La Lucha

Edit
Cuando los anarquistas dedican su atención a su conflicto con la Camarilla (y con menos frecuencia, con el Sabbat), lo hacen de diversas formas. Aunque sería inútil relacionar de forma exhaustiva las distintas tácticas, ya que su variedad es tan elevada como el número de anarquistas que han abrazado la causa, existen ciertas tendencias que se han impuesto a lo largo de la existencia del movimiento.

Golpea y Saquea

La técnica del golpea y saquea, que suele malinterpretarse como el estilo de rebelión anarquista de rigueur, es popular entre los anarquistas más jóvenes. Esta técnica, poco sofisticada y proclive a crear más enemigos que aliados a largo plazo es efectiva hoy y ahora. En pocas palabras, el golpea y saquea consiste en realizar ataques violentos sobre las esferas de influencia de la secta dominante. Los anarquistas incendian refugios, matan contactos, destrozan las ventanas de los negocios de los Vástagos e intentan dañar al máximo el dominio de un rival o sus bienes materiales. Es un acto doloroso y muy efectivo, al menos al inicio.

En teoría, las estrategias de golpea y saquea están diseñadas para poner en peligro los bienes de otro Vástago con la esperanza de conseguirlos. En la práctica, no suele tener demasiado éxito, ya que los anarquistas suelen centrar demasiado su atención en los ataques y dejan a un lado el saqueo. O eso, o los anarquistas carecen del grado de experiencia que necesario para administrar el negocio o el dominio. No es tan fácil patear la puerta de un contable gritando “¡Ahora trabajas para mí!” y esperar resultados positivos. De igual forma, un Vástago que ha encubierto su presencia como accionista de una compañía no será desvinculado con facilidad. Esto asumiendo que las acciones físicas de los anarquistas no hayan causado un daño tan grande que la compañía sea incapaz de recuperarse (no es lo mismo que hacer que un Vástago salga de su escondrijo). En estos casos, lo mejor que pueden hacer los anarquistas es molestar al blanco de su ira. Esta clase de acciones no carecen de valor, y los anarquistas más sabios comprenden que hacer que un contacto permanezca encerrado en casa durante una noche puede dañar a un Vástago si esperaba que su criado hiciera algo por él. Si las acciones de una compañía bajan en picado y no se produce una suspensión de la cotización, será incapaz de venderlas. Como mínimo estas acciones hacen el ruido suficiente para que todos se den cuenta de ellas. Después de todo, si tus enemigos no son conscientes de tus acciones nunca te considerarán como una amenaza.

Esta es la forma de razonar de los anarquistas más jóvenes. Esta clase de acciones constituye el motivo por el que el resto de los Vástagos ve a los anarquistas como una secta terrorista y caótica. Las maniobras más sutiles no llegan a ser visibles, estos ataques son lo que todo el mundo puede contemplar. En algunos casos esa es la intención. Un anarquista inteligente animará a cualquier manada violenta a que hagan una aparición con sus motos en algún salón de un antiguo y pateen a cualquiera que se interponga en su camino. Y mientras todo el mundo está distraído haciendo frente a este comportamiento, llevará a cabo su misión en las sombras. A menudo, a los jóvenes anarquistas que forman parte de esta diversión no les importa ser usados. Los miembros de las bandas anarquistas más violentas están encantados de tener la oportunidad de repartir mamporros y hacerse famosos por ello.

Frente a Frente

Ciertos anarquistas afirman que no existen diferencias entre la forma en que los anarquistas manejan sus asuntos y la de cualquier otro Vástago. Los anarquistas más moderados suelen compartir este punto de vista, por lo que compiten por dominios e influencia en los mismos campos de batalla que otros Vástagos, tomando parte en la Yihad como si su afiliación a la secta no significara nada para ellos. Aunque muchos moderados defienden esta posición, se trata de una de las formas de existencia más peligrosas por las que se puede optar. Por un lado, los Vástagos leales a secta local suelen ver al anarquista como lo que es: un vampiro ajeno al sistema que no tiene ningún derecho a reclamar la protección de las Tradiciones de la Camarilla. “¿A quién le importa que el anarquista haya  reclamado una determinada zona como dominio propio? Se trata de un anarquista, y los anarquistas no gozan de los beneficios de las Tradiciones”. Por otro lado, los anarquistas que ven como su compañero juega con las mismas reglas del enemigo acaban desconfiando de él, ya que acaban pensando que si los moderados deciden seguir los métodos de la Camarilla es que no son anarquistas.

Los moderados, atrapados entre dos facciones hostiles, acaban ignorando a ambas y se preocupan por sus propios asuntos. En condiciones normales, esta es la ruta más segura, ya que ambos bandos se preocupan más por tener a alguien a quien injuriar que en hacer algo contra él, aunque en ocasiones las cosas se ponen feas. En el momento en que alguno de los dos bandos mueve ficha, el otro acaba convirtiéndolo en un ejemplo. En estos casos, si la Camarilla se encarga del Chupón, los anarquistas lo convierten en un mártir. Si los anarquistas le acaban dando la espalda, la Camarilla lo convierte en un ejemplo de la inestabilidad inherente del modelo anarquista.

Para los Vástagos que practican este método, el principal objetivo de Movimiento Anarquista es reconstruir lo que ya existe para que funcione mejor, no volver a inventar la rueda. Las Tradiciones son necesarias, aunque son interpretadas de forma incorrecta concentrando la autoridad sobre un sólo Vástago. Como el poder corrompe, cualquier Chupón investido con la capacidad para juzgar a sus iguales va a abusar de él. Este es el motivo por el que se han unido al gobierno, para eliminar el abuso de poder del sistema.

Palabras Envenenadas en Labios Dulces

El método preferido por los anarquistas más experimentados (es decir, los menos imprudentes), así como por los antiguos del grupo, los intelectuales y los idealistas consiste en el método del golpea y saquea con un modus operandi menos evidente (más énfasis en el saqueo y menos en el golpear). Cada partida que ganan representa un arma menos de que disponen los antiguos de la Camarilla para usarla contra sus chiquillos, impulsando la revolución un paso adelante en el camino de la victoria.

Este método también guarda ciertas similitudes con el método “frente a frente” descrito anteriormente, excepto por la peculiaridad de que en este caso los anarquistas mantienen ocultas sus verdaderas intenciones. Los practicantes de este método suelen informar a los anarquistas de sus hazañas para mantenerlos interesados por el éxito, aunque no evitan llamar la atención de la Camarilla con la esperanza de eludir represalias. Esta escuela de pensamiento, aunque no es tan violenta como la del golpea y saquea, suele causar pérdidas, ya que los Vástagos recalcitrantes que se interponen en su camino suelen ser eliminados. El problema principal de este método estriba en el silencio con el que se suele llevar a cabo. Como el engaño es el medio primordial, ¿cómo se puede estar seguro de que los anarquistas que logran arrebatar una posesión de las garras de un antiguo van a utilizarla en beneficio del Movimiento? De hecho, muchos de los desertores que han regresado al seno de la Camarilla eran practicantes de esta filosofía (de hecho, hicieron honor a sus habilidades entre los anarquistas).
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario