El Movimiento Anarquista en Norteamérica

Edit
Los Estados Unidos son famosos por ser la tierra de las oportunidades para los inmigrantes, algo que también se aplica a los Cainitas. Muchos de los primeros vampiros en poner pie en Norteamérica vinieron impulsados por los mismos motivos que los colonos mortales, buscaban libertad de pensamiento, de expresión y de credo, así como la libertad de perseguir sus objetivos alejados de las manipulaciones y las tradiciones de los antiguos.

Por ello, no es ninguna sorpresa que el bastión más importante de la filosofía anarquista, el Estado Libre Anarquista, tuviera lugar en Norteamérica. Pero a pesar de todo el fervor revolucionario de aquellos que ayudaron a construirlo, los anarquistas norteamericanos de hoy en día continúan mostrando cierta tendencia hacia la adopción de los roles contra los que se oponen: juez, autócrata y tirano. El estudio del Movimiento Anarquista en los Estados Unidos es el estudio de la variedad y las contradicciones que se alojan en la filosofía anarquista.

Por cada radical anarquista de la Costa Oeste dispuesto a luchar por aquello que cree, existe un anarquista en la Costa Este que considera que los principios de igualdad constituyen una teoría fascinante para debatir en el Elíseo, pero no funcionarán en el mundo real. Hablando de forma general, los anarquistas siguen unas pautas crecientes de fervor y espíritu revolucionario conforme nos vamos desplazando de este a oeste por los Estados Unidos. Conforme la frontera americana fue desplazándose hacia el oeste con cada nueva generación de colonos, también lo hizo la sofocante influencia de la Camarilla que iba tras ellos. Mientras las colonias fueron jóvenes, los anarquistas lo tenían fácil para establecer sus propias normas y llevar una existencia de acuerdo con sus propios dictados. Mientras la existencia fronteriza fue demasiado difícil para aquellos Cainitas acostumbrados a existir en la seguridad relativa de las ciudades, la mayoría de los vampiros que habitaban estas zonas lo hacían por voluntad propia. Aunque unos pocos eran obligados a abandonar la seguridad de las zonas civilizadas, muchos más eran los que seguían a las caravanas hacia el oeste en busca de la libertad y de las oportunidades que el orden social les negaba.

A menudo, los Vástagos anarquistas acababan reclamando como propia una nueva colonia e instituían sus propias leyes, ya fuera proclamando la libertad de caza, un acceso igualitario hacia los recursos o un uso justo de la colonia para todos los Vástagos. Conforme el tiempo fue transcurriendo, acabó apareciendo algún vampiro dominante o un pequeño núcleo de vampiros dispuesto a dictar sus propias normas mediante la fuerza física. Estas juntas dominantes crecerían para acabar pareciéndose demasiado a aquellas alianzas de antiguos contra las que estos anarquistas habían luchado en su juventud. Más tarde o más temprano, una segunda oleada de vampiros llegaba a la ciudad y amenazaba con desplazar a sus habitantes originales, sobre poblando la urbe y poniendo en peligro los recursos existentes o apoyando una serie de creencias incompatibles con las de la primera ola. En ese momento, los anarquistas más “antiguos” tenían que tomar una decisión difícil: expulsar a los recién llegados hacia el oeste, asumiendo las políticas y los papeles de aquellos contra los que se opusieron en el pasado o capitular y adaptarse al nuevo orden social. A menudo, cuando se encontraban ante la amenaza de perder los contactos y los recursos en los que habían invertido años, los anarquistas originales acababan uniéndose para poner a los recién llegados en su sitio. La frontera americana no sólo marcaba el límite de la civilización, sino también las líneas de batalla entre distintos anarquistas por la dominación de los nuevos territorios de la nación estadounidense.

Con el paso del tiempo, muchos anarquistas debieron enfrentarse a la decisión de poner en práctica muchas de las políticas que les impulsaron a autoexiliarse de sus ciudades. Tras haber trabajado duro para sobrevivir en la frontera y disfrutar de cierto grado de prosperidad, muchos anarquistas acabaron viendo las llamadas de igualdad de sus hermanos como meras excusas para arrebatarles lo que habían construido en esos años. Si los chiquillos deseaban igualdad, sólo tenían que viajar unas cuantas millas hacia el oeste. Después de todo, ellos no habían trabajado para domesticar la frontera, por lo que aquellos que se habían hecho cargo de esta tarea no estaban dispuestos a compartir el pastel por un puñado de gritones tardones. En lo que concernía a los nuevos anarquistas, el pastel ya había sido dividido y las oportunidades de igualdad se habían desvanecido, por lo que estaban invitados a desplazarse hacia el oeste y aprender de primera mano lo difícil que es hacerse un lugar en el mundo.

No resulta ninguna sorpresa que cuando la existencia del Océano Pacífico detuvo la expansión hacia el oeste, llegara el momento apropiado para la emergencia del Estado Libre Anarquista. Una vez que no había sitio donde ir, sólo era cuestión de tiempo hasta que el espíritu de rebelión se instaurara y llevara las cosas al límite. Resulta irónico ver como la emergencia de las baronías y de las bandas anarquistas se replicó por todo el oeste americano. Las mismas fuerzas que impulsaron a los anarquistas a transformarse en imágenes especulares de sus enemigos aparecieron por toda California y una docena de ciudades más. Aquél que construye un orden social encuentra extremadamente difícil entregar las llaves de la responsabilidad y de la oportunidad a quien no ha hecho nada por el orden social imperante y carece de motivo para tratarlo con la reverencia y el respeto que merece. ¿Dónde estaban los recién llegados cuando debieron enfrentarse a los Lupinos y a manadas nómadas Sabbat procedentes de Méjico? ¿Cómo osan reclamar los mismos derechos y respeto que aquellos que dieron su sangre para construir los cimientos de una nueva sociedad? Todo sistema social, desde el de las naciones hasta el de un club de caridad local, espera que los recién llegados demuestren que son dignos de pertenecer a él antes de hacer uso de los derechos y los privilegios que el sistema les otorga.

La primera ola de anarquistas pudo poner en práctica sus ideales porque no tenía nada que perder. Una vez que estableció un sistema social y tenía intereses en mantenerlo en su lugar, su fervor revolucionario dejó paso a un fuerte deseo por mantener lo que había conseguido y por expandir los bienes que había arrebatado a la espesura. Resulta fácil hablar de revolución cuando tus bolsillos están vacíos y careces de un futuro que perder a manos del fracaso. Pero una vez que un Vástago ha hundido sus raíces en la comunidad local y ha aprendido a utilizar sus músculos sociales y políticos sobre el ganado, la expectativa de volver a las cloacas no es demasiado halagüeña.


Los Anarquistas Norteamericanos en la Actualidad

Gran parte de esta sección describe a los anarquistas en función de la zona geográfica que ocupan. Un anarquista del Estado Libre es muy diferente de uno que resida en el estado de Nueva Inglaterra. Aunque los anarquistas de una zona determinada poseen gran variedad de filosofías, formas de actuar y tradiciones, existen tendencias genéricas propias de cada una de ellas. Muchas de estas tendencias poseen sus raíces en la historia, ya que tienen su origen en las oleadas de anarquistas que se fueron dirigiendo hacia el oeste en busca de un lugar para residir. La progresión geográfica hacia la Costa Este es directamente proporcional al fervor de los anarquistas que residen en cada una de las zonas. Los anarquistas más dedicados se encaminaron hacia el oeste o fueron obligados a ello por los Vástagos con los que se encontraron en las ciudades del centro.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario