Austria

Edit
Austria es un pequeño país alpino que posee numerosos pueblos distribuidos por las zonas montañosas y un par de ciudades mayores. Se trata de un país rural, ya que la población mortal se siente muy arraigada a las costumbres tradicionales. Te cuento esto porque este hecho hace que los extranjeros destaquen. Aunque si andas con cuidado, deberías ser capaz de pasar desapercibido entre los turistas, ya que este país acoge a un gran número de aficionados al esquí que viajan desde otros países europeos. Su capital, la encantadora y mórbida Viena, es una metrópolis cultural.

Seguro que conoces quién maneja los hilos y el motivo por el que esta ciudad sería el último lugar del mundo donde me atrevería a viajar sin una buena razón para ello. Adivino que tampoco debo describirte los peligros potenciales de las montañas. Dejando a un lado el reducido número de recipientes, carecemos de información sobre qué se refugia en ellas. En general, no hay demasiados nichos apropiados para un anarquista en Austria. Si te quedas en este país, deberás mantener tu cabeza gacha (preferiblemente entre tus rodillas). No vayas por ahí intentando que la gente comprenda tus ideas extrañas. Este país tiene su propia forma de funcionar y lo hace como un reloj: todos y todo tiene su lugar en él. Si te esfuerzas en ocultar tus verdaderas creencias, serás capaz de quedarte en Austria por un tiempo prolongado sin meterte en ningún lío. Salvo una excepción, no conozco a ningún anarquista declarado que resida de forma permanente en este país. A pesar de la idea que pueda darte, parece que uno o dos Vástagos han conseguido encontrar un nicho donde pueden proseguir con sus asuntos sin ser molestados, aunque si eso tuviera algo que ver con el esfuerzo anarquista, no estaría escribiendo estas palabras. Manténte alejado de Austria salvo que estés hastiado de tu existencia y desesperado por conseguir algo que no puedas obtener en ningún otro sitio.

Viena

Marc Krieger, uno de los anarquistas europeos más notables, ha viajado hasta Viena para vengarse del clan Tremere por haber asesinado a su amada. En mi opinión, acabará destruido cuando intente poner en práctica algún acto heroico y estúpido. Esta pequeña historia pone de manifiesto una de las características más importantes de este país: si vas allí con alguna misión en mente, que sea para cumplir un deseo final. La mayoría de los Vástagos son Tremere o están envenenados por la influencia de ese clan. En teoría, algunos han conseguido excavar su propio nicho en el sistema, como un extraño “vendedor de antigüedades” que celebras subastas anuales bajo la Biblioteca Nacional de Viena, en las qué vende extraños artefactos e información valiosa al mejor postor. Se rumorea que ya estaba aquí antes de que los Tremere llegaran y que les fue imposible expulsarlo o influenciar las subastas en su provecho. En general, los vampiros ajenos al clan Tremere que permanecen en la ciudad deben tener unos buenos motivos para hacerlo y es poco probable que puedan dedicar su atención a otra cosa. El resto se ve obligado a permanecer allí. Si no eres tan viejo ni tan astuto como Marc, no asumas el riesgo.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario