Parte 04: El Siglo Moderno

Edit

La impotencia Qing fue exacerbada durante el siglo XIX y comienzos del XX. La Guerra Anglo-Francesa de 1856-60 resultó en una Pekín ocupada y totalmente abierta a su uso por las potencias occidentales como centro de comercio. Los Kuei-jin en posiciones gubernamentales eran incapaces de detener los golpes, por lo que se concentraron con tratar de controlar la hemorragia Kuei-jin del destrozado Quincunx. Como respuesta, algunos Catayanos poderosos fomentaron la rebelión en las provincias del norte contra las influencias occidental y japonesa, saboteando los ferrocarriles y buscando apoyos para su emperador derrotado.

Tras varias décadas de lucha interna, el emperador Qing abdicó en 1911. El día de Año Nuevo de 1912 se formó la República China, marcando el fin de 3.000 años de gobiernos dinásticos. Los primeros años de inestabilidad, hábilmente explotados por los occidentales, terminaron en 1823 con la llegada de Chiang Kai-shek y el Kuomintang, un partido político nacionalista apoyado por los comunistas rusos.

El KMT gobernó China durante más de una década hasta 1937, cuando los japoneses invadieron Manchuria durante la Segunda Guerra Mundial. Los Kuei-jin japoneses seguían el rastro de sus fuerzas victoriosas y se alimentaban de las ciudades destrozadas, siempre en los límites del exterminio. La Corte de Carne de Shanghái fue aislada del Quincunx y sometida a una brutal ocupación y a una guerra que sigue aún hoy en día. Mientras los jina y los mandarines luchaban contra los invasores japoneses, muchos discípulos chinos habían seguido a Mao Zedong en su Larga Marcha de 1934-35. Estos Catayanos apelaban a sus primos a lo largo de la frontera noroeste de China para que les ayudaran en la guerra de Shanghái, pero no obtuvieron respuesta de la Corte de Hueso.

El futuro de las Cinco Cortes Augustas es incierto. La invasión de la Corte de la Llama está en marcha, pero la victoria no está ni mucho menos garantizada. La guerra en la Corte de la Carne de Shanghái se ha extendido a toda la costa este de China y muchos mandarines temen que le conflicto se traslade al interior y destruya los lugares sagrados de los Kuei-jin. La Corte de Sangre de Pekín, durante mucho tiempo consideraba el trono de la autoridad del Quincunx, teme que la occidentalización fomente la llegada de más Vástagos. La Corte de Jade en el monasterio Shaolin, compuesta enteramente por ascetas, se relaciona un poco con estos asuntos, mostrando un silencio que los demás asumen como de desaprobación. La Corte de Hueso apoya el renacimiento del Quincunx, pero últimamente ha estado más preocupada con los intentos de recuperar los lugares sagrados de Meru, un plan que los Kuei-jin de todo el Reino Medio consideran egoísta y peligroso.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario