las circunstancias de su vida y de su muerte.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario