La Policía

Edit
Quiero hablarte en primer lugar de la Policía porque será lo primero de lo que tendrás que preocuparte como cazador. El resto de las organizaciones que analizaré en esta sección tienden a ocuparse de sus propios asuntos a menos que se vean obligadas a actuar. Pero la Policía siempre está ahí afuera, buscando los problemas. Para empezar, deja que te lo explique con toda claridad, para que nadie lo olvide, porque la verdad es que hace falta tiempo para acostumbrarse a ello:


"Eres un criminal violento. Cometes actos criminales y violentos. La Policía no es tu amiga". Cuando cazas, cometes crímenes, es decir, los mismos actos para oponerse a los cuales existe la Policía. Incluso si nunca la cagas y no te dejas pillar por los poli, los pútridos y Dios saben perfectamente cómo utilizarlos. Ve haciéndote la idea. Si eres descubierto o identificado mientras trabajas, lo más probable es que acabes recibiendo la visita de los maderos locales. Y es muy posible que no se contenten con arrestarte. Así que he aquí toda la verdad sobre los polis.

• La mayoría de los polis no son gente amable: Los polis tienen que limpiarle la mierda a la gente un día tras otro. Reciben insultos, escupitajos, disparos... sin contar con los criminales a los que deben detener. La Policía tiene que vérselas con las heces de la sociedad, no reciben ningún respeto y teniendo en cuenta que se trata de un trabajo en el que todo el mundo parece querer darte una buena patada, el sueldo es muy bajo. La parte buena de ser un poli es que vistes de uniforme, llevas una pistola, puedes quitarle a la gente la mierda de encima y en general, es un Figura de Autoridad.

El hecho de que este terrible trabajo sea voluntario supone que los polis son el tipo de gente para la que la parte buena pesa más que la mala (esto es, obsesos del control, matones y otros sádicos cercanos a la subnormalidad) o que pertenecen a una familia de polis y no les queda otra opción profesional. Los primeros empiezan siendo malos y solo empeoran. A los segundos, la realidad de la maquinaria les suele haber sido ocultada por sus padres o parientes. Para cuando su desilusión se completa, no son mucho mejores que los gusanos del poder. Olvida las excepciones. Lo que aquí nos preocupa es lo que probablemente te encontrarás. Que quede claro que los oficiales de Policía no necesitan haber superado una carrera de altas finanzas o administración de redes para hacer la ronda. Los únicos policías que escriben poemas o resuelven crucigramas son los de la televisión.

¿Qué supone esto para ti?. Que cuando te encuentres enfrente de un poli, mostrar cualquier cosa que no sea una rastrera deferencia provocará seguramente violencia o acosos policial. ¿No me crees?. Me parece que no has tratado con muchos polis. Cada uno de ellos con el que te encuentras tiene la capacidad de enviarte a la cárcel por algo que acaba de inventarse. Si es necesario, te pondrá las pruebas encima. Y no podemos olvidar lo que de verdad habrás hecho. ¿Te vas a arriesgar a confiar en ellos?. Las pruebas amañadas y las "pistolas abandonadas" son un constante y no olvides que, de hecho, tú sí que eres un criminal. Puede que te consideres una especie de cruzado heroico, pero a los polis no les interesa porqué te encuentras sobre un cadáver con una pistola humeante en la mano. Sólo importan los monstruos y tú. ¿Recuerdas a los monstruos, esos que tiran de los hilos del capitán de distrito cuyo amigo muerto viviente te cargaste la semana pasada?. Sí, esos.

• La mayoría de los polis no son honestos: Los matones y los idealistas desilusionados tienen una cosa en común: ambos comprenden que el crimen nunca terminará. Inmediatamente después de la certeza de que la corrupción es inevitable, viene la aceptación de que si, si no puedes acabar con el mal, tú también puedes tenerlo en nómina.

¿Cuántos polis corruptos hay?. Generalmente, todos lo que el enemigo necesita para joderte bien jodido pero nunca el que tú necesitas. Dicho esto, no subestimes el divino poder de la codicia. Lleva siempre contigo un par de miles de pesos en efectivo.

Si te pillan haciendo un trabajo, te llevarán a la comisaría. Sabemos que los pútridos tienen contactos con la Policía. Sabemos que pueden joder la mente de la gente. Sabemos que son pocos los exaltados que viven lo suficiente para ver su juicio. Podemos asumir que, si te cogen espiando a un pútrido o mientras intentas escapar después de haber hecho un trabajo, estás muerto. No es descabellado, pues que utilices el soborno para escapar.

Puede que el polo se niegue y te lleve detenido. Puede que coja el dinero y te lleve detenido de todas formas. Puede que la coja, te pegue un tiro, suelte una pipa en las proximidades y se largue, siendo varios miles de dólares más rico.

¿Qué diferencia hay después de todo?. Si te pillan, es casi seguro que estás muerto y ninguna sentencia de muerte empeora porque intentes librarte de ella pagando. Podía se, sólo podría ser, que el buen Oficial Viernes mire para otro lado mientras sacas tu culo de allí.

• La mayoría de los polis no valen una mierda: A menos que los jodas, tengan posibilidad de joderte fácilmente o consigas exasperarlos de cualquier otra manera, la mayoría de los polos no se esfuerzan en nada. Los criminales suelen ser personas de nivel educativo bajo. El setenta por ciento de los asesinatos son cometidos por un pariente, un amigo cercano o, en general, alguien relacionado de forma íntima con la víctima. Lo habitual es encontrarse con el asesino sobre el cadáver, farfullando e incapaz de enfrentarse a la situación. En general, el crimen resulta bastante predecible.

La mayoría de los investigadores enfoca sus pesquisas desde los punto de vista más comunes (y normalmente fructíferos). Es casi seguro que, a lo largo de tu carrera como cazador, te verás obligado a incumplir la ley. Siempre que mantengas la cabeza fría, tengas suerte y no lo conviertas en un pasatiempo, es muy posible que tus crímenes sean investigados sólo de manera superficial y que salgas bien parado de ellos. La estimación que asegura que existen 225 asesinos en serie en los Estados Unidos no puede estar demasiado equivocada. Si no cometes tus crímenes por razones convencionales, es difícil que seas capturado, a menos que cometas un error monumental.

Naturalmente, todo lo dicho asume que los monstruos no consiguen relacionarte con sus amigos muertos. Los policías no son ineptos por naturaleza, sólo por inclinación. Si están motivados pueden comportarse (y así lo harán) de manera bastante más inteligente. Si te cargas a un vagabundo o a un Juan Lanas cualquiera, la Policía no se molestará en realizar una investigación puerta por puerta. Por desgracia, normalmente tus objetivos no serán los vagabundos o los Juan Lanas. Serán miembros de una poderosa comunidad clandestina con mucha influencia. Aparte de la muerte de un poli, nada le pone más pilas al Cuerpo que la presión de las instancias superiores. Si el alcalde o un par de representantes del estado llaman al jefe de Policía para expresarle su malestar por un asesinato en concreto, no dudes que habrá investigaciones puerta a puerta, retratos robot y equipos de expertos en criminología rastreando palmo por palmo la escena del crimen.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario