El Alzamiento del Vampirismo Soviético

Edit
La Revolución Rusa de 1917, como la mayoría de revoluciones, se convirtió casi inmediatamente en una sangrienta guerra civil. Las bajas en ambos bandos del conflicto entre los bolcheviques rojos y todo ruso que se opusiera a ellos ascendieron a millones, siendo el zar Nicolás y su familia simplemente las víctimas más conocidas.

Cuando se creó oficialmente la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, la dinastía Romanov y la nobleza hereditaria que la había apoyado desde el siglo XVII  habían sido eliminadas. Los pocos nobles rusos supervivientes huyeron a occidente, a Francia, a Gran Bretaña y más allá, muriendo la mayoría de ellos en el anonimato. En la actualidad, el heredero al trono del zar (aunque no lo reclama) tiene más de 90 años y en su currículum aparece “ejecutivo de compañía de seguros”.

Para los Vástagos rusos, la Revolución realmente comenzó en 1900. Mucho después de que el resto de Europa hubiera abrazado la modernización y hubiera al menos pretendido intentar crear una clase media funcional, la aristocracia rusa aún mantenía a sus campesinos en un estado deliberado de ignorancia y privaciones mediante las políticas oficiales del Estado. Por una feliz coincidencia, estas políticas también satisfacían el deseo de los vampiros acomodados con inmensos rebaños que no requerían ni mantenimiento ni discreción. Los Vástagos zaristas, una vaga confederación de  Ventrue, Toreador y Viejo Clan Tzimisce, eran aislacionistas, arrogantes e imperiosos, y generalmente mostraban poco más que desprecio hacia los otros Clanes que formaban parte de su sociedad cortesana.

La Primera Guerra Mundial debilitó enormemente el control del zar sobre sus súbditos y el poder de la alianza de Vástagos zaristas se redujo en consecuencia. Una coterie relativamente numerosa de Ancillae Brujah enamorados de las teorías de Karl Marx se había infiltrado en la sociedad rusa justo antes del cambio de siglo y, cuando comenzó la Gran Guerra, estos insurgentes pavimentaron el camino para los futuros revolucionarios mortales, como Lenin, Trotsky, Kerinsky, Kropotkin y muchos otros, primero ayudando a regresar en secreto al país a muchos de ellos tras largos exilios y luego proporcionando de forma encubierta ayuda financiera, logística y sobrenatural a sus movimientos revolucionarios. Los planes de los Brujah para la revolución fueron bien concebidos y ejecutados casi a la perfección, mientras que la respuesta de los Vástagos zaristas fue débil, vacilante y endeble debido a las disensiones internas.

Los revolucionarios pasaron años identificando las restricciones alimenticias de varios de los nobles Ventrue más importantes y, cuando comenzó la revuelta, fueron capaces de privar a estos Antiguos de sus fuentes de Vitae. También pudieron localizar el lugar de descanso de varios Tzimisce rusos y robaron la tierra de la que dependían para dormir.

En unos pocos años, prácticamente todo el establishment de los Vástagos rusos prerrevolucionarios o bien había sufrido la Muerte Definitiva o bien había sido forzado al exilio. En poco tiempo, Rusia sólo era un Estado dentro de la gran URSS, un poder mundial emergente bajo la dictadura de Joseph Stalin, el primero de varios autócratas cuya brutalidad sirvió a los objetivos del Consejo Brujah. Los Brujah nunca controlaron directamente a Stalin o a sus sucesores (o al menos no completamente). No obstante, su devoción a la teoría marxista-leninista los convenció de que la autocracia soviética terminaría por evolucionar por sí misma hacia un estado socialista perfecto, por lo que fueron reacios a interferir en esta “evolución natural”, incluso cuando las políticas de Stalin provocaron millones de muertes y Kruschev llevó el mundo al borde del Armagedón nuclear.

El Consejo nunca se identificó a sí mismo como una empresa Anarquista, y tanto su brutal autoritarismo como su intolerancia silenciosa contra los no Brujah eran claramente inconsistentes con los ideales predominantes del Movimiento. Sin embargo, para la Camarilla la Unión Soviética y sus estados satélites eran Estados Libres Anarquistas en todo menos en el nombre. La característica definitoria de la política vampírica de corte soviético era el rechazo total al modelo tradicional neofeudal del “Príncipe de la ciudad” a favor de un gobierno nacional de “coterie directiva” jamás visto antes y que era, para los Príncipes de la Camarilla, absolutamente aterrador. Por su parte, el Consejo Brujah ciertamente se consideraba aliado ideológico del Movimiento Anarquista y pasó los siguientes setenta años tratando de exportar la revolución marxista por todo el mundo, tanto para distraer la atención de la Camarilla y evitar que atacase la propia Madre Rusia como para expandir sus propios sueños revolucionarios. Para los Vástagos, la Guerra Fría que empañó el siglo  xx  era simplemente un frente más en la Guerra de las Edades.

Durante la mayor parte de la existencia de la URSS, la Camarilla no estaba al tanto de las deliberaciones internas del Consejo Brujah. No obstante, los kremlinólogos de la Camarilla saben que algo pasó en el Consejo en los 80. Aunque éste había permitido a Leonid Brezhnev gobernar durante casi veinte años, sus sucesores, Andropov y Chernenko, duraron poco en el cargo (posiblemente, especularon algunos, depuestos por una intervención Brujah directa). En 1985, Mikhail Gorbachov asumió el mando e inmediatamente comenzó una serie de reformas económicas y sociales.

Al mismo tiempo, la Camarilla recibió de modo inesperado un mensaje del Consejo con la finalidad de discutir una posible “normalización” de sus relaciones. Aunque el Consejo no mostraba ningún interés en unirse formalmente a la Camarilla, estaba muy interesado en establecer algún tipo de alianza contra amenazas mutuas sin identificar.

Entonces, súbitamente, todas las comunicaciones con el Concilio Brujah se cortaron por completo en 1990. Todo esfuerzo por comunicarse con los líderes Brujah fallaron. Pasadas unas semanas, todo intento de comunicarse con cualquier Vástago de toda Rusia fue igual de infructuoso. A finales de año, el Clan Tremere informó al Círculo Interior de que todos sus mecanismos sobrenaturales para espiar a la URSS habían dejado de ser efectivos. Simultáneamente, y con una velocidad que sorprendió a los observadores occidentales, toda la Unión Soviética y la red de estados satélite que la rodeaban simplemente colapsaron.

En apenas unos pocos años dieron la espalda al comunismo y adoptaron los principios occidentales de libre mercado y sistemas políticos nominalmente democráticos. En verano de 1991, la Camarilla envió al primer equipo investigador de Arcontes para descubrir qué demonios había ocurrido. A las pocas horas de su llegada todo contacto cesó y no se volvió a saber de ningún miembro del equipo. El mismo destino esperó al segundo, tercer, cuarto y quinto equipos de investigación, el último de los cuales incluía a un antiguo Justicar. Desde entonces, la Camarilla ha dejado de intentar descubrir qué está pasando en Rusia y se ha limitado a esperar que, sea cual fuere la causa, no se extienda. Por ahora no lo ha hecho, ni ha iniciado ningún tipo de acción hostil ni comunicación con Occidente. Actualmente, la Camarilla ignora a Rusia y espera que sea lo mejor.

Aunque el destructor del Consejo Brujah no parece ser una amenaza para la Camarilla, lo ocurrido ha sido algo devastador para los Anarquistas. La Unión Soviética había apoyado silenciosamente las actividades revolucionarias Anarquistas durante más de 70 años. Durante los 90, los Anarquistas de América Central y del Sur sufrieron graves pérdidas por la falta de apoyo financiero y material. Afortunadamente, en el siglo XXI les llegaría ayuda de un tipo muy distinto.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios: