Trabajo Encubierto

Edit
A la hora de recabar información sobre los grupos enemigos, el Sabbat hace una gran uso de las operaciones de espionaje. Después de todo, con la Vaulderie para asegurar la lealtad y el uso de Disciplinas especializadas, el trabajo de infiltración es casi una segunda naturaleza. Dadas las circunstancias, ni sorprende que el Sabbat tenga agentes en muchas, muchas ciudades de la Camarilla de todo el mundo, posiblemente en toda ellas (aunque esto suele decirlo la propia secta, por lo que no es una valoración objetiva).

El trabajo encubierto es peligroso carente de todo glamour, pero un agente con éxito logra un gran prestigio por su astucia y su osadía.

Manchúes

Con el uso de la Disciplina Dominación es posible reconutruir la memoria y la personalidad de alguien, llegando incluso al punto en el que no se es consciente de las verdaderas lealtades. El Sabbat emplea esta táctica para enviar agentes que conocen sus lazos con la secta. Llamarlos “manchúes” (por 1a película El Candidato Mandad), reciben unos recuerdos falsos y algunas órdenes subconscientes (sugestiones post-hipnótica para realizar informes periódicos, normalmente), asegurando que nadie pueda descubrir su alianza.

Los manchúes del Sabbat suelen surgir de entre los miembros jóvenes y recién Abrazados que desean ganar fama rápidamente. Lo normal es que sean Dominados por un Lasombra que procede a reconstruir meticulosamente la personalidad y la memoria del objetivo. Algunos de estos “programadores” tienen el suficiente dominio de la Disciplina como para asegurar que sea difícil penetrar las capas de recuerdos falsos al intentar deshacer el trabajo psicológico. Una vez concluida la labor, el agente es llevado a un lugar adecuado, se le implanta el recuerdo de haber llegado a la zona huyendo de sus enemigos y se le libera para que alcance territorio de la Camarilla, donde se espera que sea aceptado por 1a sociedad. Los interruptores subconscientes le obligan a informar mediante cartas o llamada subrepticias, olvidando el acontecimiento poco después.

En algunos casos extraños se ha empleado a vampiros de la Camarilla capturados, alterando ligeramente sus recuerdos implantando órdenes para exigir información e informes. Estos manchúes no suelen ser conscientes de lo que les ha ocurrido hasta que son descubiertos y ejecutados por su propia secta. Se trata de una táctica arriesgada, ya que la venganza de los aliados de la víctima puede ser terrible.

Agentes Dobles

Mucho más peligroso que trabajar bajo acondicionamiento mental es hacerlo siendo consciente de las conexiones con el Sabbat. Como cualquier Cainita paranoico con el suficiente dominio de Auspex o Dominación puede descubrir lealtades ocultas, los Sabbat que se hacen pasar por miembros de la Camarilla o por independientes deben caminar con pies de plomo.

Los agentes dobles más comunes en el Sabbat son los Brujah antitribu, ya que el clan principal también dispone de una retórica revolucionaria. La estructura poco rígida de los Brujah hace sencillo unirse a cualquier banda o grupo anarquista y trabajar en beneficio de la secta haciéndose pasar por simples punks rebeldes. A veces se emplean Nosferatu antitribu, pero en muchos casos las comunidades Nosferatu en una zona suelen estar tan cerradas que se conoce la lealtad de todos los hermanos, pudiendo venderse la información al mejor postor.

Otra opción es infiltrarse en los escalones superiores de la sociedad vampírica asegurando ser un poderoso Toreador o Lasombra antitribu. Esta táctica es muy arriesgada, pues las credenciales de estos agentes suelen ser “comprobadas” subrepticiamente por vampiros a los que les gusta conocer todos los esqueletos en el armario de un rival potencial. Para oponerse a estas investigaciones, el Sabbat suele crear nuevos vampiros de generación baja, pasando varios meses de entrenamiento y adoctrinamiento especializado para convertir al Cainita en un pretendiente misterioso que “había pasado desapercibido", pero que ahora busca un lugar entre los antiguos.

En otras ocasiones, un Sabbat se hace pasar por un miembro de otro clan, aprendiendo las Disciplinas necesarias y asegurando pertenecer a un linaje poco conocido para respaldar la charada. Evidentemente, esto es casi imposible en clanes muy jerárquicos como el Tremere, pero un Lasombra podría hacerse pasar por un Ventrue díscolo, y un Tzimisce podría disfrazarse de Nosferatu (a algunos les encanta). Por supuesto, cualquier Chupón que se dedique a estos asuntos haría bien en alejarse de los Brujos; la magia de sangre de los Tremere hace muy sencillo detectar estos engaños.

Vampiros Reemplazados

Considerando la predilección Tzimisce por la alteración física, reconstruir a alguien para que parezca otro es cosa fácil. Con esto en mente, en ocasiones el Sabbat secuestra a Camitas particulares y los reemplaza con duplicados modificados.

El trabajo es complejo y peligroso, pero es uno de los métodos más eficaces de infiltración. Se rumorea que el temido Drácula (si es que existe) hizo uso de esta táctica para confundir a sus enemigos políticos. Para conseguir una buena interpretación el espía debe vigilar estrechamente a la víctima durante un tiempo.

Debe estudiar los hábitos y gestos del objetivo, conocer a sus amigos y aliados, e incluso desvelar sus secretos más profundos. Cualquier fallo puede romper el disfraz, advirtiendo a los demás de la presencia del Sabbat. Para aumentar la dificultad, el agente debe aprender todas las Disciplinas de la víctima para poder duplicar sus poderes y limitaciones.

El uso de Disciplinas poderosas (aparte de Vicisitud) suele acompañar a la interpretación. Una gran capacidad telepática mediante Auspex es vital para robar la personalidad, así como para desarrollar perfectamente el comportamiento de la víctima con Dominación, empleado del mismo modo que con los manchúes, asegura que el espía sepa perfectamente quién es (haciéndole creerse la víctima, y recordándose como tal). En algunos casos la Taumaturgia oculta el aura, pero la falta de la magia de sangre debido a la reciente desaparición de los Tremere antitribu hace difícil esta táctica; ahora los agentes deben confiar en un gran conocimiento de Ofuscación.

Cambio de Almas

Una táctica muy reciente empleada por el Sabbat es la captura de un vampiro de la Camarilla o un anarquista y la posterior intervención de un Heraldo de las Calaveras experimentado. Empleando los poderes de Nigromancia (especialmente la Senda del Osario), el Heraldo intercambia el alma de la víctima con la de un Sabbat leal. Si se acompaña esto con un ritual u objeto mágico que enmascare el aura, el nuevo agente se hace casi indetectable. El espía sigue teniendo que aprender las Disciplinas y gestos del objetivo, pero el cuerpo será tan perfecto que solo habrá que preocuparse de la detección mental.

Agentes Encubiertos y Vaulderie

Los agentes enemigos deben trabajar tras las líneas enemigas sin tener mucho contacto con el Sabbat, y el poder del Vinculum, de forma inexplicable, se debilita en ocasiones con el tiempo. Sin la celebración de la Vaulderie, algunos Sabbat terminan cuestionándose sus métodos y motivaciones.

La primera posible solución a este problema es preparar reuniones secretas y discretas para que el agente pueda participar en la Vaulderie con sus camaradas. Es -el método, preferible, pues permite mantener las lealtades originales. Sin embargo es peligroso, porque si el espía es seguido y se descubren sus actividades todo el trabajo se echará a perder. Por tanto, en vez de reunirse con una manada, a algunos agentes se les enseña la Vaulderie y se les envía la sangre para que puedan mantener el Vinculum por su cuenta. Existe el riesgo de que el agente decida prescindir del ritual,debilitando su propia lealtad a la secta, y también puede no conocer el rito apropiado.

La segunda solución al problema de la lealtad es vincular con sangre al agente, lo que impide que escape a su obligación como miembro de la secta. Lo habitual es que el obispo o arzobispo local sea el foco de este vínculo, aunque debido a la posibilidad de detección Taumatúrgica, también puede tratarse de un ductus. Este método se emplea menos debido al desagrado que el Sabbat siente hacia esta práctica, pero en ocasiones no hay más opción (por ejemplo, si el agente debe penetrar en un territorio de la Camarilla donde las reuniones son imposibles).

En cualquier caso, el vínculo queda roto con la Vaulderie una vez el agente regresa de su misión.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios: