Violencia

Edit

El mundo se mueve inexorable hacia la Edad del Pesar. Se trata de tiempos turbulentos y la violencia está extendida por todas partes, ya que los desesperados se vuelven contra su entorno en un intento de dejar su huella y justificar su existencia. Los Catayanos no son ajenos al espanto y a la atrocidad, desde luego.

Tú, como Narrador, puedes usar esta carnicería para ilustrar el horror del mundo de los Kuei-jin. No es probable que un grupo de jugadores pueda sentirse repelido por un simple cadáver, de modo que deberás romper sus estereotipos. No encontrarán un simple cadáver, sino uno destripado y cubierto de vísceras. La cabeza ha desaparecido (¿puede ser eso que se ve en ese callejón?) y por todas partes hay trozos arrancados de carne. Los miembros están amoratados junto al charco de sangre que es el cuerpo. Destrozado, el torso descansa en un ángulo imposible junto a la pared. Cada metro cuadrado del cataclismo de Oriente exuda esta violencia, por lo que no será nada fácil sustraerse de ella.

Ni siquiera tiene por qué ser desagradable para aterrorizar. Es posible que un poderoso tong haya reclamada una zona como propia y que la gente que se opone a él... desaparezca. O quizá los personajes logren acorralar a un Kuei-jin especialmente peligroso en su guarida y un fétido hedor de carne putrefacta les indique el destino de sus víctimas. Cualquier cosa que produzca desagrado en los personajes (y hasta cierto punto, en los jugadores), será apropiada para el Mundo de Tinieblas oriental. Además, la violencia debería ser una amenaza muy real que esperará al doblar la esquina o que aguardará bajo las alcantarillas. Después de todo, los Kuei-jin no se convierten en Ancestros mediante la simple complacencia; saben que la catástrofe les aguarda, y hacen todo lo posible por evitarla o por superarla en combate.

Considera también el uso de la violencia como un elemento dramático. Por ejemplo, imagina que el wu de los personajes necesita consultar con un bodhisattva terriblemente poderoso del Tigre Diablo. Entran en su sanctum y se encuentran el suelo lleno de cadáveres desangrados de bebés y niños (el Ancestro disfruta de su alegre inocencia... la saborea). Cuanto más se adentran los personajes en las entrañas del refugio subterráneo van comprobando que los cadáveres cada vez están menos completos. Su camino lo marcan trozos de cadáveres imposibles de identificar. Al otro lado del gran arco en el que termina este horrendo túnel se encuentra... un invernadero lleno de orquídeas. Al parecer, el anciano no quiere contaminar su espacio personal con la carroña. La repentina ausencia de violencia creará una imagen vívida en los jugadores, convirtiendo su encuentro con el bodhisattva en un memorable oasis de sangre.

Responsabilidad

Estirpe de Oriente no es más que un juego. Como tal, los conceptos que trata son ideas creadas con el fin de entretenerse exclusivamente en la mesa. No eres un Kuei-jin y las cosas que tu personaje haga durante la partida deben quedarse ahí. Cuando termines, márchate y sigue con tu vida normal. La violencia no es algo con lo que se deba jugar.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario