Me encuentro de vacaciones, no actualizare la web ni responderé sus dudas hasta el 12 de Febrero aproximadamente, gracias a quienes me visitan, saludos!.

Elementos de la Historia

Edit
Para los Narradores que buscan construir una historia o crónica que destaque específicamente los temas de la vida Anarquista, ciertos elementos y técnicas pueden ayudar a transmitirlos a los jugadores. Los siguientes consejos pueden ayudar a poner de relieve un tema y dar lugar a instantes memorables de la historia que los jugadores recordarán durante el transcurso de la partida. Una de las ventajas de jugar una crónica basada en un grupo de anarquistas es que tienes la oportunidad de concentrarte en la su ideología y crear una historia sobre ella. Por supuesto, no todos los anarquistas son unos defensores  acérrimos de la causa, aunque todo vampiro debe tener un  motivo de peso para renegar de la estructura social existente en la sociedad vampírica, ya que la sociedad de la Camarilla, a pesar de todas sus desventajas, ofrece a los  Vástagos estabilidad y seguridad. Todo vampiro necesita un buen impulso para dar la espalda a todo eso, incluso a  pesar de la sofocante estructura de la Camarilla. Una crónica anarquista puede dar la oportunidad de concentrarse en metas más intelectuales, como en una filosofía particular o en el concepto “progresista” de los “derechos de los Vástagos”.

Los anarquistas salen indemnes de actos que el resto de los Vástagos consideran suicidas, como desafiar de  forma abierta a vampiros en el poder, arriesgándose a sufrir la Muerte Definitiva por defender sus plataformas políticas y sus filosofías y por atraer la atención de aquellos que son más poderosos que ellos. Necesitarás motivos convincentes para explicar por qué los personajes anarquistas hacen estas cosas.

El Valor de los Símbolos

Los Anarquistas dan un gran valor a los símbolos y muchas de sus victorias comienzan derribando uno. Por descontado, hay muchas más derrotas del Movimiento, que incluyen victorias pírricas o algo peor, pero el mero hecho de que los símbolos estén tan a menudo involucrados en los conflictos Anarquistas nos muestra su importancia. Un Príncipe, por ejemplo, puede no ser realmente el cruel tirano que los Anarquistas hacen creer que es, pero eso no es lo importante: no se rebelan contra ese Príncipe en concreto, sino contra el cargo o el Príncipe como símbolo de los excesos de la corrupta cultura de los Antiguos.

Hay otros símbolos que pueden ser significativos para los Anarquistas: cierto territorio que consideran representativo, la guarida preferida de un Inquisidor, un club nocturno en pleno Coto o la pira en la azotea en la que supuestos insurgentes encuentran la Muerte Definitiva. Un símbolo puede ser algo pequeño o personal, como el anacrónico bastón de un Primogénito, o algo enorme, como la sala de baile de un hotel donde los Vástagos se reúnen en el Elíseo. Historia y ficción están cargadas de símbolos de los desafíos que representan, como la Bastilla, cuyo asalto representó la inevitable Revolución Francesa. Nada cae con tanto estruendo ni arde con tanto brillo como un símbolo que cede el paso a una nueva era.

Obviamente los símbolos tendrán un papel importante en una crónica Anarquista. Eso está bien, pues utilizarlos es una técnica literaria que enfatiza las historias. Incluirlos en tus crónicas es fácil y efectivo. Deja que los jugadores escojan un símbolo importante para ellos. Darles la oportunidad de decidir lo que representa el menospreciado régimen al que desean poner fin significará mucho más para ellos que decirles lo fuertes que son sus sentimientos y qué los provocan. Entonces, una vez seleccionado su símbolo, deberías incorporarlo como una presencia literal al menos una vez por historia. Considera los siguientes ejemplos:

• Todos los jugadores proceden de Irlanda y se han trasladado a Boston, en donde transcurre la crónica. Como símbolo escogen un pub irlandés regentado por un pariente lejano de uno de ellos y lo convierten en su refugio. El Narrador hace que la suerte del bar refleje el estado de los Anarquistas irlandeses durante el transcurso de la crónica. Si la coterie tiene éxito, el bar prospera, pero si un destacamento de Arcontes llega a Boston y toma medidas enérgicas contra los personajes en particular, el bar pierde la licencia para vender alcohol, sufre un incendio o algún otro revés. El bar no necesita aparecer en la historia como refugio de los personajes jugadores ni nada tan concreto. Los personajes ni siquiera tienen que estar allí; quizás sólo se pasan para ver si su pariente está bien. Se trata simplemente de un “plano general” cinematográfico que abre cada sesión de juego.

• La manada Anarquista de los jugadores se autodenomina Sagrado Corazón. Han estado llevando a cabo un timo a largo plazo en el que uno de los miembros sedujo a la mujer de uno de los prominentes aliados del Príncipe. Justo cuando están a punto raptarla, aparece en el refugio de su amante Vástago con un nuevo tatuaje: un sagrado corazón que simboliza su amor eterno. Ella les pertenece absolutamente para Abrazarla si lo desean o para alardear de ella frente al Príncipe y su aliado.

Los Intelectuales

No todas las revoluciones se ganan con la guillotina. En estas noches los Anarquistas se hacen con algunas Praxis mediante guerras de ideas, golpes de estado incruentos y revoluciones de terciopelo. Históricamente, se ha considerado a los intelectuales mortales corruptores de menores (Sócrates), populistas disidentes (Vaclav Havel), filósofos marciales (Jenofonte) e incluso terroristas cuasi legendarios (Georges Danton). Al igual que los Brujah, los Anarquistas aprecian a sus intelectuales y filósofos, especialmente a aquéllos con la capacidad de orquestar cambios de régimen desde posiciones en estamentos no militares. Los intelectuales Anarquistas son un grupo social formado por individuos o colectivos dentro de los dominios del movimiento (o que abarcan varios de ellos). Han proclamado que la tarea de dar forma a la filosofía Anarquista es suya, y se preguntan “¿qué pasaría si...?” respecto a cuestiones para las que el Movimiento aún no tiene respuesta e interpretan los precepctos de la ideología Anarquista en un contexto actual. Son en parte grupo de reflexión, en parte revolucionarios de salón y en parte portavoces culturales.

Los intelectuales abarcan a los grandes académicos de la sociedad vampírica: la enclaustrada y reverenciada élite “liberal”. No son maníacos vestidos de cuero claveteado que lanzan bombas y se manchan la  manos de Vitae.

Son oradores subversivos capaces de provocar cambios radicales en la actitud de los no-muertos. Muchos Príncipes sagaces abdican de su Praxis (quizás pensando que la reclamarán en el futuro) cuando se percatan de que la opinión de un respetado intelectual “simpatizante de los Anarquistas” está en su contra, pero sin el temor de ser reducidos a cenizas en un derrocamiento más violento. El poder de los intelectuales está en la creación y distribución de ideas. ¿Hasta dónde habría llegado el Movimiento Anarquista si su propaganda de reclutamiento consistiese en un folleto fotocopiado que dijese “¡Príncipes malos! Anarquistas buenos”? Los intelectuales comunican.

Puede que a menudo no lo hagan directamente, ya que muchos de sus principios son filosóficos e irrealizables, pero sirven como crisol para las reflexiones de los Vástagos. De hecho, muchos lamentan que los salones y Elíseos de los no-muertos sean escenarios en los que la posición social y las rencillas dictan las políticas, y no lugares de intercambio de ideas. Los intelectuales no tienen por qué ser un único individuo (la propia palabra presupone un colectivo). En dominios con suficientes Vástagos para formar una facción intelectual, especialmente con tendencias Anarquistas, encajan bien. Un Narrador ingenioso puede usarlos para trastocar las expectativas de los jugadores. Cuando la coterie se dirige al museo o a la universidad para una audiencia con un prestigioso Vástago, pueden suponer que tratarán con un docto Tremere o un excéntrico Malkavian... pero cuando conocen a agitadores y revolucionarios que entienden sus puntos de vista probablemente aprecien su apoyo (y sospechen de él). Como herramienta del Narrador, los intelectuales pueden adoptar muy diversas formas.

• Un Vástago intelectual con inclinaciones Anarquistas puede servir como patrón secreto o incluso Mentor de un miembro o una coterie del Movimiento. Podría ser Anarquista en secreto o quizá una conocida voz reformista dentro del dominio. Quizás no pueda actuar abiertamente o no esté hecho para los esfuerzos violentos que a menudo caracterizan la actividad Anarquista. Su tutela podría ser financiera, consultiva e incluso política. Quizá fue Príncipe en el pasado y lo depuso un usurpador. Quizá sea un Anarquista lealista alineado contra un Barón que es poco menos que un Príncipe con un título distinto. Tal vez sea un igualitarista laico en un dominio de fanáticos del Sabbat y el Chiquillo del Arzobispo al que perdonan su “excentricidad”.

• El auge de los intelectuales mortales podría presagiar agitación en un dominio de la Estirpe. Como siempre, el clima social de los Condenados sigue la estela de las tendencias mortales. Si el carácter de una ciudad se torna más liberal o igualitario el dominio puede parecer maduro para que los Anarquistas obtengan la Praxis con un mínimo de derramamiento de sangre. Por otro lado, la vieja guardia puede tratar de mantener el control y forzar la mano de quienes buscan una transición menos brutal.

• Podrían jugar un papel atípico al abogar por un dominio fascista o totalitario. No todos los académicos son compasivos. Algunos apoyan una forma de darwinismo individualista pragmática y cruel. En estos casos los Vástagos probablemente tendrán conexiones con un grupo dispuesto a ensuciarse las manos para proteger lo que consideran suyo... o podrían estar buscándolo.

• Los intelectuales podrían incluso proporcionar la ambientación para toda una crónica. Sería mucho más intelectual y social que una crónica de acción, con toques de intrigas y movimiento de agentes y peones, si es del gusto del grupo. No todas las guerras Anarquistas se ganan en el campo de batalla.

La Leal Oposición

Cada Stalin tiene su Trotsky, por cada Jeremy MacNeil hay una Tara acechando en las sombras. En algunos casos, a ojos de la leal oposición, los Anarquistas pueden no ser lo “suficientemente Anarquistas”. Los inflexibles idealistas no descansarán hasta que los Vástagos del dominio lancen al Arzobispo en llamas desde la torre más alta de la ciudad y alcen un monumento a su utopía. Para este tipo de leal oposición, ni siquiera el Movimiento es lo bastante radical y la revolución debe llevar- se hasta el extremo, hasta que cada eslogan Anarquista se haga realidad. A menudo estos ideólogos lealistas olvidan que la revolución suele seguir una trayectoria pendular y asienta las bases de su propia respuesta reaccionaria. En otros casos, la leal oposición adopta la postura opuesta: un realismo radical. Todo eso del igualitarismo y que todos los Vástagos tengan la misma voz es bueno y deseable, pero la política real en los dominios de la Estirpe reconoce que las jerarquías son lo natural. La oposición realista puede ser un “veterano” cansado del mundo que ha visto la misma mierda demasiadas veces como para desperdiciar esfuerzo alguno en un fútil Proyecto Camelot [N.d.T.: Estudio en base sociológica dirigido por el ejército de los EE.UU. durante los años 60 para prevenir el posible derrocamiento de su propio gobierno] o quizá un oportunista que aboga por desplumar a jóvenes ingenuos. Como sucede con los intelectuales, la leal oposición puede ser incluso un grupo entero de Vástagos (siempre que el dominio sea lo bastante grande), lo cual es especialmente probable en un dominio que está en medio de una revolución donde se ignora la Mascarada o la Tradición de la Progenie. Ciertamente, una de estas Tradiciones, o ambas, pueden ser lo que una a la leal oposición.

Una Oveja entre Lobos

De todas las Sectas, los Anarquistas son quizás los más cercanos a los mortales, tanto por sus modernos puntos de vista como por su relativa juventud. Esta proximidad a menudo se manifiesta en sus relaciones. Muchos siguen en contacto con sus familias mortales, mientras otros trabajan con mortales en aventuras empresariales, manejos criminales o activismos por la justicia social. Algunos incluso respetan a los mortales a su manera: el chico que es dueño de la bodega, el cansado guardia de seguridad que mira hacia otro lado, la repartidora que no hace preguntas pero que no evita el contacto visual.

Esto a menudo se traduce en situaciones en las que los Anarquistas se sienten cómodos, pero en las que los Vástagos de otras Sectas adoptarían un aire de arrogancia y desprecio. En un club nocturno, un Vástago de la Camarilla es el distante centro de atención, mientras que un Anarquista baila en la pista con despreocupado abandono junto al ganado. Un jefe mafioso del Sabbat decora su hogar con espeluznantes trofeos de sus rivales caídos y da escalofríos a sus propias tropas, mientras que el capo Anarquista visita el club social con sus gánsteres y trata en privado todos los temas sangrientos. Incluso si no se consideran iguales a los mortales (y sólo los Anarquistas más ingenuos hacen eso), los más sensatos son conscientes de que deben compartir calles y ciudades con ellos, así que, ¿por qué hacerlo más difícil o extraño de lo necesario?

Sin embargo, a la postre deben darse cuenta de que son depredadores o parásitos y los mortales son víctimas o huéspedes. Al final, algo cederá e incluso el más tolerante de los Anarquistas deberá tomar la Vitae de alguien contra su voluntad.

Sin embargo, hasta que eso suceda, la proximidad creará una innegable presión para ser mejor de lo que la Bestia querría. Las siguientes situaciones pueden servir de ejemplo:

• El promotor del club Anarquista tiene una lista VIP y, si no estás en ella, debes hacer cola. Así que, si eres un vampiro y no estás en la lista VIP, esperarás rodeado de donnadies mientras el VIP mortal y su séquito se saltan la cola.

• El refugio del contacto Anarquista está en el distrito de la moda. De hecho, es un taller repleto de inmigrantes ilegales que trabajan 24 horas al día los 7 días de la semana, demasiado ocupados manteniendo la cabeza baja como para percatarse del extraño comportamiento de la “sobrina” del gerente.

• Dos de los porteros del club de striptease son Anarquistas. Reciben órdenes del mortal que paga sus nóminas y le darán con gusto una buena tunda a cualquiera que manosee a las bailarinas o venga en plan Drácula a un lugar donde los vicios de los mortales están por encima de las enemistades de la Sangre.

Revolucionarios

No todos los puntos de vista que los vampiros tienen del mundo están teñidos con el cinismo y el sarcasmo de las noches modernas. Aunque muchos vampiros abandonan los objetivos políticos de antaño a cambio de luchar por el poder contra otros Vástagos, los ideales políticos del algunos Vástagos se magnifican con el Abrazo. Aquellos vampiros que tuvieron puntos de vista políticos radicales son más proclives a convertirse en anarquistas. Tras luchar contra los poderes de la sociedad mortal, resulta lógico que continúen con la misma línea de pensamiento aplicada a la Camarilla y a otras organizaciones vampíricas por hábito. Las creencias políticas de estos vampiros están coloreadas por aquellas que defendió en vida: el comunismo, el anarquismo y el liberalismo poseen un buen número de defensores en las noches modernas. Muchos de estos movimientos cuentan con unas conexiones importantes con una línea de sangre o un linaje particular lideradas por un sólo vampiro activo que Abraza a aquellos mortales que siguen su filosofía.

Muchos de los seguidores de filosofías fracasadas, en especial del comunismo o del fascismo, ven las noches modernas como una oportunidad de llevar a cabo políticas que los gobiernos mortales fueron incapaces de instaurar con éxito. Estos fieles revolucionarios persiguen sus propios objetivos con la dedicación de un fanático. Por un lado, no tienen otra opción que aferrarse a sus creencias, ya que estos Vástagos, atrapados sin aliados obvios y Abrazados por un mentor que intenta instaurar sus creencias en un chiquillo receptivo, son unos creyentes fervientes. Además, las noches modernas suelen representar la última oportunidad que poseen para obtener influencia en el mundo. Tras conocer las sendas de los Condenados, los Vástagos revolucionarios llegan a la conclusión de que están ante la última oportunidad para comunicar sus creencias al mundo si logran rodearse de los mortales adecuados.

Un anarquista dedicado a la causa prestará su apoyo en campañas a gran escala contra la Camarilla con la esperanza de desplazar la influencia que la secta posee sobre el gobierno mortal y sustituirla por la suya. Al cultivar contactos en el gobierno local, un revolucionario espera expandir sus objetivos en las sociedades mortal y vampírica. Por supuesto, un único vampiro no tiene demasiadas expectativas de extender su influencia a escala nacional, aunque eso no significa que este revolucionario ponga en marcha sus planes con una campaña de “tierra quemada”.

Los revolucionarios pueden construir sus cimientos de formas muy diferentes. Por su propia naturaleza, suelen ser seres nómadas, ya que su creencia en la causa les impide relacionarse con los líderes vampíricos de otra forma que no sea conflictiva. Estos vampiros suelen acabar siendo empujados de ciudad en ciudad, aunque una pequeña célula política podría enraizar en una urbe que careciera de una autoridad central o estuviera bajo el control de un príncipe permisivo (o demasiado confiado). En ocasiones, el clima político de una determinada ciudad permite que un vampiro motivado encuentre un nicho seguro. Un gran campus universitario urbano es e? escenario ideal para un Vástago radical, ya el amplio abanico de ideas políticas existente hace que no suela despertar demasiado la atención en un ambiente universitario en el que tales creencias son el pan de cada día de determinados círculos. Un profesor en activo de la universidad podría tener problemas para enfrentarse a la no vida (las clases y las reuniones suelen celebrarse durante el día), aunque un campus universitario ofrece otros roles adecuados para un vampiro. La mayoría de campus están activos por la noche, otorgando a un vampiro una escena social activa en la que desplazarse y cazar. Además, las creencias radicales son más frecuentes entre los estudiantes que entre la población en general, por lo que el vampiro tiene a su disposición una buena fuente de simpatizantes mortales que puede convertirse en un buen rebaño o incluso en ghouls.

Una crónica anarquista centrada en radicales universitarios debería hacer hincapié en la separación existente entre la retórica académica y la política real. Resulta fácil hablar sobre el anarquismo en una cafetería mientras se está rodeado de compañeros impresionables, pero llevar estas políticas a la práctica en las calles y bajo la atenta mirada del príncipe requiere un mayor nivel de dedicación. La línea que separa la teoría de la práctica es muy amplia. ¿Cómo organizar anarquistas a partir del pueblo? ¿Puede un teórico universitario poner en marcha un plan que no caiga bajo el peso de su propio purismo ideológico?

Considera las demandas poco prácticas y ridículas del estudiante radical y llévalas hasta el frente de tu crónica. Resulta muy sencillo perder de vista las metas de la revolución o sumergirse en la teoría y en el dogma mientras se discuten los aspectos más nimios del pensamiento anarquista o comunista.

Una historia basada en la universidad también debería tener un componente social importante. La política y la progresión en la escala social son dos pasatiempos importantes para aquellos miembros universitarios ansiosos por progresar, y estas actividades pueden atrapar a los personajes si se acaban convirtiendo en líderes o en consejeros de las organizaciones políticas radicales del campus.

Idealistas

Resulta extraño que a pesar del ferviente cinismo de las noches modernas, algunos vampiros se aferren a lo que muchos ven como poco más que un recordatorio del pasado: el idealismo. El vampiro idealista suele ser joven, ya que no debe haber pasado el tiempo necesario para que los tiburones maquiavélicos que dominan las noches modernas distorsionen su visión del mundo. Resulta sorprendente que el idealismo no sea un concepto anticuado para un vampiro. Los Vástagos no sufren carestía de alimentos (si actúan con cuidado), tienen poco que temer a las enfermedades y a otros temores mortales, disponen de un elevado número de años por delante para solucionar sus problemas y están en una posición desde la que pueden incitar cambios tanto en la sociedad mortal como vampírica. Existen pocos Cainitas en una ciudad determinada como para que un vampiro pueda llegar a convertirse en una diferencia. Los Vástagos tiene una gran habilidad para despojarse de los burócratas locales y por extensión, de los políticos a quienes sirven. Debido a sus esperanzas de vida, los vampiros disponen del tiempo necesario para cultivar un movimiento social a largo plazo desde su génesis hasta la implementación final del cambio. Por este motivo, aunque puede parecer imposible, hay lugar para el idealismo en las noches modernas, ya que aunque no es frecuente, no es imposible.

Es probable que un vampiro idealista, al igual que ocurre con un político radical, haya elegido esta visión del mundo antes de su Abrazo. Un activista político de la década de los 60 es el arquetipo del vampiro idealista: educado según los principios de la paz, el amor y la hermandad, este chiquillo podría considerar que las maquinaciones de los antiguos son una pérdida de tiempo. ¿Quién necesita poder político y bienestar económico cuando dispone de la no vida? Este vampiro podría gravitar hacia la introspección filosófica y la teoría política. A diferencia de un radical, el idealista se preocupa por mejorar la sociedad en vez de por los medios para llegar a esa situación.

Los idealistas suelen ser tomados por estúpidos en las noches modernas. El cinismo y el don de la oportunidad están demasiado arraigados en la mente de muchos vampiros, haciendo que vean a un defensor de estos pensamientos tan pasados de moda como un ser demasiado caritativo, y a alguien que lucha por el bien de todos como un vendedor demasiado empalagoso. Esta segunda creencia que afirma que los idealistas ocultan sus verdaderos objetivos bajo una capa de igualdad, representa la mayor barrera para contagiar esta filosofía a los Cainitas de las capas más básicas de la sociedad. La mayoría de los Vástagos están acostumbrados a esperar lo peor de cualquiera que afirme que tiene las mejores intenciones. Acostumbrados al cinismo y a la desconfianza tan comunes en las noches modernas, indican que ya han venido otros antes que el personaje idealista con planes similares y que acabó vendiéndoles o halló su Muerte Definitiva por sus actos, llevándose algunos de sus seguidores con él. Otros anarquistas también pueden ver al Vástago idealista como el instrumento perfecto para conseguir sus propios objetivos. Mientras que el idealista puede intentar convertir el mundo en un lugar perfecto para todos los vampiros, otros vampiros podrían estar interesados en incorporar sus metas a la su retórica. El número de idealistas se puede contar con los dedos de una mano, ya que por un lado, no pueden hacer mucho por sí mismos y por el otro, existen pocos Vástagos que estén dispuestos a tener tanta confianza en la causa como para seguirla por lo que es en vez de como un vehículo para obtener sus propios fines. Un idealista necesita aliados, aunque debe equilibrar el bien por la causa con las motivaciones egoístas que hace que los vampiros se unan bajo su bandera.

Oportunistas

La causa anarquista cuenta con un gran número de oportunistas entre sus filas. La igualdad y la oportunidad son algo por lo que vale la pena luchar, pero ¿quién las necesita si no otorgan un beneficio tangible? Muchos neonatos se unen a la causa anarquista no porque crean que todos los vampiros deberían tener igualdad de acceso a los salones del poder, sino porque creen que ellos deberían tener acceso, y al infierno con el resto de los Vástagos. Los antiguos poseen lo que quieren los neonatos, y la causa anarquista es un vehículo adecuado para conseguir ese fin. En muchos aspectos, un oportunista podría luchar con más fuerza que el anarquista típico por la causa, ya que posee una visión más clara de lo que obtendrá si los anarquistas consiguen el dominio de la ciudad. También se ha incorporado al escenario anarquista con unos objetivos más claros, por lo que tiene un mayor interés en mantenerse informado. Un joven vampiro ambicioso asume unos riesgos importantes al asociarse con aquellos que el gobierno de la Camarilla detesta. Los antiguos recuerdan durante mucho tiempo, por lo que unas transgresiones en el presente pueden dar lugar a castigos que duren décadas.

Por este motivo, aunque los oportunistas pueden tener la sabiduría política para impulsar la causa hacia delante, suelen separarse de ella una vez que han conseguido satisfacer sus necesidades personales. Este tema es importante cuando lleves a cabo una crónica centrada en los anarquistas oportunistas. Enfatiza la distancia que separaa los anarquistas que apoyan el movimiento en beneficio propio y aquellos que creen que la causa anarquista es algo por lo que deben luchar. Es probable que los verdaderos anarquistas se rebelen contra el oportunista, tachándole de vendido y trabajando para destruir cualquier ventaja de la que haya disfrutado como resultado de su alianza temporal con los anarquistas. Es muy posible que la Camarilla considere que el oportunista es un vampiro poco digno de fiar y acabe dándole la espalda, por lo que este vampiro se arriesga a convertirse en un paria o en un traidor perseguido. Esta clase de personaje es perfecta para aquellas crónicas que destaquen el abismo existente entre la riqueza y el poder de los antiguos y las míseras “oportunidades” por las que luchan los anarquistas.

El apoyo oportunista de la revolución puede ser el único camino viable hacia la preeminencia económica, social o política para un chiquillo que no está preparado para pasar siglos de servidumbre.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario