Parte 03: El Cierre y la Humillación

Edit

El gobierno mongol se atrofió y fue derrocado a mediados del siglo XIV por los Ming, una Dinastía de origen campesino que se convirtió en una de las más despóticas. La capital había sido desplazada a Pekín en mitad del gobierno mongol y toda la atención del país se había vuelto hacia el interior, reduciendo los contactos y el comercio con ultramar.

Durante esta época, muchos de los ancestros más venerables dejaron sus Cortes y se retiraron de la civilización. El viaje entre el Reino Medio y los mundos espirituales se hizo aún más difícil; en algunas zonas la Muralla era casi impenetrable e incluso los Ancestros más iluminados se veían obligados a cometer atrocidades para obtener el Chi que necesitaban. Cada vez más Kuei-jin recibían el Segundo Aliento, aunque también eran más violentos: los estallidos de los chih-mei y los akuma amenazaban tanto a los Kuei-jin como a los mortales.

El peor golpe llegó cuando la investigación de un mandarín reveló que el Ancestro de Changan y muchas de las luminarias de la Corte de Jade eran realmente akuma al servicio de la Reina Yama Tou Mu. En una gran batalla que involucró a mercenarios de las Cortes del Dragón Celeste y a dos hengeyokai tigre, la Corte de Jade fue saqueada y sus reliquias entregadas a los Kuei-jin de Shaolin. En el Monasterio, los bodhisattvas anotaban con pesar la llegada de la Quinta Edad.

La Dinastía Qing remplazó a la Ming, y fue durante este período cuando las potencias occidentales se reafirmaron dentro de una China débil. El comercio era la principal fuente de contacto entre Oriente y Occidente y la escasa habilidad negociadora de los Qing permitió a los europeos asentarse aún más en el país por medios ilegales, especialmente mediante el contrabando de opio. La respuesta de los Qing a estas actividades, especialmente la quema de toda la droga extranjera en el puerto de Cantón, precipitó la Guerra del Opio de 1839-42. El Tratado de Nanjing obligó a los derrotados Qing a ceder Hong Kong a Inglaterra para su uso como instalación portuaria, a abrir otros puertos de comercio y a aceptar el concepto de extraterritorialidad. Esta última concesión eximía a los extranjeros que vivían en China de someterse a sus leyes, por lo que solo tenían que responder ante las cortes consulares.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario