Me encuentro de vacaciones, no actualizare la web ni responderé sus dudas hasta el 12 de Febrero aproximadamente, gracias a quienes me visitan, saludos!.

El Medio Oeste Americano

Edit
De forma parecida a como la cultura pop resta importancia a la existencia de los estados del medio oeste, esta zona es vista por los anarquistas como poco más que una barrera a la emigración proveniente del plácido este hacia el excitante oeste. Muchos de los príncipes que poseen dominios en esta zona hacen todo lo posible para que los anarquistas pasen por esta región lo más rápido posible. Aquellos anarquistas que permanecen demasiado tiempo en una ciudad suelen atraer otros anarquistas, ya sea porque la ruta abierta por el anarquista original hace que otros se animen a viajar por ella o porque su presencia les ofrece un lugar donde descansar en su viaje hacia el oeste. En más de una ocasión ha ocurrido que aquello que comenzó como una parada casual acabó convirtiéndose en un núcleo de poder e intrigas anarquistas. Los príncipes del medio oeste aprendieron en sus propias carnes que es mejor obligar a los anarquistas a hacer sus maletas lo antes posible. Al igual que ocurre con algunas plagas, resulta extremadamente difícil desplazar a los anarquistas una vez que han arraigado en una ciudad.

Otro factor que está en contra de los anarquistas del medio oeste es que muchos miembros actuales de la Camarilla fueron anarquistas nómadas. Como sus contrapartidas modernos, huyeron de los centros establecidos de cultura vampírica en busca de una oportunidad para llevar una existencia más próspera. Pero a diferencia de la mayoría de los anarquistas de las noches modernas, estos Vástagos pioneros debieron luchar contra Lupinos, los elementos y entre ellos para construir lo que poseen en la actualidad. Estos príncipes que consiguieron todo lo que tienen gracias a su esfuerzo son extremadamente conservadores, en especial cuando se enfrentan contra neonatos presas de la ambición y la valentía con la que están tan familiarizados. En lugar de ver a los emigrantes anarquistas como camaradas de la causa, los ven como unos parásitos dispuestos a reclamar los frutos del trabajo de los antiguos. Esta ironía no pasa desapercibida para los antiguos del medio oeste, aunque este hecho no hace que traten a los anarquistas de forma diferente.

Historia

El movimiento anarquista que existe en el medio oeste suele reflejar un amplio espectro de pensamientos políticos y sociales. Muchas de las células anarquistas nacieron en la Costa Este pero perdieron su fervor mientras viajaban hacia el oeste conforme los riesgos del viaje se fueron haciendo más evidentes con cada milla que avanzaban. Estos anarquistas acabaron por buscar una ciudad en mitad de su camino en la que los antiguos no fueran demasiado opresivos y las oportunidades estuvieran más a su alcance, algo que hiciera que los futuros riesgos del viaje acabaran por dejar paso a las comodidades y las oportunidades evidentes de la ciudad donde se encontraban. Los anarquistas que abandonaron el camino hacia el oeste acabaron integrándose en la estructura local de la Camarilla, al menos durante cierto tiempo. Algunos hallaron un lugar donde pudieron asentarse de forma permanente, ya que los problemas y las barreras con que se encontraron en el este no estaban presentes en sus nuevos hogares. Otros se acabaron aburriendo y volvieron a la carretera, no sin despertar la ira del príncipe o de cualquier otro Vástago de la Camarilla.

Ya fueran residentes temporales o colonos permanentes, estos anarquistas no solían representar una amenaza tangible para el orden establecido. Sin embargo, en algunos casos acabaron consiguiendo la substitución de un príncipe por otro antiguo más condescendiente o forjar una coalición de anarquistas capaz de ejercer una presión hacia el príncipe capaz de rivalizar con la de los miembros más prestigiosos de la Camarilla. A su vez, estos refugios anarquistas acabaron atrayendo a más defensores de la causa, creando un círculo vicioso que hizo que los antiguos Vástagos del medio oeste desarraigaran las nacientes comunidades anarquistas antes de que tuvieran oportunidad de crecer lo necesario como para convertirse en una seria jaqueca política. A pesar del resentimiento de los antiguos y de su miedo ante los anarquistas, los estados del medio oeste poseen más anarquistas que cualquier otra zona de los Estado  Unidos (dejando a un lado al Estado Libre Anarquista).

Muchos de los Vástagos que comparten las riendas del poder y de la influencia bajo la cúpula dominante son anarquistas que viajaron hacia el oeste en busca de un futuro mejor, pero que descubrieron que la frontera era un lugar peligroso y por lo tanto escogieron asentarse en zonas que ya contaban con refugios establecidos. Estos Vástagos pensaban que la vida en comunidad acabaría ayudando a todas las partes a sobrevivir contra los peligros de la frontera y las amenazas de los ataques Sabbat que pendían sobre cualquier Vástago de la América colonial. En ocasiones, estas alianzas espontáneas ayudaron a todas las partes implicadas, ya que los vampiros de la ciudad se acabaron encontrando con aliados dispuestos a convertir la frontera en un lugar adecuado para todos. El vampiro de más edad acababa asumiendo el cargo de príncipe o algo similar, mientras que los vampiros que llegaban más tarde iban rellenando los distintos niveles de la estructura de poder y se organizaban socialmente de acuerdo al momento de su llegada en la zona. Por supuesto, debido a la competencia existente entre los Vástagos, algunos de estos acuerdos tácitos no llegaron a materializarse y los Vástagos acabaron luchando entre ellos para conseguir un dominio por alguna sección de la frontera americana. Con el paso del tiempo, uno de los bandos acababa alzándose con la victoria, dejando al otro la opción de contentarse con los despojos del nuevo régimen o iniciar una lucha contra el nuevo príncipe. Estos perdedores de las antiguas batallas son los antiguos anarquistas de nuestros días, veteranos de la lucha por la redistribución del poder que han llevado a cabo a lo largo del tiempo y que les ha permitido poseer una existencia cómoda. Estos antiguos anarquistas suelen contradecir los ideales del movimiento, ya que después de todo, ¿qué antiguo estaría dispuesto a destruir un sistema social que le otorga seguridad y prosperidad? A menudo, son la clase de vampiros que no aprovecharon la oportunidad que se les brindó para convertirse en los Vástagos más poderosos de la zona y que todavía albergan la intención de destronar al príncipe y construir la sociedad vampírica con la que soñaron hace dos siglos.

Muchos de esos conflictos acabaron siguiendo la misma pauta evolutiva que los hizo pasar de luchas abiertas a tensiones ocultas entre el príncipe y los anarquistas. Sin embargo, si el conflicto inicial entre el vampiro en el poder y el recién llegado no acababa en una victoria decisiva, ambos bandos se sumían en un enfrentamiento prolongado. El primer paso que daban consistía en Abrazar a simpatizantes locales o reclutar anarquistas nómadas y otros Vástagos para construir un núcleo de combate. A menudo, el conflicto se acababa convirtiendo en otra lucha entre rivales enquistada en el tejido de la Camarilla. Sin embargo, en zonas más aisladas o en aquellas situaciones en que ambos bandos se dedicaban exclusivamente a Abrazar a mortales en busca de apoyo, solía tener lugar un sangriento enfrentamiento. A falta de un contexto en el que situar su herencia vampírica, los neonatos recién Abrazados fueron blanco de toda clase de propaganda que les acabó convirtiendo en defensores fanáticos de sus sires. Estos neonatos no sabían nada más del mundo que el hecho que sus sires y sus aliados eran los buenos, mientras que la banda local era extremadamente malvada. Conforme el conflicto evolucionaba, estas fantasías se acababan convirtiendo en verdades aceptadas que eran transmitidas a las siguientes generaciones de Vástagos. En ocasiones, el sire original encontraba su Muerte Definitiva, dejando atrás una larga descendencia de vampiros dispuestos a iniciar una cruzada en su nombre. En la actualidad, en algunas ciudades aisladas y en regiones salvajes de los Estados Unidos, estas luchas continúan vigentes. Aunque la mayoría de estos combatientes han tenido contacto con la Camarilla, algunos continúan luchando por inercia, ya que los encuentros con vampiros del Sabbat y Lupinos les han hecho recelar de los extraños, convirtiéndoles en unos seres peligrosos para todos los Vástagos, sean Camarilla, Sabbat o independientes.

Algunos enfrentamientos han continuado activos incluso tras la comunicación de la verdad a sus combatientes. Tras décadas de lucha y de supervivencia, estos vampiros carecen de objetivos, por lo que no les importa demasiado recibir órdenes de un príncipe oportunista. Aunque no suelen ser identificados como anarquistas, estas familias de vampiros independientes cuidan de los suyos, poseen un desprecio evidente por los extraños y suelen ser unos combatientes experimentados. No suelen ser responsables de crear alianzas para derrocar a un príncipe existente, aunque representan una barrera casi inviolable al dominio completo de una zona por parte de la Camarilla o del Sabbat, por lo que pueden ser considerados como anarquistas debido a su oposición a las estructuras sociales preestablecidas. Para finalizar, algunos grupos anarquistas aparecieron de forma natural a partir de una política dura por parte del príncipe hacia los neonatos de la ciudad. En ocasiones se daba el caso de que los vampiros jóvenes de la urbe decidían que ya tenían suficiente y que la revolución era la única respuesta.

Estos anarquistas eran más radicales y activos que sus camaradas de la Costa Este, y aunque tenían un camino más fácil hacia el Estado Libre Anarquista, los antiguos del medio oeste tenían una actitud más hostil hacia los anarquistas que sus contrapartidas del este. Las luchas que se originaron en esta zona estuvieron provocadas por disputas personales en las que los anarquistas no sólo luchaban contra las normas y los dictados de la Camarilla, sino impulsados por el odio que sentían hacia el príncipe. Un vampiro que desea la libertad puede contentarse con viajar hacia el oeste y construir su refugio en una tierra donde las condiciones son adecuadas, pero uno que desea ver derrocado a su príncipe es más probable que decida permanecer en el lugar de la lucha y continuar causando problemas. En el medio oeste, la lucha suele alimentarse de las afrentas, por lo que la tasa de emigración entre los anarquistas ha descendido de forma significativa.

Situación Actual

El constante flujo de anarquistas del este ha sido una espina clavada en el flanco de los príncipes del Medio Oeste, por lo que la invasión Catayana de San Francisco les ha cogido por sorpresa. Aunque muchos anarquistas viajaron hasta Seattle para ayudar a organizar el contraataque, muchos de los individuos no tan dedicados a la causa decidieron retirarse hacia el este en busca de la seguridad del interior de los Estados Unidos. Muchos príncipes de ciudades como Las Vegas o Pittsburg han visto como se ha incrementado el flujo de anarquistas procedentes del oeste, algunos de los cuales estaban de paso mientras que otros buscaban un lugar para construir su refugio. Varios príncipes xenófobos, en especial los de aquellas ciudades incapaces de hacer frente a la súbita aparición de dos o tres nuevos Vástagos, han respondido a estos recién llegados con amenazas e intimidaciones. Pero a diferencia de los típicos neonatos anarquistas, estos inmigrantes son veteranos endurecidos del Estado Libre Anarquista listos y dispuestos a responder a amenazas mediante la violencia organizada. Hasta el momento no ha estallado un estado de rebelión abierta, aunque en algunos lugares, los anarquistas han respondido a las actitudes beligerantes de sus anfitriones preparando sus refuerzos y adecuando el terreno para la rebelión. Estas bandas anarquistas embrionarias simplemente se hacen eco del estilo, las armas y la forma de actuar que fueron populares en San Francisco o Los Ángeles. A menudo, estos Vástagos se encuentran con un gran número de vasallos mortales dispuestos a saber como era la vida en las grandes urbes. El tráfico de drogas, de armas y otras actividades asociadas con las grandes ciudades de la costa se han vuelto comunes en unas zonas que antaño estaban convencidas de que las bandas eran sólo un problema de las grandes urbes.

Esta nueva generación de bandas anarquistas, liberadas de la influencia del líder anarquista Jeremy MacNeil, toman parte en las actividades que les viene en gana y prestan poca atención a aquellas Tradiciones que deberían respetar. En algunas zonas, estos anarquistas han sido confundidos con invasores del Sabbat, contribuyendo a aumentar la tensión entre el poder actual y los inmigranes de la Costa Oeste. Muchos neonatos anarquistas no han experimentado la existencia fuera de las fronteras del Estado Libre Anarquista, por lo que para ellos, la Camarilla es un dinosaurio moribundo que debe ser derrotado mediante la guerra en vez de con diplomacia o negociaciones. Muchos de esos vampiros pasaron sus vidas mortales en ciudades como San Francisco, San José o Los Ángeles, quedando en ellos cierto desprecio por los mortales del medio oeste, los Vástagos y la cultura en general. Estos Vástagos consideran que el medio oeste es un pedazo fácilmente conquistable de casas prefabricadas que debería ceder ante su evidente superioridad, ya que están convencidos de que si una gran ciudad como Los Ángeles cayó a manos de los anarquistas, un pueblucho como Kansas City o Wyoming no debería plantear grandes problemas.

Organizaciones

En el medio oeste, muchos anarquistas han acabado creciendo con el grupo al que decidieron asociarse. Mientras que la integración en una banda en el oeste y en un círculo social en el este representan un papel importante en la posición de un anarquista en las noches modernas, las conexiones sociales del medio oeste pueden representar la diferencia entre la supervivencia y la Muerte Definitiva. Las ciudades de esta zona suelen abarcar grandes espacios y carecen de la población para mantener un número importante de Vástagos, motivo por el que pocos vampiros tienen la oportunidad de reclamar sus propios territorios de caza sin la ayuda de otros Vástagos.

El clan de los Nickerson

Todos los miembros de esta banda de Vástagos, fundada hace 150 años, están convencidos de que descienden del mismo sire, un anarquista de Atlanta llamado Harris Nickerson. Nickerson se desplazó hacia Kansas en la década anterior al estallido de la Guerra Civil, cuando los conflictos entre los colonos del norte y del sur comenzaban a convertirse en un problema para el estado. Harris utilizó la violencia de la época como cobertura para atacar a aquellos Vástagos que tenían su refugio en ese estado. Aunque era un vampiro joven para la época, Abrazó a los guerreros más capaces que pudo encontrar en su nuevo “clan”, indicándoles que su misión divina consistía en limpiar Kansas de la influencia del resto de los Vástagos. Los planes de Nickerson funcionaron bien hasta que sus seguidores sé encontraron con Ambrose Clifton, otro neonato anarquista que había decidido que el único Vástago bueno de Kansas era el Vástago que había dejado de existir. Al cabo de poco tiempo, ambos anarquistas tuvieron una disputa sobre quien de los dos tenía derecho de prioridad sobre las zonas de caza de la región. Desde entonces, ambos bandos han estado llevando a cabo una batalla en silencio entre ellos. Nickerson posee su refugio en Topeka, mientras que Clifton ha designado a Lawrence como su dominio. Ambos ignoran a la Camarilla aunque obedecen la Mascarada, más debido a un sentimiento de autopreservación que a cualquier otro motivo. Ninguno de los dos bandos está dispuesto a aceptar a ningún extraño que no salga de allí con la velocidad del rayo o se alíe con él, aunque su furia no ha evitado que la Camarilla tome posesión de Kansas...

El Tren Anarquista

Apodado como el Tren de la Libertad por algunos anarquistas, esta red compuesta por vampiros de la Camarilla que simpatizan con la causa anarquista ayuda  a transportar a los Vástagos entre ambas costas americanas. El tren es un transporte seguro para aquellos anarquistas nómadas, por lo que suele emplear agentes mortales y Vástagos para preparar un viaje seguro y escoltar el transporte a lo largo del país. Al menos eso es lo que se supone que debe hacer el Tren Anarquista. En realidad, la organización está infestada de espías de la Camarilla que trabajan para reunir información y rastrear los movimientos de los anarquistas por todo el continente. De momento, la Camarilla ha tenido cuidado de no levantar sospechas innecesarias. Aunque la mayoría de anarquistas tiene en el tren un medio de viaje seguro, sus movimientos son vigilados y cualquier desplazamiento en masa de anarquistas hacia una ciudad determinada que experimente problemas es interceptado o retrasado.

Aunque el tren dista mucho de ser una herramienta bajo el control de la Camarilla, existe un número importante de espías que ha conseguido infiltrarse en puestos clave, por lo que la red es poco más útil a los anarquistas de lo que lo es a la Camarilla. La situación del ferrocarril pone en evidencia una de las mayores debilidades de los anarquistas: la falta de una autoridad central hace que cualquier operación a gran escala sea llevada a cabo por voluntarios, por lo que un agente infiltrado sólo necesita mostrarse dispuesto a colaborar para conseguir un puesto clave en la operación.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario