20 - La Fértil Media Luna

Edit
14 de Septiembre de 1195: Ya le he contado, estimado lector, que es una época caótica en buena parte del mundo islámico. Las frondosas tierras del Tigris y el Éufrates no son ninguna excepción. Le ruego, lector, que soporte mi interminable plática, y preste atención: esta información podría resultarle de vital importancia si alguna vez ha de viajar por estas tierras o más al este. La dinastía árabe abasí, fundada sobre el esqueleto de la revulsiva dinastía Omeya hace mucho tiempo, en el año 750, todavía ejerce cierto control sobre esta zona.

Sin embargo, su poder se ha ido erosionando sistemáticamente; en nuestras noches, los califas abasíes no son más que títeres religiosos. Esto, sin embargo, no los hace menos peligrosos para los seres como nosotros. El poder de los ejércitos se divide entre tres dinastías turcas. La rama Seljuq de la tribu Oguz fue la dominante de esta zona durante casi siglo y medio, tras expulsar a los advenedizos persas que habían arrebatado el poder a los abasíes. Los devotos líderes de los Seljuq adoptaron el titulo de Sultán. Al reconocer la autoridad del Califa, reunieron un gran imperio musulmán.

Sin embargo, siempre habrá bárbaros a las puertas. La tribu Kharakanid arrebató las valiosas ciudades de Bukhara y Samarcanda (a donde tendré que viajar más adelante) a los gobernadores abasíes. Se convirtieron en vasallos cuando los Seljuq ascendieron al poder, pero se rebelaron contra sus señores bajo las amenazas de los pueblos quitan que fueron expulsados de Taugat, su tierra natal. Esta formidable alianza, el Imperio Kharakhitai, puso al ejército de los Seljuq a sus pies en 1141. Desde entonce, las batallas no han cesado.

Sin embargo, la traición de los Kharakanid aún persigue a los sultanes de Seljuq. Los gobernadores Kharakanid de la región de Khwarizm, designados apara sus cargos por su fiel servicio, juraron lealtad a los Kharakhitai tras la victoria de éstos en Samarcanda. Estas dudosas lealtades pronto demostraron no valer nada: en menos de una generación, el Shah de los Khwarizm declaró su independencia y marchó a la guerra contra sus dos antiguos benefactores.

Aún hoy, la situación sigue siendo de caos y guerra. Ignoro quien tendrá el puerto de Basora bajo su control cuando atraquemos, ni quién gobernará la gran ciudad de Bagdad, capital del imperio abasí, cuando lleguemos. La capital puede cambiar de manos varias veces mientras hacemos la travesía río arriba. Las épocas peligrosas son siempre épocas de grandes oportunidades. Al menos, todos los participantes en esta guerra son musulmanes, así que supongo que podré esperar que se observen ciertas agradables costumbres, vaya donde vaya. En los invasores cristianos, al oeste, no se puede confiar.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios: