Una Religión para el Mundo Entero

Edit
Uno de los aspectos más sólidos de la religión musulmana es su compromiso con la construcción de una comunidad unificada en la que se acoja a todos sin importar su raza, sexo o clase social. Muhammad predicaba que todos eran iguales y merecedores del Paraíso, y por supuesto esto incluía a las mujeres, los esclavos e incluso los seres sobrenaturales.

Al contrario que en occidente, en donde los espíritus de la clase que sean se consideran servidores del Infierno, la espiritualidad árabe (y por extensión, la islámica) cree que las criaturas sobrenaturales son seres dotados de libre albedrío, y no están intrínsecamente condenadas por la naturaleza de su existencia. Estas criaturas, denominadas djinn, pueden aceptar el Islam igual que cualquier mortal, y por medio de una existencia virtuosa hallar la salvación al día del juicio de Alá. La implicación de esa creencia para los Camitas está clara: si los djinn, pueden ser buenos musulmanes, entonces los vampiros también.

Ashirra

Los Ashirra o "hermanos" son una secta islámica de Cainitas que se formó en torno a Suleiman ibn Abdullah en Medina, a comienzos del 622 EA. Las enseñanzas del Profeta dejaron una honda huella en Suleiman, el cual mientras era moral había sido profundamente religioso y llevaba mucho tiempo reprimiendo su grave desesperación por haberse convenido en una monstruosidad condenada. Suleiman, que denominó a su conversión el Segundo Abrazo, asumió el papel de defensor del Islam y mensajero para los Cainitas. Durante los primeros años después de la hijra ningún vampiro podía entrar en Medina sin hacer frente a su protector, que exigía a los visitantes que abrazasen el Islam. En seis años, ocho vampiros ya dedicaban sus no vidas a Alá, empleando a sus sirvientes para extender la nueva religión por Arabia y predicando a la luz de la luna dentro de la mezquita del Profeta. Con la guía de Suleiman, los Cainitas comenzaron a buscar la sabiduría del Profeta en cada minuto de su existencia nocturna, de manera que para cuando Muhammad murió el 632, los ideas fundamentales de la religión de esta secta ya estaban firmemente establecidos.


¿Lealtad a Dios o al Clan?

En muchas regiones, en especial en las zonas de disputa como Jerusalén, los sires de algunos Ashirra repudian la fe musulmana, o su clan en conjunto posee intereses contrarios a las necesidades de los fieles. Tales situaciones representan un dilema para muchos Ashirra: ¿a quién pertenece su lealtad al fin y al cabo?

Las enseñanzas islámicas hacen hincapié en los lazos familiares y dejan bien claro que hay que honrar y respetar a los padres, aunque no sean creyentes. el Qur'an exhorta a los hijos a obedecer a sus padres en todo lo que les digan... excepto en aquellos casos en los que sus deseos obliguen al hijo a cometer pecados o actuar de cualquier manera en contra de su fe. En estos casos, el musulmán devoto no tiene más alternativa que desafiar a sus padres y aceptar las consecuencias. Es mucho mejor sufrir en este mundo que ofender a Dios y sufrir en el siguiente.

Los Ashirra incluyen en esta creencia las relaciones entre chiquillo y sire. El chiquillo debe honrar al sire en todo, aunque no sea creyente. Sólo cuando las órdenes de éste obliguen al chiquillo a cometer un pecado contra Dios debe desafiar los deseos de su sire. La sabiduría Ashirra contiene numerosas leyendas sobre Cainitas devotos entre la espada y la pared que deben emplear toda su astucia (y con frecuencia la ayuda de sus compañeros Ashirra) para cumplir los deseos de su sire de forma que no comprometan su fe.

La Teoría y la Práctica

Gran parte de este espacio consiste en las obligaciones y reglas que rigen la no-vida de los Ashirra, pero recuerda que no todos cumplen estas costumbres. Pertenecer a la secta no es cuestión de seguir a rajatabla un detallado código de conducta, sino más bien identificarte en público como musulmán. El grado de fidelidad a los diferentes pilares y el resto de las tradiciones Ashirra depende en mayor grado de la importancia que les da cada vampiro y los sultanes e imanes con el poder de hacer que la ley se cumpla.

Muchos Ashirra sólo son algo devotos. Se identifican con el Islam en el aspecto cultural, recitan las oraciones y pagan el zakat, pero no es probable que emprendan la hajj no se preocupen de las oraciones diurnas. Seguramente su ayuno en Ramadán consistirá en retrasar la alimentación unas pocas horas como deferencia a la tradición. Al fin y al cabo, necesitarán estar fuertes para seguir sus planes personales, por lo que sería una estupidez no alimentarse. De igual forma, a estos vampiros nunca les preocupa la pureza de la sangre que beben... Alá hizo que necesitasen sangre para sobrevivir, por lo que la prohibición a la hora de beberla no debe aplicarse a ellos. Solo los verdaderos devotos obedecen todas las reglas. Incluso en el mundo mortal, el ego y la ambición socavan la autoridad religiosa y política del Islam. Todos los imanes y mullahs, sultanes y qadis, se convierten en animales políticos, comprometiendo su ética religiosa por el poder personal. Incluso los que tienen como principal meta en sus planes la comunidad de los fieles deben hacer alguna concesión de esta clase. Si los fieles que han de guiarse por ella no sobreviven, ¿para qué sirve la moral?.

Entre los Cainitas, malditos con ambición inmortal y desconfianza imperecedera, estos compromisos se hacen aún más evidentes. Ningún sultán vampírico o imán Ashirra puede afirmar con sinceridad que no esté mancillado por los primitivos juegos de la intriga y el ansia de poder. Los choques de voluntades son comunes y todo líder debe estar alerta ante la posibilidad de que le traicionen. La secta Ashirra se enorgullece de conferir autoridad basada en el mérito religioso en lugar de simplemente por la edad o el poder, pero este orgullo a la larga supone un obstáculo para los depredadores islámicos. Una secta de tal tamaño sería una fuerza imparable... si todos sus miembros se moviesen en la misma dirección. Pero los Ashirra solo les unen lazos culturales y espirituales y ni siquiera son capaces de cooperar para hacer frente a los cruzados (y los vampiros que acuden entre ellos) como una fuerza unificada. El Islam le proporciona a los Ashirra una energía de la que carecen los vampiros de la cristiandad, pero es dispersa y se está desvaneciendo con rapidez.

Penitencia

Aunque las leyes que concretan el comportamiento de los vampiros islámicos son muy estrictas, la religión musulmana es realista y tiene en cuenta que los fieles mortales (y los inmortales) son imperfectos. Ésta es una de las razones de que las intenciones sinceras sean tan importantes para la religión islámica; no se exige la perfección al adorador, sólo que intente con todas sus fuerzas vivir de acuerdo a las enseñanzas del Profeta. Cuando uno de los fieles comete un pecado contra Dios, el Qur'an dice que puede limpiar la mancha del mismo con buenas obras para la comunidad o ayudado a extender la influencia de la religión. Una buena manera de conseguirlo es mediante actos de caridad, como dar limosna, ayudar en la construcción de mezquitas o comprar libertad de un esclavo. Casi cualquier pecado, salvo la apostasía (renunciar a la fe) puede expiarse a la larga.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios: