Preludio

Edit
A pesar de las horrorosas revelaciones con las que se encuentran y los extraños y aterradores poderes que manifiestan repentinamente, los cazadores son personas normales. Si tuvieran la oportunidad, retornarían gustosos a sus antiguas vidas, por muy tristes que fueran, en vez de seguir adelante con esta guerra en la que llevan las de perder. Pero no pueden permitirse el lujo de hacerlo, así que deben perseverar. Como tu personaje. Los lazos del personaje con su antigua vida y la nostalgia por ella convierten al preludio en una etapa formativa de su desarrollo.

El preludio es una sesión de juego de carácter único en la que el Narrador y tú, y quizá otros jugadores, establecen quién era antes el personaje y en qué se ha convertido. Las decisiones que hasta el momento has tomado respecto a tu personaje ya han establecido en gran medida su vida pasada. El preludio te ofrece la oportunidad de reflejar esa existencia, aunque sea de una forma muy breve. En él, deja de ser el equivalente a un esbozo de personaje imaginado por un novelista para convertirse en un protagonista plenamente desarrollado.

El preludio te permite asimismo describir cualquier aspecto del personaje que no hubieras considerado todavía: dónde fue al colegio, su primera novia, la localización de sus viejos amigos, sus aspiraciones futuras, etc. Puedes reorganizar la asignación de puntos en tu hoja para adecuarla más a la identidad que estableces durante la sesión de juego (simplemente asegúrate de que no infringes las reglas al hacerlo). Justo cuando comienzas a meterte en la piel del personaje y te sientes feliz con lo que has creado, ¡BAM!, el Narrador te arroja encima (y posiblemente también los otros jugadores) la aterradora verdad: hay monstruos en las calles, monstruos que acechan en la noche y se esconden en lugares secretos y la prueba, la prueba física, tangible, está aquí, justo delante de tus ojos.

Ahora bien, el preludio es particularmente importante porque tú, el jugador, sabes que algo se avecina. Como probablemente conocen otros juegos, es esencial para su propia diversión que trates de olvidar todo lo que sabes sobre ellos, sobre su ambientación, y especialmente, sobre cualquier otro juego de narración con el que estén familiarizados. Por lo que a este juego se refiere, no debes ser más que un desgraciado de ojos abiertos que acaba de traspasar las puertas del infierno.

Repentinamente, tu personaje se encuentra de cada con el mal personificado. Mientras jadea boquiabierto, tiembla o reza pidiendo encontrarse lejos de allí, una voz, una señal o una revelación cae sobre él: HE AQUÍ EL ANATEMA. TÚ ERES LA ESPERANZA. De ahora en adelante, su vida será completamente diferente. Todo lo que siempre había sabido, todo lo que siempre había asumido, resulta de pronto falso. Los fundamentos de la realidad han cambiado y se quedarán así para siempre. La manera en que tu personaje reacciona frente a la abominación que tiene ante sí es fundamental para determinar en qué se convierte. Sí, probablemente ya has creado al personaje y sabes qué clase de cazador será. Pero, por ahora, asume que no sabes nada. Cada acción que realizas es instintiva y el Narrador debe vigilar de forma estricta. Por lo que tu personaje sabe, todo lo malo que hay en el universo se manifiesta de pronto ante sus ojos y le toca a él ocuparse de ello. Disfruta del caos, el terror capaz de helar la sangre y la absoluta cólera que siguen.

El Narrador podría revelar ahora tus poderes o podría ocultarlos completamente. Podría racionar los puntos de Convicción como el pan de los hambrientos o podría no dar nada. Puede que atacar a la criatura no sea un opción viable, pero en cambio, podría serlo la discusión. Quizá el objetivo de tu personaje sea salvar a otros. O se te podría ocurrir una solución completamente ingenua. Tu respuesta debería adecuarse al personaje que has creado y quizá el tipo de cazador que te gustaría interpretar. Si la manera en que reaccionas a la presencia del cadáver andante contrasta con tu visión original del cazador, es posible que quieras revisar el personaje desde el principio, eligiendo quizá un credo diferente.

El Narrador tiene también la opción de limitar el proceso de creación de personaje. Puede restringir tu intervención al diseño del ser humano que tu personaje ha sido hasta entonces. El credo le será asignado de acuerdo a sus reacciones frente al mal con el que se encuentra durante el preludio. Una respuesta violenta sugiere una naturaleza próxima a Celo. El concentrarse en salvar a otros, mostrar lástima por la abominación o interponerse en su camino apunta a Misericordia. El inventar soluciones creativas o intentar negociar con esa aberración indica Visión. Como de costumbre, el Narrador puede dar un giro completamente inesperado y llegar al credo de tu personaje por un medio completamente extraño. Por último, hay que decir que el preludio, la inesperada travesía por una escurridiza ladera que conduce hacia lo peor que la realidad tiene que ofrecer, es también un examen para el futuro del personaje. Este momento de verdad permanecerá con él para siempre y debería ser algo así como la vara de medir con la que se evalúen su identidad y su humanidad en cada historia.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario