Nivel 06 - El Beso de Láquesis

Edit
Los Verdaderos Brujah con este poder consiguen un dominio limitado sobre la edad física de los objetos y las personas. Es una acción trivial acelerar el tiempo envejeciendo un objetivo décadas o incluso siglos en un parpadeo. Sin embargo, es más difícil absorber una entropía establecida, disminuyendo el tiempo transcurrido sobre un objetivo. Este poder no provoca una marcha atrás en el tiempo, simplemente revierte o acelera los efectos del tiempo en términos de poner y quitar. Además, un objetivo no puede revertir a un estado anterior o incompleto a su creación. Para los objetos inanimados éste el momento en que fue fabricado. Para los seres vivos es o bien la madurez o el momento de su nacimiento (o su equivalente). Para los no muertos y cadáveres es el momento de la muerte.
Sistema: Para que el vampiro envejezca a un objetivo, el jugador gasta dos puntos de sangre y tira Manipulación + Ocultismo. La dificultad es igual a la verdadera edad física del objetivo en décadas o su edad física efectiva en el caso de que el objetivo haya envejecido antinaturalmente, como por ejemplo mediante el uso de este poder. Esta dificultad no puede ser superior a 10 ni inferior a 4. El vampiro toca al objetivo y se concentra durante un turno. Si así lo desea el toque puede ser muy breve mientras se concentre después, de esta forma el vampiro puede golpear a un enemigo e invocar el poder con acciones múltiples. El Cainita puede envejecer a un objetivo hasta un máximo de años determinado por el número de éxitos, aunque puede decidir voluntariamente aplicar un efecto menor. El Narrador es el árbitro final de los efectos del tiempo sobre el objetivo, pero los seres vivos envejecidos más allá del curso natural de su vida perecen rápidamente.

1 éxito hasta un año.
2 éxitos hasta cinco años.
3 éxitos hasta diez años.
4 éxitos hasta cincuenta años.
5 éxitos hasta cien años.
6+ éxitos hasta cien años adicionales por cada éxito por encima de cinco.


Revertir los efectos del tiempo requiere un esfuerzo mayor, incrementando la dificultad de la tirada de activación en +1. Además el vampiro sufre un nivel de daño letal no absorbible por cada éxito que el jugador decide aplicar. Como se ha citado, los objetos no pueden revertir a un estado anterior o incompleto a su formación. Una moneda de plata puede perder su óxido y mostrar un aspecto como si estuviera recién acuñada, pero no se convertirá en un montón de plata sin forma. De la misma manera, aunque un adulto puede regresar a su madurez, o un niño puede convertirse en un recién nacido, no podría regresar a ningún estado previo a su nacimiento. Además, este poder no cura los daños causados por el paso del tiempo. Un niño con el brazo amputado se convertirá en un bebé con el brazo amputado pero no recuperará el brazo perdido, y una espada rota seguirá rota aunque parezca haber sido forjada el día anterior. Esta aplicación física no afecta a las propiedades místicas ni a la mente del objetivo. Los seres vivos retienen todos sus recuerdos y trastornos, si le son aplicables. Un vampiro que regresa al momento de su Abrazo, sigue siendo un vampiro, no un cadáver inanimado y el Cainita revertido conserva el conocimiento de todas sus Disciplinas y todos los beneficios de Generación proporcionados por la diablerie. Sin embargo, un vampiro suficientemente envejecido pierde cualquier señal de diablerie de su aura y palidece considerablemente.
Beso de Láquesis (Edad Oscura Vampiro 20 aniversario)

Los Verdaderos Brujah con este Poder obtienen un dominio limitado sobre la edad física de los objetos e individuos. Al gobernar la habilidad para acelerar el proceso de envejecimiento o destejer la entropía y aligerar la opresión del tiempo, el vampiro puede hacer madurar o hacer retroceder décadas o incluso siglos al objetivo en un abrir y cerrar de ojos.
Sistema: El vampiro toca brevemente al objetivo y se concentra durante un turno. El jugador gasta dos puntos de Sangre y tira Manipulación + Ocultismo (dificultad 4 + la Resistencia del objetivo o la puntuación aplicable para un objeto + 4). El Cainita puede incrementar o reducir (a su elección) la edad de un objetivo en una cantidad de tiempo que depende de sus éxitos. Este Poder no puede modificar o revisar la historia; su único dominio yace en revertir o acelerar los efectos del tiempo en relación al desgaste. No necesita usar todo el efecto; por ejemplo, con cinco éxitos, puede optar por envejecer a la víctima seis meses en lugar de todo un siglo, si lo desea. Cada éxito que el jugador escoja aplicar se tira de nuevo como daño letal o absorbible contra el vampiro (la dificultad es igual a la puntuación de Temporis del vampiro).

1 éxito Una semana.
2 éxitos Un mes.
3 éxitos Un año.
4 éxitos Una década.
5 éxitos Un siglo.
6+ éxitos Un siglo por cada éxito por encima de 5.


Los vampiros pierden un punto de Sangre por día de envejecimiento acelerado que sufran, lo que normalmente provoca un Frenesí por cualquier resultado por debajo de tres éxitos y el Letargo si pierden toda su Vitae. Los seres vivos comienzan a marchitarse y morir de hambre; habitualmente perecen por deshidratación tras tres días o más (tras el tercer día, los seres vivos pierden un punto de Resistencia por día hasta que mueren). Los efectos sobre los objetos no vivos quedan a discreción del Narrador; aun así, muchos compuestos orgánicos se descomponen rápidamente en un día o una semana, mientras que ciertos metales podrían oxidarse y volverse cada vez más quebradizos con el tiempo. Deshilar el tejido del tiempo suele tener un efecto similar, pero los objetos no pueden retornar a un estado anterior o incompleto antes del punto en el que fueron ensamblados. Un anillo de oro puede parecer recién creado, pero no revertirá a un nódulo de metal en bruto. Igualmente, un ser vivo puede revertir, como mucho, hasta el momento de su nacimiento (o su equivalente), pero no a un estado prenatal. Un amputado no regenerará un miembro perdido, ni una espada rota se convertirá en nada salvo en fragmentos recién forjados. Este Poder no puede cambiar las propiedades mentales o místicas de un objeto o una persona. Los seres conscientes retienen todos sus recuerdos y cualquier Trastorno que posean. El estado corpóreo de un vampiro no revertirá a un punto anterior al Abrazo. Aunque su edad se incremente o mengüe, retiene todas las Disciplinas y mantiene cualquier cambio de Generación mediante Diablerie. Si envejece lo suficiente, un vampiro perderá cualquier marca de Diablerie en su alma, mientras que su piel palidecerá de forma permanente. Puede incluso empezar a demostrar un hambre voraz por su propia gente.
Controlar Envejecimiento (Turbios Secretos de la Mano Negra)

El vampiro puede acelerar y ralentizar el proceso de envejecimiento. Para ello, debe estar en contacto físico con el blanco, y sólo puede afectar a una persona u objeto a la vez.
Sistema: Tira Resistencia + Ocultismo (dificul­tad equivalente a la Fuerza de Voluntad del sujeto, o 6 para objetos inanimados). Por cada éxito, el personaje puede sumar o restar 10 años a la edad de su víctima. El poder sólo puede usarse una vez por escena sobre la misma persona , pero los objetos pueden ser afectados tantas veces como desee el personaje. Los vampiros afectados por este poder pueden volverse incapaces de alimentarse con sangre de animal o incluso humana.

1 éxito Un turno.
2 éxitos Un minuto.
3 éxitos Diez minutos.
4 éxitos Una hora.
5 éxitos Un día. 
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario