Kiasyd

Edit
Los Kiasyd son una línea de sangre del Clan Lasombra; parece algo obvio, teniendo en cuenta el dominio que estos vampiros extraños tienen sobre la Disciplina de Obtenebración. Pero su aversión al hierro, su extraño poder de Mytherceria y su propia apariencia sugieren un pasado todavía más extraño.

Los Kiasyd son independientes, más enfocados en sus estudios que en la causa de la Espada de Caín. Los que afirman pertenecer al Sabbat no participan apasionadamente en las actividades de la secta. Algunos especulan que los Lasombra tienen algún tipo de poder sobre ellos: ¿crearon los Guardianes a los Kiasyd de la misma forma que los Tzimisce crearon a los Hermanos de Sangre? ¿Les deben los Kiasyd a los Lasombra algún tipo de deuda, cualquiera que sea su origen? Al margen de la naturaleza de su relación, parece beneficiar al Sabbat. Por norma los Kiasyd son tranquilos y estudiosos. Prefieren permanecer enclaustrados en sus refugios, leyendo antiguos textos y observando mapas, artefactos y otros fragmentos de la antigüedad.

Sin embargo, parece que los demás vampiros no pueden comprender por qué un linaje de vampiros tan extraño está formado sólo por eruditos. Según cuentan los rumores, los Kiasyd sólo pueden alimentarse de la sangre de niños o hadas, o vírgenes puras. Su herencia de otro mundo en realidad no procede de la Buena Gente, sino de los demonios y las fuerzas del Infierno. Su extraña apariencia no se debe a una mutación provocada por su vitae, sino a un aviso de Dios: no son vampiros. Son otra cosa.

Apodo: Extraños

Secta: La mayoría de los Kiasyd pertenecen al Sabbat, por lo menos nominalmente. Unos pocos y raros se identifican como vampiros de la Camarilla y otros son independientes. Como los Kiasyd no pasan mucho tiempo entre ellos, u otros vampiros, si pueden evitarlo, sacar una conclusión clara sobre sus preferencias colectivas es difícil.

Apariencia: Los Kiasyd no reciben el nombre de “Extraños” sólo por su conducta. La mayoría de ellos miden dos metros o más de altura, y son larguiruchos y delgados. Su piel no es tan pálida como la de la mayoría de los vampiros, pero brilla débilmente bajo la luz de la luna. Sus ojos tienen forma de almendra y carecen de pupilas visibles. A menudo son completamente de color negro o violeta. Sus orejas son ligeramente puntiagudas. Para no llamar la atención los Kiasyd se recubren con un sombrero o pañuelo cuando se desenvuelven entre los mortales, pero incluso así su altura y su tono de piel los hacen destacar.

Refugio: La mayoría de los Kiasyd pasan años construyendo sus refugios, espacios para bibliotecas, mejorando la seguridad, y otras necesidades. Se muestran ferozmente protectores de sus hogares y no aceptan invitados sin una invitación explícita. Sin embargo, cuando reciben invitados, los tratan muy bien, ofreciéndoles vitae selecta, habitaciones cómodas y por supuesto, una gran cantidad de material de lectura.

Trasfondo: Conservadores de museo, estudiantes con talento, bibliotecarios, expertos en libros raros y académicos de todo tipo son elecciones habituales en los Abrazos de los Kiasyd. Los Extraños quieren que su progenie sea estudiosa, educada y cortés, y no quieren perder el tiempo instruyéndola en los fundamentos del conocimiento erudito.

Creación del personaje: Los Atributos Mentales y Conocimientos normalmente son primarios, aunque todos los Kiasyd tienen algún grado de Etiqueta. Por supuesto, el Ocultismo es un Conocimiento común. Contactos (con otros vampiros), Generación y Recursos son los únicos Trasfondos comunes en el linaje. Los Kiasyd tienen dificultades para mezclarse con los mortales durante el tiempo suficiente para adquirir otros.

Disciplinas de clan: Dominación, Mytherceria, Obtenebración

Debilidad: Aparte de su aspecto extraño, los Kiasyd son alérgicos al hierro. Si un Kiasyd toca el hierro debe hacer una tirada de inmediato para evitar el frenesí, y cualquier arma elaborada de hierro frío les causa daño agravado.

Organización: Los Kiasyd no disfrutan mucho de la compañía de su linaje, lo que resulta extraño, considerando lo poco que tienen en común con el resto del mundo. Tras un breve período de instrucción (50 años como mucho, y ese período se ha reducido mucho en las noches modernas), un chiquillo Kiasyd es liberado de la tutela de su sire y ya no es su responsabilidad.

Cita: "No te he invitado a entrar. Márchate. No toques nada salvo el suelo y el pomo de la puerta o te juro por la luna y las estrellas que por la mañana estarás al otro lado de ese espejo."

Estereotipos 

Camarilla: Un gran experimento. No creo que haya terminado, todavía le queda mucho espacio en el que crecer.
Sabbat: ¿Cuál es el color del lamento? ¿Cuál es el sabor de una mala deuda? Es como óxido en mi boca.
Ravnos: Saben algo de cómo funciona la realidad. Una lástima que desperdicien su conocimiento en trucos de feria.

La Perspectiva Desde Fuera 

Camarilla: Una prueba evidente de que es necesario destruir al Sabbat ya. Aceptan a cualquiera, hasta adoradores del diablo.
Sabbat: Tres vampiros entran en un bar y el cuarto era un Extraño, así que el bar lo decapitó. ¿Lo pillas?
Ravnos: No les des la espalda a estos tipos, escupe en el suelo que hayan pisado, y por todo lo que más quieras, ni se te ocurra robarles sus libros.

Kiasyd (Edad Oscura)

Los Kiasyd no son, en absoluto, una Línea de Sangre; son vampiros malditos de forma individual que se congregan en grupos. Cuando un Cainita intenta Abrazar a un humano tocado por las hadas, ya sea por accidente o a propósito, el choque entre naturalezas distintas normalmente mata a la pobre criatura. En los raros casos en que esto no sucede, la Vitae borra todos los Poderes y recuerdos relacionados con las hadas que el nuevo Retoño pudiera haber poseído antes y lo convierte en un Kiasyd.

Los Kiasyd son seres apesadumbrados que sienten que no encajan entre los Cainitas, incluso sin saber por qué. Señalados como diferentes y a menudo confundidos con Caitiff, normalmente el resto de Cainitas las rehuye, si no les mata directamente.

Y encima, para remachar el clavo, sus Sires, horrorizados al haber creado tal aberración, suelen encabezar la lista de sus perseguidores. Sin embargo, la Sangre de un Kiasyd no es inerte, y le otorga la capacidad de Abrazar y continuar su linaje. El Chiquillo se convierte también en un Kiasyd, pues la extraña mezcla de sangre feérica y Vitae vampírica perdura de Generación en Generación.

Un Kiasyd con un linaje establecido a menudo lo tiene un poco más fácil, pues al menos dispone de un Sire que lo instruya en sus primeros pasos. Pero aun así ningún Kiasyd tiene una existencia enteramente feliz, pues los otros Cainitas lo reconocen como algo ajeno incluso sin la injerencia de un Sire hostil avivando las llamas del prejuicio. Los raros Kiasyd que se las apañan para forjarse una vida a menudo descubren que tienen una tendencia innata para reunir y ocultar información.

En un mundo donde el conocimiento es poder esto les da cierta posición y puede incluso permitirles reunir suficientes aliados y favores como para mantener a raya a los Cainitas hostiles.

Sobrenombre: Extraños, Mariposas Rotas (Malkavian).

Apariencia: No hay un Kiasyd arquetípico, pero todos ellos llevan una marca física que señala su parte feérica. Puede ser sutil, como ojos heterocromáticos o un sexto dedo en cada mano, o muy obvio, como medir más de dos metros y tener la piel azul.

Refugio y presa: Los Kiasyd a menudo son descastados que eligen edificios abandonados como refugio y mantienen su ubicación celosamente guardada en secreto, sobre todo de otros Cainitas que pudieran suponer un peligro. Para compensar esta soledad, a menudo acumulan amplias colecciones de bagatelas y libros. Debido a que proceden de tantos Clanes distintos, no poseen una presa preferida. Los Kiasyd procedentes de un linaje establecido a menudo son Abrazado por su perspicacia social e intelectual, así que suelen preferir presas más débiles físicamente para evitarse complicaciones.

El Abrazo: Los Abrazos de los Kiasyd son dolorosos y trágicos. Cuando un Kiasyd Abraza a alguien, su mezcla de Vitae vampírica y herencia feérica amenaza con destrozar al pobre Chiquillo, y le provoca un período de angustia física y emocional que puede durar semanas. Un Chiquillo suele ser elegido por su excelente dominio de la etiqueta y su poder intelectual con la intención de convertirlo en un buen compañero o de que ayude al Sire a forjarse un lugar para sí. Cuando un no Kiasyd Abraza a alguien tocado por las hadas el resultado es aún peor, pues el choque entre naturaleza feérica y Vitae vampírica mata a la mayoría de Retoños tras una breve y atormentada existencia. Además de las escasas opciones del nuevo Kiasyd, su Sire, reconociéndolo como distinto a él, a menudo lo rechaza o se aprovecha de su debilidad inicial para deshacerse de él. Los pocos Kiasyd supervivientes, por razones obvias, son un grupo ampliamente variado que desafía cualquier generalización. Un Kiasyd de nombre Marconius afirma haber sido un Cainita antes de alterar su naturaleza con extrañas hechicerías. Si esto fuera cierto, da mayor validez al hecho de que los Kiasyd no son verdaderos Cainitas. Por supuesto, también puede estar mintiendo.

Disciplinas de Clan: Mythercería, más otras dos del Clan original.

Debilidad: Debido a la marca de las hadas, la dificultad de las tiradas para reconocer a un Kiasyd como algo ultramundano desciende en 1 (más aún si la marca es muy obvia). Además, su herencia feérica los hace vulnerables al hierro frío. No sólo reciben daño agravado por armas de este material, sino que también este daño desencadena una tirada inmediata para evitar entrar en Frenesí o Rötschreck, según sea su Naturaleza.

Organización: Los Kiasyd se mantienen al margen de los demás Cainitas. Para aliviar su aislamiento pueden unirse a otros de su estirpe, pero pronto se percatan que tampoco pueden soportar su presencia y muchos se separan poco amigablemente. No se dan cuenta de ello, pero la incomodidad que sienten hacia los demás Kiasyd se debe a su herencia destrozada; les resulta doloroso estar cerca de ellos porque son el recuerdo subconsciente de algo que han perdido. Este dolor afecta incluso a Sire y Chiquillo, por lo que los períodos de tutela de los Kiasyd antes de que sea liberado el Neonato suelen ser breves. Debido a que son extremadamente raros es muy extraño que dos de ellos compartan siquiera la misma ciudad. En esos casos, suele tratarse de Sire y Chiquillo.

Cita: "Mi madre decía que los sueños no son reales. Pero las pesadillas sí." 

Estereotipos 

Capadocios: Heraldos de la muerte. Mi Sire es uno de ellos y se aferra a mí como un vagabundo en el desierto a un oasis.
Lasombra: Uno de ellos me tomó por miembro de la estirpe de Marconius y cree que le debo un favor. No lo saqué de su error, pues me protege con la esperanza de que en algún momento se lo devolveré.
Malkavian: Locos y despreciados como nosotros, no nos juzgan. Buscamos su compañía y su sabiduría (ambas son únicas), pero somos conscientes de que pueden cambiar de humor.
Nosferatu: No somos más feos que ellos y aun así han encontrado un hogar. No sé si admirarlos u odiarlos.
Salubri: Su contacto alivia el dolor. O al menos antes lo hacía.
Toreador: Ven la verdad allí donde debiera permanecer oculta. Son atractivos, pero uno debe andarse con cuidado si no quiere formar parte de su colección.
Tzimisce: Quieren abrirnos en canal para ver cómo funcionamos. Es algo feo, terrible.
Ravnos: Son como nosotros, pero no del todo. ¿Parientes lejanos? Quizás nos ayuden.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario