Hong Kong: La Corte de la Llama

Edit

Hong Kong es una bomba de relojería con seis millones de componentes, y el Quincunx y sus soldados piensan hacerla estallar lo antes posible. Durante más de 150 años la Corte de la Llama ha estado desorganizada, secuestrada por la autoridad y por los Vástagos de Occidente. Durante esta época la ciudad se ha convertido en un gigante empresarial, vendiendo desde tierras y lujos modernos hasta el viejo opio de siempre.

Aunque la población mortal lucha por preservar sus fortunas sin saber lo que los chinos podrán hacer al día siguiente, los Kuei-jin ya tuenen en marcha un plan para recuperar la Corte caída y arrebatársela a los invasores. La reconquista de Hong Kong marcará el despertar del Quincunx y el fin de la presencia extranjera... o eso esperan las Cinco Cortes Augustas.

La Corte de la Llama de Hong Kong

El Quincunx vigila con ojo avizor esta ciudad al sur, y por una buena razón. La devolución de Hong Kong de manos inglesas al gobierno chino proporciona a las Cinco Augustas Cortes la excusa perfecta para aplastar a los Vástagos gaijin chupasangres (y no sólo a los que viven en Hong Kong). Los Kuei-jin leales al Quincunx trabajan fervientemente para reconstruir la estructura de la Corte de la Llama. Los Catayanos involucrados en el proyecto llegan hasta el punto de hablar, actuar e interactuar unos con otros (y especialmente con los shen y los pocos Vástagos de otras ciudades) como si la restauración fuera fait accompli. Los Kuei-jin hacen esto en parte por fidelidad a la postura de las Cinco Augustas Cortes, pero principalmente por su interpretación específica del Camino de la Propiedad: lo que ha de venir debe ser tratado como si hubiera existido siempre.

Es para este fin que los wu de la "Corte de la Llama" erradican sin misericordia los numerosos núcleos de población Cainita esparcidos por la claustrofóbica ciudad. Convencidos de su triunfo inevitable, los Kuei-jin del Torbellino Victorioso dan caza a la red de Vástagos que se concentra en torno a la persona de Oliver Thrace, el famoso mago Tremere. La oposición al Torbellino Victorioso existe en la figura de los Demonios Justos de Kowloon, una secta de Kuei-jin que disfrutaba de una pacífica coexistencia con el antiguo "Taipan" Ventrue Robert Pedder durante el gobierno británico del territorio. El Otorgado Ancestro, hablando en nombre del Quincunx, tacha a los Demonios Justos como un insolente puñado de colaboracionistas y oportunistas. Se ha extendido un rumor que dice que el Quincunx está considerando la idea de declarar akuma a los Demonios, lo que legitimaría de facto a los miembros del Torbellino Victorioso como los arquitectos dignos para la restauración de la Corte de la Llama. Pero por supuesto, esto sólo es un rumor.

Los wu leales a las Cinco Augustas Cortes también tienen altercados con los hengeyokai de la región. La realidad del gobierno mortal británico y la división de Hong Kong en cantones de Vástagos y Kuei-jin dejaron desprotegidos numerosos Nidos de Dragón en la ciudad y en la región circundante, presas fáciles para cualquiera interesado en ellos. En consecuencia, varios grupos de cambiaformas lograron hacerse con el control de varios de estos nodos de energía. La política respecto a los shen durante el gobierno británico hacía dudosas las posibilidades de que se produjeran ataques directos; con la devolución de Hong Kong al gobierno chino, algunos wu tradicionalistas están intensificando los ataques frontales contra los lugares disputados.

Aún así, todas estas intrigas constituyen sólo la primera fase del programa global de la Corte de la Llama. La victoria definitiva abarca unas metas mucho mayores. En estos últimos años, los representantes de la Corte, con la bendición del Quincunx, han estado viajando a ultramar en dirección a las principales ciudades occidentales. Estos heterogéneos wu, conocidos colectivamente como las Cenizas del Fénix, erigen y manipulan bases de poder entre los numerosos Barrios Chinos y otras poblaciones asiáticas de Europa y Norteamérica. Estos Catayanos representan la primera oleada de un movimiento ofensivo a escala global.

Este movimiento, llamado el Gran Salto Hacia Afuera, supone un golpe masivo contra los principales centros de concentración Cainita. Una vez el Quincunx haya recuperado el dominio absoluto sobre Hong Kong y erradicado a todos los Vástagos de la ciudad, las Cenizas planean infligir un golpe demoledor sobre varios príncipes Cainitas del hemisferio occidental como venganza por todas las humillaciones sufridas durante la anterior era de libertinaje extranjero en Hong Kong. Idealmente, la localización y destrucción de Vástagos como Robert Pedder y Thomas Wyncham (el miembro del Círculo Interior Tremere ostensiblemente "a cargo" de Asia) proporcionarían a las Cenizas y al Quincunx inenarrables cantidades de munición simbólica, y así, apoyo tangible procedente de todo el Reino Medio.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario