Moralidad y Anarquistas

Edit
Por un lado, los Anarquistas denuncian la costumbre feudal y obsoleta de acaparar recursos, pero al siguiente suspiro, reclamarán terrenos de Caza en los que robarán, vejarán e incluso matarán para obtener la sangre que necesitan para subsistir. Para algunos Anarquistas esta distinción no es hipócrita en absoluto, pues (con razón) consideran diferentes a mortales y vampiros. Lo que es verdad para los no-muertos no lo es para los que aún viven, e incluso en las peores instituciones dirigidas por mortales los que tienen el poder terminarán por morir o retirarse. Los vampiros viejos sólo se vuelven más viejos, cautelosos, crueles y experimentados a la hora de resistir los antes efectivos métodos de los Anarquistas para redistribuir sus privilegios.

Para los Anarquistas con este punto de vista, el fin justifica los medios a la hora de echar abajo las maneras anacrónicas de regir un dominio. Defienden los principios de la Humanidad, pero degeneran rápido, pues sus métodos violentos erosionan el baluarte que la mayoría de los vampiros erige para resistir a la Bestia.

A largo plazo esto causa problemas. Los Anarquistas no tienen la garantía de ser capaces de derrocar a un Príncipe o Arzobispo rival, e incluso si lo hacen, su Humanidad podría haberse envilecido tanto que los nuevos regímenes sean duros, dominados por vampiros feroces que emplearán más tiempo clavando estacas a los Antiguos que garantizando un trato justo a los Neonatos. Incluso si el dominio no ha sido arrebatado a un tirano, incluso si los Anarquistas han reclamado la Praxis desde hace tanto tiempo como pueden recordar, la pureza ideológica del Movimiento suele disminuir conforme aumenta la edad y la moralidad decae.

Para otros, la única razón para unirse al Movimiento fue alejarse de toda la mierda que los vampiros se hacen los unos a los otros. Por desgracia, quienes están dispuestos a sacrificar los principios del Movimiento en favor de su propio beneficio pueden aprovecharse fácilmente de esta forma de ver las cosas. Alguien reacio a ensuciarse las manos con la fea realidad de la revolución queda atrapado en la teoría de la misma, no en la práctica. No pocos Anarquistas “duros” son en realidad incapaces y viejos soñadores que hablan de utopías y agitan el puño ante la idea de un Príncipe, pero que carecen de la fuerza para hacerlo caer.

Para algunos de estos Anarquistas resentidos, justicia, legitimidad y oportunidad no valen lo que cuestan o están fuera de su alcance debido a ingenuos Neonatos que carecen del poder necesario para quebrantar la Praxis. Si esta forma de ver las cosas persiste demasiado en un Vástago, éste corre el riesgo de acabar agotado y volverse inútil a causa de la decepción constante. Aunque las no-vidas de estos Vástagos como Anarquistas comiencen con fuego y pasión, al final dañan la causa al demostrar mediante su propia inutilidad que el Movimiento no puede triunfar. Y, a pesar de que un soñador no se arriesgaría a perder la fuerza moral que considera primordial, nunca promueve la causa; afirma ser rebelde o progresista, pero sin hacer realidad nunca los fines de los Anarquistas.

Lógicamente, la mayoría de Anarquistas se encuentra entre ambos extremos del espectro y consultan selectivamente sus brújulas según les conviene. Pocas personas son ideológicamente puras, y son falibles y selectivas en su comprensión de la moralidad. Después de todo, la observancia de la Humanidad es una farsa, una máscara pensada para disfrazar el rostro de la Bestia; y el hecho de que los Anarquistas no sean constantes a la hora de defenderla... bueno, eso es lo que los convierte en una Secta perfecta para ilustrar los temas de Vampiro: La Mascarada.

El Anarquista Religioso

Aunque son ciertamente una minoría dentro del Movimiento, los Vástagos religiosos han encontrado un lugar en él. Si bien puede parecer incompatible (los intereses principalmente seculares de los Anarquistas frente a las preocupaciones espirituales de la condición vampírica), la ética y las cuestiones acerca del rol del vampiro en el mundo son las principales razones por las que algunos chupópteros se hacen Anarquistas.

Los Anarquistas religiosos o espirituales no pertenecen a ninguna fe o credo concreto más que a cualquier otro. Sin embargo, filosóficamente tienden hacia el fin idealista de la moralidad, tal y como se ha descrito más arriba. Éste no siempre ha sido el caso e históricamente no pocos Anarquistas se han ocultado en los salones de la Iglesia o han establecido sus refugios en monasterios y santuarios por intereses puramente pragmáticos. Sólo desde el siglo pasado las instituciones religiosas se han convertido en hogares para los verdaderos creyentes del Movimiento. Esto no quiere decir que los Anarquistas que pertenecen a órdenes e instituciones religiosas sean santos. Para nada: la mayoría ciertamente reconoce su condición vampírica, ya que es lo que los conduce a las filas de los Anarquistas. En su lugar, muchos buscan expiación o estabilidad para los salvajes actos de sus Bestias. Igualmente, asumir que un monje Anarquista es sincero en su piedad es una afirmación atrevida, pues puede tratarse de un Antiguo que ha considerado durante siglos al Movimiento y la Iglesia vías rápidas para sus propios fines. Las voces Anarquistas en Europa Occidental y el norte de África son quizá las más genuinamente religiosas. Aunque África es predominantemente cristiana, no se debe subestimar la presencia de Anarquistas musulmanes en esa zona. En contraste, muchos Anarquistas en las Américas ven a la Iglesia como un medio para un fin, aunque hay unas pocas y notables excepciones en el sur de los EE.UU. y México que no carecen de recto fervor y fanatismo. Por las Américas se ha extendido más de un “resurgir religioso” Anarquista, pero las informaciones divergen respecto a si se trata de una tapadera para una manada Anarquista que busca sustento mientras viaja o una nueva faceta del Movimiento en esta época impía; eso suponiendo que se trate del mismo resurgir.

Los Anarquistas y las Sendas de Iluminación

Es raro, pero puede suceder. La mayoría de los Anarquistas que siguen Sendas de Iluminación son conversos de otras Sectas o de los Clanes Independientes. Casi sin excepción les resulta difícil pasar de las más esotéricas y horribles filosofías de la Estirpe a la perspectiva más pragmática y secular del Movimiento. Simplemente, entre los Anarquistas hay un menor porcentaje de seguidores de Sendas que en las demás Sectas o Clanes Independientes. Un Anarquista en una Senda de Iluminación es una criatura solitaria y posiblemente miserable, que avanza vacilante mediante prueba y error hacia la espiritualidad que ha elegido en vez de hacerlo bajo la guía de un parangón de las virtudes de su Senda, cualesquiera que sean.

Dicho esto, los miembros del Movimiento que siguen una Senda suelen estar dispuestos a compartir información con otros de su clase. Aunque no pueden reemplazar el estudio concienzudo de las Sendas en otras Sectas, al menos pueden compartir sus puntos de vista y ofrecer su simpatía o una sangrienta catarsis. Seguir una Senda no es un estigma para el Anarquista dentro de su Secta, al menos no abiertamente (libertad de elección y todo eso), pero debido a la identificación generalizada de los Anarquistas con la Humanidad, quienes siguen una Senda a menudo son vistos como extraños y fríos. Algunos Anarquistas se adhieren a las Sendas más extremas y las consideran medallas de honor. Una manada entera de Anarquistas brasileños ha construido un culto alrededor de la Senda de los Cátaros y un sacerdote elegido de entre los suyos ha partido para encontrarse con las eminencias del Sabbat en la Catedral da Sé en São Paulo, donde se discuten los dogmas de las Sendas. De manera similar, no pocos Anarquistas de Europa del Este que han roto lazos con sus Sires siguen adhiriéndose a los jirones de la Senda de la Muerte y el Alma que pueden conservar. Entre algunas bandas de nómadas Anarquistas por toda Norteamérica la reverencia hacia la Senda del Corazón Salvaje está muy bien considerada.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario