Parte 02: Consideraciones sobre la Sangre

Edit
Ante todo, para explorar por completo la fisionomía del ghoul, hay que estudiar la Sangre misma. Hasta el más desdichado proscrito Caitiff descubre pronto que el poder reside en la vitae; sin ella, sus Disciplinas no son más que exquisitos pero impotentes ejercicios mentales; sin ella, sus heridas no se cierran nunca. Y la vitalidad de la Sangre no está del todo delimitada por el uso que los no muertos hacen de ella.

La sangre humana (y en menos grado, la de otros animales), tiene un valor nutritivo variable, dependiendo del metabolismo del animal que se alimenta de ella. Pero la vitae es alimenticia siempre, independientemente de la especie de quien se ingiera. Incluso los animales herbívoros, una vez la prueban, están encantados de beber toda la que se les da.

Esta sed resulta todavía más fascinante en los animales más domesticados; he visto animales tan dóciles como las ovejas desgarrando la carne mundana y lamiendo sangre mortal con la esperanza de que hubiese vitae presente. Pero en ningún caso adoptaron una dieta carnívora. La condición de ghoul puede imponerse en cierta medida a los instintos de un herbívoro, pero no alterarlos por completo.

A través de la observación intensiva de los criados ghoul, es posible determinar cuánto del poder de Caín se transmite por medio de la Sangre. Para mayor comodidad enumeraré primero los detalles pertinentes.

Primero y principal, un ghoul con una dieta estable de vitae es capaz de aprender los poderes arcanos transmitidos entre nuestra especie de sire a chiquillo. Por supuesto, las facultades más "instintivas" se dan con más facilidad; los ghouls aprenden a usar una fuerza sobrehumana casi instantáneamente. Los poderes mas específicos requieren intenso adiestramiento y con frecuencia sangre de un clan en particular.

Segundo, la vitae tiene un efecto conservador del tejido vivo. Tal y como la Sangre impide que nuestro tejido muerto se descomponga, inhibe el colapso celular en un cuerpo muerto. Mientras la vitae corre por el cuerpo de su anfitrión, sea humano o animal, detienen el proceso de la división y descomposición celular. Por consiguiente, un ghoul no envejecerá un solo día mientras se le alimente con vitae Cainita.

Tercero, los ghouls siguen siendo seres vivos y se curan a la velocidad normal (por supuesto, si disponen de alimento y descanso). No obstante, también pueden usar la vitae ingerida como hacemos nosotros, regenerando sus heridas de forma mucho más rápida de lo que permitiría la naturaleza. Esto se extiende incluso a la regeneración de miembros amputados, suponiendo que disponga de vitae. (Como una interesante nota marginal, he descubierto similitudes superficiales entre las enzimas encontradas en la vitae de ghoul y las encontradas en invertebrados como la planaria; pero nuestros propios procesos regenerativos no parecen deberse a ningún catalizador externo, pues nuestros tejidos están muertos. Esto me lleva a especular que la condición de ghoul puede ser la culminación de una especie de proto-Disciplina, que permite el crecimiento esporádico del tejido vivo. quizá de una forma similar a las extravagantes artes mostradas por los terribles Tzimisce). 

Por último, le ghoul puede metabolizar la Sangre para potenciar sus capacidades físicas, incrementando temporalmente su fuerza, rapidez, resistencia o agilidad por encima de las mejoras sobrenaturales que ya pueda tener. Estoy seguro de vuestra familiaridad con este proceso, y supongo que no necesito extenderme más. (De nuevo, se puede demostrar que el proceso utiliza las secreciones hormonales naturales del ghoul, sus propias mitocondrias... etc. Un proceso distinto de nuestras propias capacidades. Curioso).

Por supuesto, estas facultades tienen un precio; el enloquecedor elixir que llamamos vitae otorga al ghoul una capacidad para la furia demente que rivaliza con la nuestra (viene a la mente la leyenda de Hércules; ¿no mató este "semidiós" de fuerza sobrehumana a su propia familia en un acceso de cólera? Uno se pregunta...). Con todo, los inconvenientes de la condición de ghoul parecen de naturaleza puramente psicológica. Pueden refrenarse mediante la disciplina y la fuerza de voluntad, de la misma forma que muchas psicosis relacionadas con la Sangre de clanes como el Toreador.

Tales son las características del típico ghoul. Un conocimiento común, lo sé. Pero los datos verdaderamente fascinantes están en lo particular.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario