Cracovia

Edit
El Viejo Mundo, donde comenzó la Revuelta Anarquista, es culturalmente muy diverso para ser una región tan pequeña comparada con otros continentes. Aunque la Jyhad aquí aún continúa, no se combate tan abiertamente como en América. En la mayor parte del continente, los gobiernos mortales controlan sus estados de modo casi omnisciente.

El auge de la vigilancia estatal se ha encargado de eso. Temerosos de amenazar la Mascarada, aquí los Vástagos combaten entre las sombras más que en cualquier otro lugar, pero la Jyhad también late en salones y salas de juntas tanto como lo hace en callejones centenarios y calles pobremente iluminadas. Existe un contraste evidente entre Europa Occidental y Oriental. La riqueza y el poder del Viejo Mundo ha gravitado hacia Europa Occidental mientras la Oriental aún se recupera de décadas tras el Telón de Acero. Mientras que los mortales pueden considerar que Europa Oriental está “atrasada en el tiempo”, una gran parte de la sociedad vampírica de allí está incluso más desfasada respecto al mundo moderno. Se trata de una cultura vampírica como la de antes del siglo  xx  (y en algunos lugares, todavía más antigua). Mientras que los Príncipes y Arzobispos pueden reunirse en las salas de juntas de capitales financieras como Frankfurt y Ginebra, en el antiguo Bloque del Este los terrores de las noches feudales de un tiempo inmemorial y los señores de la guerra gobiernan sus tierras con mano de  hierro desde castillos y propiedades remotas. El estancamiento económico causado por décadas de control comunista ha preservado sus costumbres anticuadas.

Los Anarquistas de Europa del Este han visto muchas cosas en su historia reciente. Su mundo fue desgarrado por la Segunda Guerra Mundial y por los subsiguientes ascenso y caída del Bloque del Este. También han estallado conflictos más localizados, como la Guerra de Bosnia. Aquí el Movimiento se ha desarrollado en su mayor parte durante los últimos 50 años. Muchos de sus Antiguos se fueron hace tiempo a forjar territorios en el Nuevo Mundo o fueron destruidos en alzamientos coincidentes con momentos de inestabilidad en la sociedad mortal, lo que los dejó sin liderazgo ni dirección. No ha sido hasta las últimas décadas que han recuperado rumbo y propósito. Muchos Anarquistas de Europa del Este que aún recuerdan las circunstancias de la Primera Revuelta Anarquista se han unido para escapar de las garras de los Antiguos. En busca de territorios sin reclamar que poder llamar propios, se dedican a congregarse en grandes ciudades que son pasadas por alto por los Antiguos más tradicionales que todavía habitan en sus refugios en ruinosos castillos. Las grandes Sectas sólo han reclamado unas pocas ciudades desde la caída del Telón de Acero mientras los Anarquistas tantean con cuidado estas antiquísimas tierras para no tropezarse con Antiguos poderosos. En estas ciudades han reclamado la libertad y el derecho de establecer un gobierno conforme a sus propias creencias.

Uno de los mayores centros de actividad Anarquista en la región está en Cracovia, un importante centro académico y financiero de Polonia. Como es normal entre los Anarquistas de los nacientes dominios de Europa Oriental, Cracovia no ha instaurado a un Barón que supervise toda la región. Ninguno de los Anarquistas locales quiere tener una figura dictatorial al mando. Los Anarquistas de Cracovia desprecian tales métodos de control y extraen su fuerza de la ideología de igualdad de oportunidades promovida por el Movimiento. Como tal, la ciudad funciona de modo muy parecido a un programa colectivista. Cada Anarquista tiene sus territorios, pero gobiernan la ciudad como una cooperativa. Nadie lleva la voz cantante; nadie presiona a nadie a su alrededor. Al menos, en teoría. Esta mentalidad ha puesto al Movimiento de la región en desacuerdo con sus contrapartidas de Europa Occidental, que buscan derrocar los dominios establecidos para instaurar a un individuo como Barón. Los Anarquistas de Europa Oriental ven esto como sustituir un dictador por otro. En este sentido, ven a sus autoproclamados compañeros occidentales como una forma de neo-Camarilla en la que al final no se cambia nada salvo el título del déspota al mando.

Las dos escuelas de pensamiento estuvieron separadas durante décadas por el Telón de Acero. Cuando cayó el Muro de Berlín, los Anarquistas de Europa Occidental vieron una oportunidad única de presionar para conseguir las tierras de Alemania del Este que creían que nadie había reclamado aún y asentarse lo suficientemente rápido como para establecer un nuevo Estado Libre Anarquista europeo. Nadie en occidente sabía que los Anarquistas de Europa Oriental ya estaban allí y que no aceptarían ser invadidos por una ideología rival perpetuada por oportunistas.

Los primeros Anarquistas europeos occidentales en moverse hacia el Este tras la caída del Muro fueron los ultraderechistas de la banda Reich Definitivo, que se habían retirado de Berlín. Al llegar a Cracovia, trataron de instaurar a uno de los suyos como nuevo Barón y saltaron chispas con los Anarquistas locales. El conflicto se extendió como el fuego por la región a medida que más bandas llegaban desde occidente. Actualmente, el Reich Definitivo mengua, aunque continúa atrayendo Vástagos desilusionados (y frecuentemente expulsados) de dominios occidentales fronterizos, a la vez que los Anarquistas loca-les nacionalistas del dominio de Cracovia lo desprecian.

Para combatir a estos intrusos occidentales, los Anarquistas de Europa Oriental usan muchas tácticas empleadas por extremistas humanos, como terrorismo urbano antiderechista (incendios, bombas, secuestros, asesinatos…). Mientras, los Anarquistas occidentales emplean las mismas tácticas que han aplicado en dominios de la Camarilla para pasar desapercibidos mientras tratan de operar sin ser vistos por las autoridades e influir en las estructuras de poder e instituciones para provocar agitación social y afianzar su posición. La amarga ironía es que se trata de un conflicto largo y agotador entre Anarquistas que encarnan los valores del igualitarismo frente a quienes buscan la libertad para hacer lo que deseen. Ambas facciones defienden principios fundamentales del Movimiento y en otras circunstancias podrían decir que están en el mismo bando. Desafortunadamente, no habrá un final a la vista mientras ambas facciones no se decidan a sincronizar o sintetizar sus puntos de vista.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario