En el Interior del Movimiento

Edit
A pesar de que los anarquistas se definen a partir de su lucha contra el orden social establecido, sus relaciones internas resultan excelentes ideas para construir historias que se centren en la política y la lucha por una posición preeminente en el seno del Movimiento Anarquista. Los anarquistas no suelen pasar todo su tiempo luchando contra el príncipe o contra cualquier otro que ostente la supremacía de la ciudad. Como los anarquistas representan un amplio espectro de creencias, objetivos y métodos, las luchas violentas suelen estallar en el interior del movimiento con una regularidad casi rutinaria.

Violencia

La mayoría de los conflictos anarquistas tienen lugar en círculos sociales y nichos económicos que están bajo la mirada de los antiguos. Después de todo, la mayor parte de los bienes valiosos de una ciudad están bajo la influencia de los antiguos. Las calles son el campo de batalla típico anarquista en la que la violencia directa y los ataques físicos toman el lugar de las luchas por el poder más refinadas de los antiguos. Muchos anarquistas carecen de los recursos necesarios para flexionar sus músculos políticos y hacer unas cuantas llamadas telefónicas para deshacerse de un rival. Por suerte para la Mascarada, la mayoría de los conflictos anarquistas tienen lugar a una escala muy pequeña que dejan a la policía y al resto de las autoridades describiendo las consecuencias como otro ejemplo de la violencia urbana.

La violencia no debe circunscribirse únicamente a los enfrentamientos directos entre Cainitas. El ataque de una zona de caza o el secuestro de algunos de los aliados mortales es una táctica estándar en los conflictos entre anarquistas. El que los anarquistas no tengan la misma influencia sobre la sociedad mortal que los antiguos no significa que no tengan contactos o aliados. Miembros de bandas, activistas políticos y organizaciones paramilitares de extrema derecha pueden proveer el músculo necesario para el conflicto anarquista, así como congregaciones de fieles, desahuciados y... bien, cualquier persona con la que te puedas encontrar en la calle. Como muchos anarquistas siguen filosofías políticas individuales, es una progresión natural que se vean envueltos en células locales que comparten ideas similares. De igual forma que los Vástagos pueden echar mano de estos mortales en un conflicto anarquista, también puede suceder lo contrario. Un grupo mortal puede atacar a otro, dando lugar a un conflicto abierto. En un intento por derribar una banda rival, una banda mortal podría enzarzarse en una batalla campal cuando ambas bandas intentan ayudar a un Cainita. Por si esto fuera poco, los anarquistas como grupo pueden depender de la estabilidad de sus aliados mortales, por lo que podrían verse obligados a enfriar la situación para evitar que sus aliados caigan en un frenesí violento.

Política

La política anarquista está relacionada con la creación de alianzas y relaciones entre los Vástagos y sus intereses comunes. Al igual que ocurre en las intrigas vampíricas de alto nivel, los anarquistas traman entre ellos y trabajan para obtener fama y respeto de los miembros de su clase. La política entre las facciones anarquistas, al igual que la violencia, posee una interpretación directa y visceral. Mientras que los antiguos se enzarzan en políticas maquiavélicas y usan las agencias mortales para crear su centro de poder, un anarquista puede salir adelante con nada más que descaro, astucia y arrojo social. Las calles y la confrontación personal vuelven a convertirse en el orden del día para los anarquistas, ya que carecen de los recursos y del apoyo para tomar parte en juegos políticos a gran escala.

El conflicto más frecuente entre los anarquistas está relacionado con la pureza ideológica y el interés propio. Para un anarquista que ostente la etiqueta de vendido, puede ser extremadamente difícil llegar a algún acuerdo con sus compañeros, quedándose aislado en una posición poco efectiva. Resulta irónico que cuanto más éxito tenga un anarquista (y más valioso es para el movimiento), existan más probabilidades de que un rival celoso intente convencer al resto de que ha vendido los ideales a cambio de una existencia cómoda. Dada la naturaleza desesperada de la existencia de muchos anarquistas, cualquiera que disfrute de la menor señal de prosperidad y éxito es sospechoso de colaborar con el sistema en el poder para avanzar en la escala social.

En cualquier crónica anarquista, los personajes deberían verse obligados a entablar tratos con algún joven ambicioso que intente desplazar a estos personajes como la voz cantante de la comunidad. Los anarquistas no son inmunes a conflictos basados en nada más que en el egoísmo y el orgullo. Con tantos anarquistas subsistiendo de poco más, es probable que estos conflictos sean más frecuentes entre ellos que entre los antiguos. Todo vampiro que ha pasado décadas (o siglos) luchando para alcanzar una posición no puede permitirse arriesgarlo todo a cambio de la posibilidad de vengar una afrenta social. Por otro lado, un anarquista con nada que perder, hará todo lo posible para igualar la situación con sus enemigos.

Economía

Como los anarquistas poseen un acceso muy limitado a los recursos económicos, un gran número de los conflictos que azotan el movimiento está centrado en el dinero, en sumas que van de los cientos a los miles, en vez de los cientos de miles. Un coche robado puede convertirse en una conveniencia temporal para un Vástago con recursos, pero puede significar un logro económico o un refugio móvil para un anarquista. Las armas, las drogas y otros bienes líquidos son críticos para los anarquistas, ya que carecen de los recursos y de las conexiones para hacer frente a algo que requiera unos contactos más específicos con la sociedad mortal, en especial en zonas donde los antiguos ostenten el monopolio de la presencia de los Vástagos en los negocios mortales.

Cualquier anarquista que consiga amasar una cantidad de recursos económicos considerable se convierte en blanco de otro anarquista que necesite recursos y que no esté de acuerdo con la filosofía política del anarquista próspero.

Mientras que el príncipe puede aplastarte si atacas el banco equivocado o atracas a los mortales en el barrio erróneo, la mayoría de anarquistas carece del músculo o de la influencia para aplastar a cualquiera que se meta con ellos. Además, la acción de menguar los bienes de otro anarquista hace que sea mucho más difícil seguir los pasos del ladrón. Recuerda a los jugadores que el dinero no es gratuito. Unos cuantos centenares de dólares pueden significar la diferencia entre la supervivencia y la Muerte Definitiva cuando un Cainita deba operar fuera de los límites dé la Camarilla o de cualquier otra secta altamente organizada.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario