Shen: Los Otros Caminantes Espirituales

Edit

La composición sobrenatural del Reino Medio difiere de la del Mundo de Tinieblas occidental, o al menos sus habitantes la perciben de un modo distinto. Las categorizaciones (vampiro, cambiaformas, fantasma, etc.) que dividen a las criaturas sobrenaturales de Occidente no son tan importantes en Oriente. Todas estas entidades son consideradas shen (espíritus) de uno u otro tipo. Un Catayano demuestra su naturaleza espiritual poseyendo un cadáver, mientras que un cambiaformas lo hace mediante su habilidad para transformarse y caminar por los mundos espirituales. En esta sección se describe a los habitantes místicos con los que los Kuei-jin comparten las noches del Reino Medio. Desde los salvajes hengeyokai hasta los espíritus de los Mundos del Yin y el Yang, aquí se describen lo que queda de las Cortes de la Augusta Personalidad. También se proporcionan algunos ejemplos de Artefactos de las anteriores Edades, objetos a los que cualquier Kuei-jin emprendedor puede encontrar utilidad.

Los Kuei-jin comparten el Reino Medio con otras muchas entidades sobrenaturales, denominadas en su conjunto shen. El término implica una unidad, una especie de familiaridad, lo que es verdad hasta cierto punto si se compara con la situación en Occidente. 

Aunque un cambiaformas desprecie a un Kuei-jin por tratarse de una vergüenza encarnada, o aunque le ataque si sus objetivos se enfrentan, no es muy probable que le considere una abominación. Según los Sutras de la Sangre, todos los shen tenían funciones que cumplir en las primeras Edades, y a ello dedicaban su energía. Mientras los Wan Xian supervisaban el flujo de energía, los hengeyokai servían a los celestiales como guardianes y espías. Mientras los fantasmas cuidaban a sus familiares vivos, las hadas preservaban la esencia sublime de lo desconocido y los hechiceros mantenían en marcha la Rueda de la Fortuna. A medida que la Cuarta Edad progresaba, los diversos shen olvidaron sus obligaciones y fueron expulsados de sus puestos. Ahora, en la Quinta Edad, pocos son los que recuerdan sus responsabilidades kármicas. Importa poco, ya que los propios espíritus pugnan como miserables señores en ausencia de los dioses y los dragones.

Algunos shen compiten con los Kuei-jin por el Chi menguante del Reino Medio: los cambiaformas hengeyokai, las hadas de los bosques y otras criaturas. Los Catayanos también tienen que enfrentarse a los planes de los Despertados, que con su mera voluntad son capaces de reformar la misma naturaleza de las Diez Mil Cosas. Además, los Kuei-jin suelen relacionarse (o guerrear) con todo tipo de espíritus, desde los fantasmas cargados de Yin del Reino de Jade hasta las Pesadillas del Reino de los Espíritus Luchadores.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario