Traspaso de Información

Edit
Al contrario de lo que afirma la creencia popular, los  anarquistas no suelen celebrar sus reuniones en almacenes abandonados abarrotados de cientos de ellos, ya que para llenar un almacén abandonado con anarquistas sería  necesario reunir a todos los vampiros descontentos de los Estados Unidos. La mayor parte de la doctrina ideológica anarquista es tan informal que ni siquiera merece este título. Por su naturaleza, los anarquistas son informales y no se muestran inclinados a crear estructuras jerárquicas. Los futuros anarquistas suelen acabar formando parte de una manada, ya sea a tiempo total (si es que no están atados a sus sires) o de forma súbita tras su huida de la Camarilla. Estos recién llegados hacen todo lo posible por simpatizar con todo aquello que defienden los anarquistas. Si algún componente de la banda está lo suficientemente informado como para comunicar una visión general de la filosofía, suele mantener charlas con el neófito. En caso contrario, la banda intenta que el joven rebelde entre en contacto con alguien capaz de comunicarle la situación desde un punto de vista anarquista y educarlo como nuevo miembro en la ideología del grupo.

Debido a que el movimiento posee una ideología tan laxa, este proceso suele convertirse en un toma y daca. Los recién llegados no suelen ser adoctrinados, sino que se les explica la organización. Aunque el movimiento no siempre funciona así, ya que en varias ocasiones la incorporación ha sido más formal. Sin embargo, con la llegada del anarquismo al paisaje del Movimiento Anarquista el adoctrinamiento formal ha quedado obsoleto. En la actualidad, la memoria institucional de los anarquistas no incluye la noción de un entrenamiento reglamentado. La instrucción ideológica del vampiro suele incluir otras formas de educación: al nuevo recluta se le entrega un par de identidades falsas, se le dan unas cuantas lecciones de supervivencia y se le familiariza con los aspectos más básicos del combate con armas y cuerpo a cuerpo.

A lo largo de este proceso, el recién llegado suele gozar de cierta protección. Los anarquistas no son unos rebeldes adolescentes, son adultos con más de una década de experiencia en la no muerte. Casi todos ellos poseen experiencia con antiguos que han abusado de ellos, y todos han acabado uniéndose a un movimiento violento que busca la reforma política. Todos y cada uno de ellos saben que los oradores dan al movimiento un sentimiento de identidad y propósito, por lo que su destrucción haría que los anarquistas perdieran su capacidad para formular una ideología, expandir su mensaje o reclutar nuevos miembros.

A diferencia de lo que ocurre con los anarquistas antiguos, es improbable que un filósofo anarquista esté mejor provisto para defenderse que cualquier otro ancilla. Los anarquistas saben lo atractivos que son estos individuos como blancos a ojos de las fuerzas de seguridad de la Camarilla y a los de los príncipes locales que actúan de forma independiente de la secta. Aunque los miembros más jóvenes disfrutan del acceso a los filósofos del grupo, no se les concede libremente, por lo que pueden esperar entrevistarse con los cimientos intelectuales del movimiento con una fuerte escolta después de ser sometidos a un profundo escrutinio.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario