Tipologías Intelectuales

Edit
No todos los intelectuales son iguales, por lo que esta sección trata sobre las diferencias entre las distintas clases de individuos que son identificados por sus compañeros como “pensadores”, “filósofos” o “almas”. No profundiza en su ideología porque, en el nivel al que operan los anarquistas, las diferencias ideológicas entre los individuos no son significativas. Aunque las creencias pueden ser causa de fricciones entre los individuos, no están relacionadas de forma directa con la clase de líderes que el movimiento anarquista posee. El estilo de liderazgo tiene más que ver con la personalidad que con el hecho de que un individuo sea maoísta, anarquista o partidario de una democracia participativa al estilo de la Grecia clásica.

Revolucionario Práctico

Este sistema está podrido. Los neonatos nacen en función de determinadas ambiciones económicas o de un deseo inconfesable. La mayoría de los Chupones Abrazan a chiquillos porque desean tener a su disposición a una niñera a tiempo completo para que cuide un bien o un proceso. El coste económico y de posición de un Abrazo hace que cualquiera que engendre un chiquillo sin tener un objetivo financiero en mente, lo haga impulsado por algún deseo inconfesable. Todos sabemos que cuando eres un chiquillo no sólo aprendes cómo ser un Vástago. También aprendes y haces el trabajo que tu sire desea que hagas, y es probable que lo hagas sin obtener recompensa alguna a cambio. El hecho de que los chiquillos sean liberados tiene más que ver con que los príncipes obtengan provecho de las expectaciones creadas a partir de la eliminación del control único por parte del sire y de su reconocimiento de la libre voluntad que de cualquier preocupación sobre lo que es justo y decente. Incluso entonces, el favor de la creación te mantiene unido a tu sire. Es en ese momento en el que el príncipe tendría que dirigirse al sire y decir “Apártate de su camino, pues declaro que la deuda del Abrazo ha sido pagada con creces a mis ojos”. Aunque al final acaba quedando la afirmación implícita “Veamos si lo hiciste bien y continúa siendo un Vástago constructivo”. Y si no trabajaste como sirviente, es probable que fuera porque tu sire deseaba disponer de “chiquillos”propios con los que jugar y amar, o tenía un juicio pobre y un control de sus impulsos aún más pobre, por lo que mató a tus alimentos, te hizo la existencia imposible y acabó por renegar de ti. De una u otra forma, fuiste tratado como escoria. Sí, quizá gozaste de una infancia sin problemas, pero si lo hiciste, fuiste la excepción afortunada. Eso está mal. No veo que podamos vivir en un campamento cantando “Cumbayá”. Para comenzar, acabaríamos por apagar el fuego y escapando al bosque, pero eso no es importante. No se trata de que pienses que tu Abrazo fue justo o no, alguien debe cuidar de los Chupones. Te guste o no, alguien debe continuar con la función. No creo que nadie haya pasado por alto que lo mejor que un Vástago puede esperar de ser descubierto por mortales es ser arrastrado hasta un laboratorio para convertirse en el tema de controversia de la semana siguiente. Pero las cosas deben cambiar. El hecho de que la maquinaria continúe moviéndose no significa que el sistema sea justo, sólo parece que lo es. Este sistema está formado a partir de la esclavitud de una gran parte de sus componentes, algo que no creo que funcione a largo plazo. Nosotros somos la prueba de ello. Pero a pesar de todo, opino que incluso si funcionara, podríamos reemplazarlo por un sistema que fuera mucho más justo.

El revolucionario práctico está motivado por el deseo de cambiar las cosas para mejorar. Ha visto cosas con las que está en desacuerdo y cree que debe cambiar el sistema que crea estos problemas. Estos revolucionarios ven su ideología como un camino para llegar a un objetivo en vez de como un plan que debe imponerse al mundo o un substitutivo para una práctica religiosa. Suelen tener unas reocupaciones prácticas inmediatas y no teorizan demasiado. La mayoría trabaja como reclutadores, organizadores y líderes en vez de como filósofos de la revolución. Según estos revolucionarios, los líderes deberían defender las causas que consideran que son justas. Sus fines deben basarse en la estabilidad, la igualdad y la justicia de forma independiente de la ideología. Están dispuestos a  llegar a un compromiso y reconocen los límites y los deseos de sus seguidores. Al mismo tiempo, estos luchadores reconocen el hecho de que el sistema que desean cambiar posee una capacidad limitada para aceptar el cambio, por lo que descartan las soluciones radicales.

Sus puntos negativos se basan en que estos revolucionarios son demasiado prácticos. Intentan trabajar desde el interior del sistema incluso cuando este hecho compromete sus objetivos principales. Suelen acabar aceptando gestos insignificantes como un cambio genuino en vez de seguir adelante mediante una costosa campaña de resistencia. Además, estos intelectuales prácticos son incapaces de comprender las necesidades de sus camaradas más apasionados. Muchos anarquistas han puesto todo lo que tienen en su ideología y no están dispuestos a dejar sus reclamaciones a un lado. Los líderes prácticos toman decisiones que pueden parecer perfectamente racionales (y de hecho lo son) pero que son rechazadas por sus compañeros más apasionados por motivos irracionales. Los revolucionarios prácticos suelen moverse por el deseo de mejorar la calidad de la existencia para ellos y sus seguidores, por lo que pueden tener dificultades para sacrificar estos bienes o para defender políticas que puedan llevar a ello. Estos líderes, privados de la capacidad para aceptar las pérdidas, son propensos a derrumbarse cuando se encuentran ante un abanico de posibilidades demasiado limitado.

El General

Hemos llegado a la ciudad, y si no nos han descubierto, no tardarán en hacerlo. Asegurémonos de que sepan que estamos aquí. Esto hará que sus acciones sean más predecibles y quizá acaben cayendo presa del pánico. Rob y Genevieve, sabemos que el local de hip-hop es la Zona. Vestíos con vuestra indumentaria urbana, preparad vuestras motos y salid a dar unas vueltas. Aseguraos de que pueden veros, pero no entréis en el local. No puedo permitirme dos bajas. Manteneos atentos al estilo y a las marcas, no podemos quedarnos atrás en la moda. Espero un informe de lo que los chicos pijos están vistiendo esta semana, así como de los locales. Obviamente, prefiero teneros de vuelta a saber que Ecko ha comercializado un nuevo estilo de tejanos, por lo que estad atentos a los malos. Aparentad que se trata de una partida de reclutamiento. Bruce, Rebecca y yo comenzaremos a preparar la emboscada. Ahora que sabemos que la última vez que aparecimos por aquí intentaron atraparnos, creo que van a hacer un intento más serio esta vez. Vamos a preparar una emboscada estándar basada en una zona letal en forma de L y un par de chicos duros armados con bates, nada que no sean capaces de ocultar. La prepararemos a las 11. Rob, Gennie, si os siguen, llevadlos directos hacia la emboscada. En caso contrario marcaremos el lugar y prepararemos la emboscada en tres noches consecutivas para acabar marchándonos si no conseguimos nada. Recordad, si las cosas se ponen feas, sed considerados. No dejéis nada peligroso por ahí, no gritéis a la policía, no incendiéis nada ni matéis a inocentes. No se trata de moralidad, sino del hecho de que no podemos montar nada grande o romperemos la Mascarada. Deseamos ser amables para que respondan de la misma manera. Si ellos rompen las reglas responded en consecuencia, pero mientras sean educados los trataremos de la misma manera. Salgamos de aquí.

El general es un líder imponente, la clase de filósofo abstracto que considera que su lucha y su causa es una meta que debe conseguirse mediante una serie de movimientos cuidadosamente orquestados. Aunque es probable que se muestre tan dedicado al Movimiento Anarquista como cualquier otro, su pasión suele estar oculta tras un control férreo. Como declarará a menudo, las emociones interfieren con el pensamiento racional. Al disponer de recursos limitados, los anarquistas no pueden permitirse el lujo de desperdiciarlos movidos por el miedo o la ira. El general es un líder capaz. Estos filósofos suelen estar versados en el pensamiento estratégico, algo que suele dar sus frutos. Aunque no todos los generales son tan inspirados, la mayoría son extremadamente competentes. Manejan sus recursos con precisión quirúrgica, incrementando sus fuerzas y llevando a cabo campañas meticulosas contra los antiguos.

Sus puntos negativos radican en su comportamiento antisocial y su pensamiento mecánico. En vez de desplegar sus fuerzas de acuerdo a su pensamiento estratégico, lo hacen para ocultarse del fracaso o de las necesidades de sus seguidores y socios. Pueden dejarse llevar por su propia doctrina y bloquearse en unos esquemas “lógicos” preconcebidos. Otros, aunque son más flexibles, no pueden escapar a la mentalidad del juego. En vez de tirar la toalla en situaciones imposibles, pueden dejarse llevar por el fragor de la batalla y enfrascarse en acciones que le proporcionan una paupérrima ganancia al coste de la existencia de un gran número de sus aliados. Al igual que ocurre con el revolucionario práctico, el general carece de un pensamiento a largo plazo, ya que razona en términos de conflictos, objetivos y metas, por lo que su concepción del problema acaba con el enfrentamiento, momento en el que en condiciones normales es cuando comienza la parte más dura.

El Incendiario

¿Por qué crees que estamos haciendo esto? ¿Porque nos gusta? No es un juego. La gente muere, gente que amamos. No estamos jugando, ¿quieres saber por qué matamos a esos tipos? Te lo diré, porque de otra forma hubieran vuelto por nosotros. Están vinculados, estúpido. No todos van a pensar “Qué bien, esos anarquistas nos dejaron vivir, no deberíamos ser tan duros con ellos”. Están pensando “¡Más vidas para el maestro!” deforma repetitiva. ¿Sabes lo que te hubieran hecho si te hubieran atrapado? Si, tienes razón, te habrían eliminado. Y ambos sabemos por qué, porque eso es lo que hicieron con los tres últimos de los nuestros. Ahora me dices que tendríamos que haberles dejado escapar. ¿Acaso preguntaron? Dios mío, espero que lo hubiera sabido antes, porque de esa forma les habría dicho a Joey a Freda y a Blackie que suplicaran por su libertad y estarían con nosotros esta noche. Métetelo en la cabeza. Esto es una guerra civil. Las guerras civiles son feas porque la gente lucha por sus ideales y porque el bando perdedor va a perder toda su influencia, todo su poder y un buen puñado de su población. Métetelo en la cabeza, no se trata de un juicio de opinión. La CNN no va a aliarse con nosotros porque seamos los buenos. El Consejo de Seguridad no enviará fuerzas de pacificación porque seamos buenos chicos y las mujeres estén llorando en sus refugios. No hay nadie aquí salvo nosotros y ellos. Si crees que es correcto dejar que un puñado de esclavos de sangre nos cacen porque no tienes el arrojo necesario para dispararles una vez que se han despojado de sus armas, lucha tu propia guerra. No voy a permitir que sacrifiques la existencia de nuestra gente porque seas un cobarde.

Los incendiarios son unos anarquistas motivados por sus propias pasiones. Algunos son seguidores fanáticos de alguna ideología, mientras que otros están impulsados por el odio por un sistema que esclavizó y maltrató a sus compañeros. Como líderes intelectuales, están envueltos en cualquier táctica necesaria para conseguir sus fines. Los incendiarios son unos líderes que sirven como fuente de inspiración, ya que están dispuestos a enfrentarse a cualquier cosa, sin importar lo peligrosa que sea, para conseguir sus metas. Son inmunes a las adversidades, ya que la devoción por la causa les hace seguir adelante. Llevados por el ejemplo, como siempre hacen, pueden prestar su fuerza a otros y elevar la moral de sus seguidores con su propia confianza y la fuerza de su determinación.

Sus puntos negativos radican en que los incendiarios son unos ideólogos brutales y unos fanáticos extremos. Utilizan  sus  creencias  para  aislarse  de  las  motivaciones racionales, su fanatismo puede costar al movimiento conversos potenciales y hacen uso de su autoridad y su credibilidad para truncar puntos de vista opuestos y aislarse de cualquier alternativa viable. Utilizan la presión y el temor a la violencia para obligar a sus seguidores a realizar actos estúpidos y muchos confunden lo que perciben como bueno para la causa con su fuerza real. Su exceso de confianza hace que calculen las posibilidades basándose en la idea de que los buenos no pueden perder, como si su propia existencia como monstruosos parásitos no demostrara lo contrario.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario