Anarquistas y Sabbat: Navegando en el Infierno

Edit
Conciudadano de la Sangre, puede que estés leyendo este manifiesto en el corazón de territorios dominados por el Sabbat. Te compadecemos y desearíamos poder ofrecerte consejos más útiles. Sólo diremos esto: que abraces la violencia como primera, última y principal opción. Si algo se puede decir de los Sabbat es que desprecian la diplomacia y la sutileza por principios y que tratar de discutir con la mayoría de ellos desde una posición que no sea de fuerza absoluta solamente granjea su desdén. Si has tomado parte en la Vaulderie y te has unido a su culto a la muerte, entonces se te considera uno de ellos aunque filosóficamente defiendas la postura Anarquista. Si no, eres objetivo de “reclutamiento” (con lo que nos referimos a sufrir un salvaje lavado de cerebro para que te unas a ellos) o algún otro tipo de juguete con el que jugar. La característica definitoria de la mayor parte de los regímenes Sabbat es el miedo monomaníaco a los Antediluvianos. Muchos creemos que las conspiraciones en torno a la Gehenna son chorradas o, como mucho, algo que estirar como un chicle hasta que de verdad ocurra algo.

Todos sabemos que los chupópteros realmente viejos alcanzan un punto en el que ya sólo pueden alimentarse de otros vampiros. De esto se deduce que los Antediluvianos que aún existan han alcanzado el punto en el que sólo la Sangre de los Antiguos puede saciarlos. Por desgracia para nuestros trágicos ancestros, no hay muchos Antiguos rondando por ahí y los que quedan son demasiado poderosos como para ser cazados como alimento, ni siquiera por algo teóricamente tan poderoso como un Antediluviano. Hemos visto los Poderes de los Antiguos y, aunque a menudo son fenomenales, no son más que refinamientos y aumentos de Disciplinas que están disponibles para todos nosotros. No hemos visto nada que indique que las Disciplinas de los progenitores sean tan inimaginablemente poderosas que triunfen contra toda oposición.

De la misma forma, si los Antediluvianos han existido alguna vez y si no han sido destruidos en el ínterin, sin duda están atrapados en un estado de Letargo por hambre del que nunca podrán despertar nunca. El propio dogma del Sabbat confirma esta teoría, que afirma (sin pruebas fiables, hacemos notar) que tanto el Antediluviano Lasombra como el Tzimisce fueron Diabolizados durante el sueño sin que ofrecieran ningún tipo de resistencia. Sencillamente, la idea de que los Antediluvianos representen algún tipo de amenaza apocalíptica carece de sentido y los miembros del Sabbat que se lo creen no son diferentes de los ancianos jubilados que donan los ahorros de toda su vida a un telepredicador. Barak Obama no es el anticristo keniata, musulmán y socialista que intenta desarmarnos y matarnos a todos con comités médicos de la muerte y los Antediluvianos no son los amos secretos del mundo que esperan a alzarse de sus tumbas y devorarnos a todos.

Recuerda que nunca debes llegar sin más y soltarle eso a un verdadero creyente del Sabbat, igual que no deberías esperar discutir razonadamente con un anciano fundamentalista sobre, digamos, los méritos relativos de la Cristiandad y el Islam. De hecho, este último debate puede ser menos arriesgado, ya que es menos probable que el fundamentalista te devore por completo. Los miembros del Sabbat que creen en “la amenaza de los Antediluvianos” lo hacen con devoción. ¡Pero si ni siquiera los que no creen en ella tienen reparo en usar los mitos culturales de la Secta para medrar políticamente! Por supuesto, esto te proporciona algunos puntos débiles que explotar.

En el Cubil de la Araña

Lo primero de todo, los Anarquistas atrapados en un dominio del Sabbat deben mantenerse unidos por encima de todo. No tienes una “coterie”, tienes una “manada”. El modelo de agrupación no es “un grupo de ideólogos y agitadores”, sino “una banda callejera violenta y fanática”. En realidad no hace falta ser un fanático (aunque quedarse en un dominio del Sabbat sin duda lo implica), pero tienes que presentar un frente que indique que provocarte a ti y a los tuyos no compensa.

A partir de ahí, desestabilizar un dominio del Sabbat es más o menos como hacerlo con uno de la Camarilla… excepto que los riesgos son mayores. Si el Arzobispo es un tirano, provoca su despiadada furia sobre objetivos inocentes mientras propagas que su brutalidad es contraria a las enseñanzas de Caín y podría señalarlo como un topo de los Antediluvianos. Si es débil, atiza las rivalidades entre los Antiguos que lo apoyan, cada uno de los cuales podría ser una herramienta de los Antediluvianos. Si el Arzobispo está asediado, socava las pretensiones de poder de todo el mundo al tiempo que contactas con desilusionadas manadas Sabbat. La brecha esencial entre la inhumanidad de las Sendas de Iluminación del Sabbat y el generalmente humanista Movimiento Anarquista es vasta, pero no insuperable, y ha habido incidentes en los que miembros de la Secta e incluso manadas enteras se han pasado al Movimiento al reconocer que el Sabbat sólo es una Camarilla más sangrienta en la que el Segundo Estamento reemplaza al Primero, pero no siente más amor por el Tercero que ésta.

Ah, ser un agitador Anarquista en un obispado del Sabbat también tiene un lado bueno: puedes desinhibirte. Los territorios del Sabbat son, históricamente, algunos de los dominios más violentos de Occidente y, pese a todo su desprecio por las tradiciones de la Camarilla, la Secta tiene sus propios mecanismos para preservar la Mascarada que son la envidia de la Torre de Marfil. No puede ser de otra manera: el Sabbat se dedica al caos y los asesinatos en masa a una escala verdaderamente nauseabunda.

La Espada de Caín no habría durado seis siglos si no hubiera tenido los medios para encubrir las atrocidades de los vampiros. Úsalo contra ellos. Un Anarquista en un territorio del Sabbat puede reventar y arrasar con todo de una forma que en un territorio de la Camarilla haría que se impusiera la ley marcial reforzada con brigadas del ejército. Por supuesto, aquí no estamos hablando del Primer Mundo. No hay ciudades del Sabbat en los Estados Unidos o en Canadá en las que sea realista pensar que se puede comenzar una revolución quemando bloques enteros.

Sin embargo, estas cosas pasan todo el tiempo en América Central y del Sur. Hay células que operan en o alrededor de dominios del Sabbat desde Juárez hasta Bolivia. Por otro lado, si no eres de esos Anarquistas a los que les gustan tales tácticas y, de hecho, estás más bien harto de que tus compañeros estropeen tus cuidadosamente planeadas conspiraciones  mediante  la  aplicación  poco juiciosa de bombas caseras y gasolina, quizás deberías animar a tus tumultuosos colegas a dirigirse a uno de esos grupos de incursores del Sabbat en los que sus habilidades de demolición serán calurosamente acogidas.

"Este pasaje nos abre una interesante posibilidad digna de considerarse posteriormente. El hecho de que haya algún tipo de presencia Anarquista entre los Sabbat es un recurso potencial que deberíamos poder explotar. Recomiendo que hagamos esfuerzos por identificar a Anarquistas que deseen actuar como insurgentes en el interior de dominios del Sabbat y les ofrezcamos apoyo material. Naturalmente, dada su típica despreocupación la mayor parte de ellos tenderá a rechazar nuestra ayuda sin importar lo beneficiosa que pueda llegar a ser, de modo que propongo que actuemos a través de terceros y nos presentemos como camaradas Anarquistas. Cualquier cosa que se pueda hacer para desestabilizar los baluartes del Sabbat en el Nuevo Mundo será positiva para la Camarilla incluso si significa proveer de cierto apoyo a nuestros propios subversivos Anarquistas. Como mínimo tienen la ventaja de ser totalmente prescindibles."
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario