Asabiyya

Edit
Los hombres civilizados no construyen grandes imperios. El filósofo árabe Ibn Khaldun invirtió muchos años en el estudio del surgimiento y caída de las civilizaciones del mundo y comprendió que el enorme poder de Persia y Roma no comenzó con los sueños de los estudiosos, sino con el coraje y la falta de piedad de los pueblos primitivos unidos por un fin común. Este salvaje sentido del propósito, que Ibn Khaldun llamaba Asabiyya, surge en gentes que no tienen nada ni nadie en quien confiar, salvo en sí mismos. Cierran filas en torno al resto del mundo, unidos por una identidad compartida. Cuando un propósito común les une, nada en la tierra puede detenerles.

No obstante, Ibn Khaldun comprendió que cuando una raza se civiliza, el Asabiyya desaparece. La riqueza y la comodidad estimulan la ambición individual, que convierte a los hombres en ególatras y corruptos. Cuanto más sofisticado sea el imperio, tanto más profundamente se esparce el virus. Una vez comenzado, el proceso es irreversible.

Hacia mediados del siglo sexto, el otrora poderoso imperio Persa no era más que una sombra de su pasada gloria, sus fronteras cedían irremisiblemente bajo el mandato de los reyes sasánidas y sus nobles eran seducidos por las intrigas vetustas de los antiguos Cainitas de Mesopotamia. De igual manera, las glorias de Roma llegaron a su fin, corrompidas por el poder y saqueadas por la ambición de senadores, bárbaros y las conspiraciones de los no muertos. El recuerdo de su grandiosidad permaneció tan sólo en la legendaria Constantinopla y las posesiones en Siria y Palestina del imperio oriental. La unidad invencible que había guiado a esas gentes a la grandeza, su Asabiyya, era tan sólo un recuerdo.

A la sombra de estos antiguos titanes se encontraba la desértica Arabia, habitada por gentes moldeadas por siglos de pobreza y sufrimiento, un lugar que incluso los Cainitas consideraban adecuado únicamente para los parias. Un hombre nacido del amparo de las tribus del desierto no tenía ningún otro dios que su linaje y su honor, los cuales protegía con devoción. las arenas del Najd no debían nada a las tribus; su supervivencia, aún más su prosperidad, exigía de ellos osadía, ingenio y falta de piedad, tanto en el campo de batalla como en el mercado. Las gentes del desierto comprendían el Asabiyya. Tan sólo requerían una visión que les uniera.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario