Los Cinco Pilares

Edit
Además de estas prácticas básicas, el Qur'an exhorta al cumplimiento de varios deberes sociales y espirituales. Los principales son los cinco deberes que debe cumplir todo musulmán tal y como los dictó el Profeta, llamados los cinco pilares del Islam. Entre los Ashirra existen ciertos deberes concretos que debe cumplir el sire con su chiquillo. También tienen sus deberes para con los sirvientes, los conversos y las leyes redactadas por Suleiman y los antiguos en el ámbito de la alimentación y el Abrazo.

Shahada: La Profesión de la Fe

El islam tiene como único foco Alá. el Único Dios Verdadero, y para poder alcanzar la salvación es completamente necesario someterse ("Islam") a su voluntad. Por ello, el primer requisito y el más vital para los creyentes es la profesión de la fe (shahada). Un musulmán debe repetir varias veces al día, durante las oraciones, la declaración de su fe: "Atestiguo que no hay más Dios que Alá, y que Muhammad es su Profeta". Para ser una auténtica profesión de fe, el que la pronuncia debe comprender realmente lo que significa y también debe creer sinceramente en lo que dice. Como en todos los aspectos del Islam, es fundamental tener intenciones sinceras y desinteresadas a la hora de hacer una ofrenda respetuosa a Alá.

Salat: Las Cinco Oraciones Diarias

El segundo deber religioso es cumplir las cinco oraciones diarias, llamadas salat. Todos los musulmanes adultos deben rezar cinco veces al día en intervalos determinados, precedidos por la ablución ritual o purificación del cuerpo. Los suplicantes deben orar en dirección a La Meca. Cada oración consiste en una serie concreta de reverencias, denominadas rak'as, durante los cuales el suplicante se yergue, se inclina, se arrodilla y se postra mientras recita versos del Qur'an. Cada oración concluye con la profesión de la fe, seguida del saludo "La paz, compasión y bendición de Dios sea contigo". Las cinco oraciones diarias son fajr (alba), zubr (mediodía), asr (media tarde), magbrib (ocaso) e isba (noche).

De estas cinco oraciones, solo la del mediodía y la de media tarde suponen un problema para los Cainitas, pero Muhammad dijo en varias ocasiones que si uno de los fieles fallaba en una de las oraciones diarias por causas ajenas a su voluntad podría perdonársele la omisión si ofrecía su caridad. Se dice que Suleiman y otros Ashirra extremadamente devotas se han condicionado a despertarse en las momentos de la oración del mediodía y la de media tarde, y que se obligan a sí mismos a permanecer activos el tiempo suficiente para mostrar su devoción de la forma adecuada antes de dejarse llevar de nuevo por el sopor. La mayoría de los Ashirra simplemente se saltan las oraciones diurnas, arguyendo que su ensueño se lo impone Alá.

Para los mortales, la oración del viernes al mediodía exige que asistan a una mezquita. Un imán conduce la oración del grupo e imparte un sermón aleccionador extraído del Qur'an o del Hadith. Todo musulmán debe asistir, aunque los Ashirra han adoptado la oración vespertina como momento de les sermones, que pronuncia un imán Cainita.

Zakat: Limosna

El tercer pilar del Islam es la caridad con los necesitados, conocida como zakat. Se considera un signo de la devoción a Dios y es fundamental en las lecciones de compasión y caridad de Muhammad. El Qur'an promueve la caridad con los necesitados, los huérfanos y las viudas, y distingue entre la caridad voluntaria (sadaqa) y la zakat obligatoria. La cantidad especifica ha sido objeto de numerosos debates, pero la cantidad más aceptada es un cuarto (25%) de las ganancias acumuladas en un año, pagadas anualmente, y debe pagarse una décima parte de la cosecha de la tierra o los dátiles cuando llega la época.

Sawm: Ayuno

El cuarto pilar del Islam consiste en el sawm o ayuno, cuyo objetivo es enseñar al verdadero creyente el valor de la disciplina. El Qur'an exhorta al ayuno durante el mes de Ramadán, el noveno mes del calendario islámico. Durante todo este mes los musulmanes no deben comer, beber ni mantener relaciones sexuales desde el amanecer hasta el anochecer. Las viajeros, las mujeres con la menstruación y los enfermos están exentos del ayuno, aunque deberían hacerlo posteriormente.

Los Ashirra consideran el ayuno uno de sus deberes solemnes, que permite demostrar el control de los impulsos animales de la Bestia. La mayoría alteran el horario del ayuno y lo practican desde el ocaso hasta el alba, bebiendo de algún sirviente justo antes de echarse a reposar, al amanecer. Los Cainitas verdaderamente devotos se adhieren estrictamente al horario indicado por Muhammad: al comienzo del mes sagrado, se liberan de toda la sangre de su cuerpo y entran voluntariamente en letargo.

En cualquier caso, existe un gran riesgo de entrar en frenesí, sobre todo entre los vampiros jóvenes. Un Ashirra más antiguo y experimentado de la comunidad vigila a los que ayunan solo desde el ocaso hasta el alba. Los antiguos favorecen estas relaciones de un mes, ya que ayudan a reforzar los lazos de la umma o comunidad. Recientemente algunos antiguos han emparejado a miembros tradicionalistas y militantes de la secta para cubrir el vacío entre ambas facciones. Los Ashirra que deciden ayunar el mes entero se colocan en habitaciones de gruesos muros sin ventanas, y les vigila una cohorte de ansar, o ghouls, de confianza. Cuando llega la hora de despertar meten un cordero en la habitación y se lo ponen en el pecho al Cainita. Le atan las piernas y le degüellan, y los ansar salen mientras el vampiro se alimenta de la débil sangre.

Hajj: Peregrinación 

El quinto pilar de la religión islámica exige que los fieles peregrinen en algún momento de su vida hacia la ciudad santa de La Meca. Esta peregrinación, denominada la hajj, suele tener lugar tradicionalmente durante las primeras dos semanas del mes sagrado de Dhu'l-Hijja. Durante este tiempo se llevan a cabo rituales relacionados con la hajj que recrean las diversas actividades del Profeta Abraham cuando él y su hijo Isaac construyeron por primera vez la Ka'ba.

Al llegar a La Meca el peregrino debe hacer un ritual de purificación. Los hombres se afeitan la cabeza, y ambos sexos llevan humildes túnicas blancas como símbolo de la igualdad de todos los musulmanes ante Dios. Después del ritual, el peregrino debe dar siete vueltas a la Ka'ba, correr entre las dos colinas que se alzan sobre la Ka'ba siete veces y después recitar varias oraciones y encantamientos especiales para la ocasión.

En cuanto se finalizan estos rituales iniciales comienza, al séptimo día, la hajj propiamente dicha, y dura tres días más. Comienza de nuevo con el ritual de purificación, seguido de una oración en la Ka'ba. Después los peregrinos viajan a Mina, una colina a las afueras de La Meca, donde pasan la noche. A la mañana siguiente continúan hasta la llanura de Arafat, en donde permanecen desde el mediodía hasta el ocaso y realizan una serie de oraciones y rituales. Más tarde se encaminan a Muzdalifah, un lugar a medio camino entre Arafat y Mina, para pasar la noche. A la mañana siguiente, los peregrinos regresan a Mina, y en el camino se detienen junto a unos pilares de tierra que supuestamente simbolizan a Satán, al que deben arrojar siete piedras.

El ritual final es el sacrificio de un animal para representar el fallido sacrificio del hijo de Abraham, Isaac. Se regala la carne del sacrificio a los musulmanes pobres, y así concluye la hajj. Después, los peregrinos celebran una fiesta denominada Festival del Sacrificio, uno de los dos festivales islámicos más importantes junto con el Festival del Fin del Ayuno al final del Ramadán. Durante la hajj la mayoría de los peregrinos visitan la tumba del Profeta en Medina antes de regresar a sus hogares.

Todos los Ashirra desean emprender la hajj, pero La Meca es el lugar más sagrado de los territorios musulmanes, y sólo los Cainitas que se han sometido verdaderamente a Alá pueden llegar a la Ka'ba. Algunos Ashirra se excusan en que Muhammad dijo que otro musulmán podía emprender el viaje en lugar de otro como acto de caridad, y buscan a alguien adecuado para que viaje en su nombre. Los más devotos peregrinan muchas veces a lo largo de su exigencia inmortal y llegan lo más cerca que pueden a la ciudad sagrada, con la esperanza cada vez de poder acercarse más hasta que puedan ponerse a al sombra de la Ka'ba como hizo el Profeta antaño.


¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios: