Bratovitch

Edit
La familia Bratovitch es en parte un enigma. Hace mucho tiempo, estos aparecidos eran considerados nobles, y sus guerreros luchaban en nombre del clan Tzimisce en numerosos conflictos. Mientras los cazadores y soldados Bratovitch luchaban al lado de sus amos, sus familias eran arrestadas por practicar las artes oscuras y morían en prisión. Su número se redujo, y los miembros supervivientes de la antaño orgullosa familia Bratovitch se vieron obligados a rebuscar en los despojos y mendigar alimento en las aldeas cercanas.

Poco después de la Convención de Thorns, ya fuera deliberadamente o por necesidad, la familia Bratovitch abandonó sus vastas posesiones, que en gran parte habían sido destruidas o habían pasado a manos de sus rivales. Durante un tiempo, los Bratovich se convirtieron en un recuerdo lejano. Muchos de sus rivales creían que se habían extinguido, o que habían seguido a los Demonios a lugares desconocidos, junto con las familias Grimaldi, Obertus y Zantosa para servir al recién formado Sabbat. Los registros históricos parecen apoyar esta teoría, pero hasta finales del siglo XVII no vuelve a haber ninguna mención de los Bratovitch en Europa. Entonces, a principios del siglo XVIII, varios miembros de la familia Bratovitch aparecen en el listado de un barco junto con docenas de mercaderes, comerciantes y soldados que se dirigían hacia las Indias Occidentales. Los detalles de cuándo y cómo la familia Bratovitch llegó a las costas de América se han perdido para la historia, y pocos vampiros se preocupan demasiado por saber cómo sobrevivieron. Sin embargo, los ancianos de la familia hablan del terrible sufrimiento que soportaron a bordo de galeones como el Lonely Dove, y de la infame riqueza que ganaron mediante la piratería y el corso.

Aunque no ha podido confirmarse, posiblemente los Bratovitch se separaron de sus amos durante un tiempo, y como resultado los vínculos de lealtad se debilitaron. Algunos Demonios afirman que ésta es la razón por la que los Bratovitch no son tan leales ni pueden ser controlados como antes, porque tan pronto como la relación entre soberano y vasallo se rompió, la familia decidió forjar un nuevo destino al margen de los no muertos.

Aunque es imposible conocer los detalles precisos de la relación entre el clan Tzimisce y la familia Bratovitch, se asume que finalmente los Demonios consiguieron restaurar sus vínculos con sus criaturas, e intentaron enseñar a los miembros más jóvenes de la familia el arte de la Vicisitud. A pesar de cualquier rencor que pudieran haber guardado, los Bratovitch trabajaron esforzadamente para los Demonios para establecer nuevas fortalezas en las zonas rurales de América que se parecían a sus hogares ancestrales.

Cualquier tesoro que sus antepasados consiguieron robar hace tiempo, se gastó comprando terrenos y construyendo mansiones que desde entonces han caído en la ruina. A menudo los miembros de la familia dependen de la generosidad de los Demonios para continuar sirviéndolos, y los recursos que el clan Tzimisce puede proporcionar varían enormemente dependiendo de dónde se encuentran las propiedades de la familia y a qué amo sirven.

La verdad es que sin el apoyo y la cuidadosa vigilancia de los Demonios los Bratovitch a menudo se vuelven tan desesperados que rápidamente caen en la depravación. Algunos aparecidos se han visto obligados a vender sus sabuesos de guerra a otros Cainitas, mientras que otros elaboran y venden caballo, cristal o heroína. Sin embargo, la mayoría de los Bratovitch prefieren recurrir a crímenes mezquinos como el robo o contraer deudas con el crimen organizado para evitar vivir en la miseria.

La familia Bratovitch suele vivir en zonas rurales y aisladas, lejos de los ojos vigilantes de vampiros y mortales. Durante más de dos siglos han vivido en mansiones decadentes llenas de chatarra y basura. Retratos rotos, antigüedades arruinadas y vehículos oxidados a menudo comparten espacio con televisores en blanco y negro, neveras medio llenas con comida podrida y teléfonos móviles manchados de sangre. Sin embargo, muchos aparecidos Bratovitch mantienen una tenue conexión con el mundo exterior, aunque la mayoría de sus miembros han olvidado lo que significa ser humano.

A pesar de su reputación como paletos retrasados, sus enemigos a menudo se sorprenden al descubrir que no son lo que parecen. La familia es conocida entre otros aparecidos por su sentido del humor y su gusto por las bromas crueles y prácticas. Sin embargo, en lo que concierne a la familia Bratovitch, realmente son individuos astutos y saben muy bien lo que los demás piensan de ellos. De hecho, un número cada vez mayor de jóvenes están planeando eliminar las infamias que han manchado el nombre de la familia durante demasiado tiempo, demostrando su valor al clan de sus amos, a la secta y a los demás.

Actualmente la familia Bratovitch se dedica principalmente a cazar Lupinos problemáticos, sembrar el caos entre las autoridades locales o asesinar objetivos ocasionales para el Sabbat. Durante el día se dedican a criar perros feroces, cumplir las órdenes de sus amos e intentar mejorar su suerte por cualquier medio que consideren necesario. Intentan constantemente mejorarse a sí mismos; este deseo se traduce por lo general en excesivas modificaciones corporales por medio de la Vicisitud y el canibalismo sobre enemigos caídos para conseguir algo de fuerza. Algunos se dedican a oscuros rituales, intentando encontrar una forma de absorber parte del poder de sus adversarios Lupinos.

Apariencia: La reputación inhumana de la familia a menudo se refleja en su aspecto. Los que se ven obligados a vivir en el aislamiento pueden llevar vestidos remendados, ropa robada y lucir largas barbas; los que tienen mejores actitudes sociales intentan encajar lo mejor que pueden. Sin embargo, por lo general el sentido del estilo en la familia suele ser anticuado, incluso Eduardiano. El moldeado de la carne es infrecuente, pero cuando un aparecido modifica su cuerpo, habitualmente lo hace por motivos estéticos o prácticos.

Creación del personaje: Habitualmente los Atributos Físicos y Mentales son los Primarios; las Técnicas y Talentos son igual de valorados. Cuando elijas su Naturaleza y Conducta, considera el grado de aislamiento del personaje, y si le queda Humanidad o no. Por ejemplo, un Bratovich con Naturaleza: Monstruo y Conducta: Solitario tendría dificultades para socializar. Los Criados en forma de animales alterados también son frecuentes: perros y aves de rapiña son las elecciones más populares. Los personajes Bratovitch serán probablemente jóvenes ghouls que quieren echarle un vistazo al mundo real. Tienden a ser monstruos perversos y brutales que se deleitan en la tortura, la auto humillación y extraños "jueguecitos". Tienen poca sutileza, y por lo general no les interesa la política, aparte de las luchas por el poder en su propia familia. Vivir demasiado tiempo entre los humanos no sienta bien a los Bratovitch y, si alguno lo hace, suele pasarlo mal al volver a casa. Algunos Bratovitch dejan el hogar para emprender prolongadas cacerías de Lupinos, pero muy pocos de ellos vuelven con éxito... Si es que vuelven. La Humanidad es algo con lo que los Bratovitch están muy poco familiarizados. Todos siguen diversas Sendas de Iluminación, aunque no hay alguna que sea predominante. Naturalmente, como Aparecidos, no pueden alcanzar el pináculo de la iluminación vampírica. Pero los Bratovitch no se preocupan demasiado por la iluminación... al fin y al cabo, las reglas están hechas para romperlas.

Disciplinas: Animalismo, Fortaleza, Vicisitud (en V20 fue reemplazada la Potencia por la Fortaleza).

Debilidad: La ferocidad de la familia Bratovitch es casi tan brutal como la de los Lupinos que cazan. La dificultad de todas las tiradas para resistir el frenesí se incrementa en +2. Un Bratovitch no puede gastar Fuerza de Voluntad para evitar el frenesí, pero puede gastar un punto de Fuerza de Voluntad para terminarlo.

Citas: "Sabes dónde estás y quién soy yo. Así que corta tu rollo de mierda. Dime por qué un maricón miserable como tú ha terminado aquí o juro que te arranco el brazo y se lo echo a los perros."

"¿Oléis eso? ¿Lo oléis, muchachos? ¡Bajó por aquí! ¡Vamos chicos! ¡Cogedle! ¡Id y pilladle! ¡Atrapemos esa cena!"

Estereotipos:

• Grimaldi: "¿Qué demonios? Esas monadas no son Aparecidos, no del todo. No saben cazar, no saben luchar, no saben aullar... ¿Para qué sirven?"
• Obertus: "No sé por qué esos sabihondos se creen tan jodidamente superiores. Al menos saben lo bastante para dejarnos en paz."
• Zantosa: "¿Por qué demonios siguen vivos? ¡Si mi chaval fuera un vago tan inútil, ya hace tiempo que le habría echado a los perros!"
• Vasallos: "Unos pobres dados por culo. Inclínate y chilla para Papá, pequeño Ghoul""
• Independientes: "Tienen pelotas, de acuerdo. Pero sin familia, no son nada. Eso si, algunos pueden ofrecer una buena pelea"
• Vampiros: "Si... así se hace. Viejos, poderosos, y más malos que el Abuelo. Podría acostumbrarme a ese poder"
• Lupinos: "Cualquier peludo masticón capaz de descuartizar a media familia antes de que acabe con él merece algún respeto. Además, sus corazones son una comida potente."
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario